A quién se hace la oración

Aquiensehaceoracion.encuentra.com.intNo sólo se trata de hacer oración, sino de saber a quién nos dirigimos y por qué lo hacemos.

Cuando hacemos oración ¿A quién la hacemos? Estrictamente la oración podemos dirigirla a Dios en su Santísima Trinidad, a la Virgen y podemos pedir la intercesión de los santos y a los ángeles para que presenten nuestras oraciones al Señor.

Nuestras oraciones deben ser dirigidas a Dios, Trino y Uno. A Dios Padre le dirigimos nuestra oración, pero como lo establece con claridad el Catecismo de la Iglesia Católica «No hay otro camino de oración cristiana que Cristo. Sea comunitaria o individual, vocal o interior, nuestra oración no tiene acceso al Padre más que si oramos «en el Nombre» de Jesús. La santa humanidad de Jesús es, pues, el camino por el que el Espíritu Santo nos enseña a orar a Dios nuestro Padre.»(CEC 2664)

Y sin duda, el motor fundamental de la oración es el Espíritu Santo, pues siguiendo nuevamente al Catecismo «»Nadie puede decir: «¡Jesús es Señor!», sino por influjo del Espíritu Santo» [1Co 12,3 .]. Cada vez que en la oración nos dirigimos a Jesús, es el Espíritu Santo quien, con su gracia preveniente, nos atrae al camino de la oración. Puesto que El nos enseña a orar recordándonos a Cristo, ¿cómo no dirigirnos también a él orando? Por eso, la Iglesia nos invita a implorar todos los días al Espíritu Santo, especialmente al comenzar y al terminar cualquier acción importante.

Si el Espíritu no debe ser adorado, ¿cómo me diviniza él por el bautismo? Y si debe ser adorado, ¿no debe ser objeto de un culto particular?. [San Gregorio Nacianceno]» (CEC 2670)

«La forma tradicional para pedir el Espíritu es invocar al Padre por medio de Cristo nuestro Señor, para que nos dé el Espíritu Consolador. Jesús insiste en esta petición en su Nombre en el momento mismo en que promete el don del Espíritu de Verdad. Pero la oración más sencilla y la más directa es también la más tradicional: «Ven, Espíritu Santo», y cada tradición litúrgica la ha desarrollado en antífonas e himnos:

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. [Misal Romano]

Rey celeste, Espíritu Consolador, Espíritu de Verdad, que estás presente en todas partes y lo llenas todo, tesoro de todo bien y fuente de la vida, ven, habita en nosotros, purifícanos y sálvanos, Tú que eres bueno. [Liturgia]» (CEC 2671)

«El Espíritu Santo, cuya unción impregna todo nuestro ser, es el Maestro interior de la oración cristiana. Es el artífice de la tradición viva de la oración. Ciertamente hay tantos caminos en la oración como orantes, pero es el mismo Espíritu el que actúa en todos y con todos. En la comunión en el Espíritu Santo la oración cristiana es oración en la Iglesia.» (CEC 2672)

Como hemos podido ver, en nuestra oración la Santísima Trinidad está presente: en el Padre, a quien dirigimos nuestros ruegos, en Jesucristo que como puerta del cielo (Jn 10,9) es el camino, la verdad y la vida (Jn 14,6) y nadie va al Padre si no es por Jesús; en nuestra oración está presente el Espíritu Santo quien con su gracia nos atrae al camino de oración (CEC 2670).

Pero no nos olvidemos de que nuestras peticiones también pueden ser dirigidas a la Santísima Virgen, a los ángeles o a los Santos para que intercedan por nosotros y como mediadores acudan al Padre para pedirle por nosotros lo que necesitamos.

Para nuestra oración, podemos ir de la mano de la Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra. No olvidemos que el Magisterio de la Iglesia nos enseña que «María es la orante perfecta, figura de la Iglesia. Cuando le rezamos, nos adherimos con ella al designio del Padre, que envía a su Hijo para salvar a todos los hombres. Como el discípulo amado, acogemos en nuestra intimidad a la Madre de Jesús, que se ha convertido en la Madre de todos los vivientes. Podemos orar con ella y orarle a ella. La oración de la Iglesia está como apoyada en la oración de María. Y con ella está unida en la esperanza.» (CEC 2679)

En cuanto a los santos, debemos saber claramente que «Los testigos que nos han precedido en el Reino, especialmente los que la Iglesia reconoce como «santos», participan en la tradición viva de la oración, por el testimonio de sus vidas, por la transmisión de sus escritos y por su oración hoy. Contemplan a Dios, lo alaban y no dejan de cuidar de aquellos que han quedado en la tierra. Al entrar «en la alegría» de su Señor, han sido «constituidos sobre lo mucho». Su intercesión es su más alto servicio al plan de Dios. Podemos y debemos rogarles que intercedan por nosotros y por el mundo entero.» (CEC 2683)

«La intercesión de los santos. «Por el hecho de que los del cielo están más íntimamente unidos con Cristo, consolidan más firmemente a toda la Iglesia en la santidad… no dejan de interceder por nosotros ante el Padre. Presentan por medio del único Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, los méritos que adquirieron en la tierra… Su solicitud fraterna ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad»:

No lloréis, os seré más útil después de mi muerte y os ayudaré más eficazmente que durante mi vida. [Santo Domingo de Guzmán] Pasaré mi cielo haciendo el bien sobre la tierra. [Santa Teresita del Niño Jesús]» (CEC 956)

Es muy común el tener devoción a los santos y pedir su intercesión en nuestras necesidades. Un ejemplo es pedir a Santa Rita en problemas muy graves, a San José para tener un trabajo, a San Francisco de Asís para rogar por la humildad.

En cuanto a los ángeles, acudamos al Antiguo Testamento. En el libro de Tobías podemos ver cómo el Arcángel San Rafel recomienda hacer oración: «…Buena es la oración»(Tb 14, 9) y le dice al padre de Tobías «Cuando tú y Sarra hacíais oración, era yo el que presentaba y leía ante la Gloria del Señor el memorial de vuestras peticiones.» (Tb 14, 12) Así que nos es mala idea dirigirnos a nuestros ángeles custodios, o al mismo san Rafael, Arcángel, para poner en sus manos nuestra oración y pedirle que las presente y lea ante la Gloria del Señor. Los ángeles son valiosos auxiliares en nuestra oración, pues su función fundamental es la de ser mensajeros.

Recordemos, tras meditar en lo leído, que la oración podemos dirigirla a Dios en su Santísima Trinidad, a la Virgen para pedirle que ruegue; podemos pedir la intercesión de los santos y a los ángeles para que presenten nuestras oraciones al Señor.

8 pensamientos sobre “A quién se hace la oración

  1. les agradezco este tipo de información de como poder orar y que nuestras peticiones seas escuchadas por nuestro padre

  2. les agradezco este tipo de información de como poder orar y que nuestras peticiones seas escuchadas por nuestro padre

  3. les agradezco este tipo de información de como poder orar y que nuestras peticiones seas escuchadas por nuestro padre

  4. creo que el trabajo que realizan en darnos la información que nececitamos para mejorar en nuestra vida y pèrseverr en nuestra santidad es muy valioso grcias Dios los bendiga. grcias padre cobacame por su valioso trbajo siga adelante nosotros seguiremos orando por usted.

  5. pido orar por que a lucelly carolina le conceda un buen empleo lo mas pronto,tambien por la salud de efrain ariza y teresa abril,por la salud y que le aleje todos las envidias que se presenta en su estudio,por la salud de hugo meza y para que se conseve en su trabajo y se aleje de todo aquello que descuida su hogar,que se mantega firme y fiel a su hogar,por las buenas ventas del negocio luz resplandor divino.por todos aquellos que necesitan de una oracion,por las almas benditas del purgatorio.por los que sufren por sus hijos,por los malos vecinos y amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *