Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


Santificar las fiestas

AurelioFernández
27 mayo 2008
Sección: De la Ley de Dios

El Tercer Mandamiento: Santificar las fiestas

Dios desea que el pueblo tenga muy claro que Él es el Señor de todo lo creado, por lo que debe dedicar un día para el culto divino.

La observancia del sábado fue un precepto especialmente recordado y urgido a los judíos en el Antiguo Testamento. La narración del Génesis, que relata la creación del mundo en seis días, hizo que Israel conservase muy fresco y apremiante el mandato de Yavéh de observar el descanso del sábado. De este modo, la guarda del «Shabat» judío aparece reiteradamente urgida en la Biblia. Desde la promulgación del Decálogo, este mandato se formula así: «El día séptimo será día de descanso completo, consagrado al Señor» (Ex 31,15).

Con este precepto, Dios desea que el pueblo tenga muy claro que Él es el Señor de todo lo creado, por lo que debe dedicar un día para el culto divino: El sábado es un «día consagrado al Señor». Al mismo tiempo, se manda el descanso de todo tipo de trabajo, Lo que servirá de ayuda para el que hombre no desgaste en exceso sus fuerzas. De ahí que el sábado tenga dos fines de honda raíz teológica y antropológica: ocuparse religiosamente del culto a Dios y desocuparse del agobio del trabajo para dedicarse a tareas que le faciliten un descanso creador (CEC 2172).

Con el tiempo, la moral judía apremió la obligación de no trabajar hasta el punto que se prohibía coda clase de labores, llegando a considerar el descanso como un peso abrumador, casi como nueva esclavitud. Por eso Jesús condena el rigorismo de los fariseos y sentencia que «no es hombre para el sábado, si no el sábado para el hombre» (Mc 2,27).

Después de Pentecostés, el sábado judío se convirtió muy pronto en el domingo cristiano. La razón mas poderosa que motivó el cambio del sábado al domingo fue el hecho de la resurrección de Cristo. Es claro que el acontecimiento fundamental del cristianismo debía influir incluso en la elaboración del nuevo calendario. Desde muy pronto, los cristianos celebraban con gozo la resurrección del Señor. Al principio, guardaban el sábado como verdaderos observantes judíos, y, al mismo tiempo, celebraban también la Eucaristía el «primer día de la semana», es decir, el domingo. Pero ya desde finales del siglo I tenemos noticias de que los cristianos judíos habían abandonado la practica del sábado y celebraban solo el Domingo, al que denominaban «día primero de la semana», “día del sol” y «día del Señor».

La Iglesia urge con suma insistencia la importancia del domingo para la vida del creyente. El Concilio Vaticano II enseña:

“La Iglesia, por una tradición apostólica que trae su origen del mismo día de la resurrección de Cristo, celebra el misterio pascual cada ocho días, en el día que es llamado con razón “día del Señor” o domingo. En este día, los fieles deben reunirse a fin de que, escuchando la pasión, la resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios, que los hizo renacer a la viva esperanza por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos (1 Petr 1,3). Por esto, el domingo es la fiesta primordial, que debe presentarse e inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también día de alegría y de liberación del trabajo. No se le antepongan otras solemnidades, a no ser que sean, de veras, de suma importancia, puesto que el domingo es el fundamento y el núcleo de todo el año litúrgico” (SC 106).

Asimismo, el Papa Juan Pablo II, con fecha 31-V-1998 publicó la Carta Apostólica «Dies Domini», en la que trata extensamente de la importancia del Domingo.

El texto de Vaticano II y la Carta «Dies Domini» destacan las siguientes verdades respecto al origen y sentido del domingo cristiano:

- su origen es de tradición apostólica y enlaza con el mismo día de la resurrección de Jesucristo; de aquí su nombre de “día del Señor”;

- es un día dedicado a que los bautizados recuerden su vocación, para que den gracias por haber sido salvados y a que se empleen en la instrucción religiosa y en la plegaria cristiana, especialmente en la participación de la Eucaristía;

- el domingo es la fiesta primordial del calendario cristiano; por eso es un día dedicado a la piedad y a la alegría cristiana;

- finalmente, el domingo, para cumplir todos esos objetivos, se ha de dedicar al descanso, por lo que se prohíbe el trabajo.

Pecados contra el tercer mandamiento

En relación a la observancia del domingo y de los días festivos, el Código prescribe las siguientes obligaciones:

«El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa, y se abstengan además de aquellos trabajos y actividades que impidan dar culto a Dios, gozar de la alegría propia del día del Señor o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo" (c. 1247).

a) Respecto a asistir a fa Eucaristía

El Catecismo de la Iglesia Católica concreta que “los que deliberadamente faltan a esta obligación (asistir a la Santa Misa) cometen un pecado grave” (CEC 2181). Por consiguiente, quien no asiste a la Eucaristía el Domingo o las Fiestas peca mortalmente, a no ser que tenga una causa justa que le dispense de esta obligación.

b) Respecto al descanso

El Catecismo de la Iglesia Católica recoge la doctrina del Código y explica que se prohíben los trabajos que «impiden dar el culto debido a Dios», es decir, asistir a la Misa y otros trabajos penosos, o sea, los que son impedimento para vivir “la alegría cristiana” u obstaculizan «el debido descanso de la mente y del cuerpo» (CEC 2185).

Esta doctrina se reitera en diversas enseñanzas de los Papas y de los obispos. Juan Pablo II la repite en la Encíclica Ecclesia de Eucharistia, en donde resume su magisterio anterior:

«Sobre la importancia de la Misa dominica! y sobre las razones por las que es fundamental para la vida de la Iglesia y de cada uno de los fieles, me he ocupado en la Carta Apostólica sobre la santificación del domingo Dies Domini, recordando, además, que participar en la Misa es una obligación para los fieles, a menos que tengan un impedimento grave, lo que impone a los Pastores el correspondiente deber de ofrecer a todos la posibilidad efectiva de cumplir este precepto.

Mas recientemente, en la Carta Apostólica Novo millennio ineunte, al trazar el camino pastoral de la Iglesia a comienzos del tercer milenio, he querido dar un relieve particular a la Eucaristía dominical, subrayando su eficacia creadora de comunión. Ella –decía- es el lugar privilegiado donde la comunión es anunciada constantemente. Precisamente a través de la participación eucarística, el Día del Señor se concierte también en el día de la Iglesia, que puede desempeñar así de manera eficaz su papel de sacramento de unidad» (EdE 41).

Comentarios
8 Comentarios en “Santificar las fiestas”
  1. yajaira lisbeth Dijo:

    como santificaban las fiestas de los judios

  2. jose Iraheta Dijo:

    En la palabra de Dios, Deuteronomio 5:8 no dice Santificar las fiestas ahi dice, No te haras imagen, de lo que esta arriba en el cielo, y prohibe inclinarse a cualquier imagen pues el es un Dios celoso, necesito que estos hermanitos me aclaren en que parte de la biblia dice SANTIFICAR LAS FIESTAS.Gracias

  3. ASLY Dijo:

    TU TIENES QUE OBEDECER A LOS MANDAMIENTOS PORQ SON LA LEY DE DIOS

  4. mafe Dijo:

    me parecio mera nota de texto.sigan publicando mas asi

  5. Brenda Ramírez Dijo:

    Respuesta a Jose Iraheta:Lo que tu escribes en tu comentario corresponde al primer mandamiento. En relacion a SANTIFICAR LAS FIESTAS la Biblia dice: Exodo 20, 8-11, Recuerda el dia del sabado para santificarlo. Seis dias trabajaras y haras todos tus trabajos, pero el dia septimo es dia de descanso en honor de Yahve, tu Dios. No haras ningun trabajo, ni tu, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el forastero que habita en tu ciudad. Pues en seis dias hizo Yahve el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el septimo descanso; por eso bendijo Yahve el dia del sabado y lo santifico. (Exodo 20, 8-11). Despues la Iglesia cambio la fiesta del sabado al domingo porque celebramos la resurreccion de Jesus.

  6. Liliana Vegas Dijo:

    Considero que debería de haber mas información por parte de las Iglesias en las distintas ciudades, porque sucede que a veces uno por cualquier circunstancia debe trasladarse a otra ciudad y en cada templo ofician las misas en horarios distintos, lo que hace un poco difícil para uno como creyente establecer a que hora puede acudir a la Santa Misa… Me ha pasado en varias oportunidades, haciendo que llegue tarde a la celebración o como el día de hoy (25 de diciembre) que por motivo de las fiestas decembrinas, me encontraba en otra ciudad distinta a donde vivo, y por lo general daban la misa a las 11 am, hoy cuando acudí la Iglesia estaba cerrada, me traslade a otra cercana y también estaba cerrada… supongo que se dio solo la misa de media noche, pero no las de las horas habituales de los días domingos, lo que hace que a los que no tenemos formas fáciles de trasladarnos no podamos cumplir con este mandato…
    en días anteriores busqué por Internet a ver si habían teléfonos o maneras de informarme y me fue prácticamente imposible… los pocos números que encontré no podían ser contactados…

  7. Charles Bedout Dijo:

    Como católico que soy me surgen algunas dudas. Sería mi Dios tan rígido en sus apreciaciones de no dejar en libertad a la humanidad. por ejemplo en el 9o. Mandato, dice no tener actos ni deseos impuros. Entonces como se puede desear a una mujer para luego hacerla la señora y ama de casa ?. Si hasta los animales tienen esa imaginación que decimos de los hombres y las mujers ?, pues obvio, no habría felicidad plena.
    En el ultimo mandato, también creo que es un acomodo de los hombres que rigieron la iglesia en su época, por ejemplo como no codiciar los bienes ajenos. Si eso fuese inconcebible, nadie le gustaría comprar una casa que le gusta, un modelo de carro que salió al mercado; un vestido que luce a otra persona y quiere también comprarlo.
    Si estos mandatos estuviesen sometidos al Congreso de Colombia, ya hubiese sido modificado un millón de veces, por ejemplo en el mandato 7o. donde dice no hurtarás, diría: art. 009, de la ley 00000100002000, Los recursos privados de los capitalistas y empresarios del país serán inviolables, excepto los recursos y bienes provenientes del erario público. y asi sucesivamente. Si las tablas se hubiesen hecho recientemente, le aumentarían : 11o.- No secuestrar a politicos y policias.
    12o.- Hacer falsos positivos y no denunciar.
    13o.- Pagar cumplidamente los impuestos y no protestar
    14o.- Ser liberal, socialista , comunista y sindicalista, será pecado que no tendrá el perdón de Dios .

  8. romelia robles Dijo:

    Le recomiendo leer los folletos de La Iglesia de Dios Restaurada sobre el dia de descanso ordenado por Dios,otro sobre La Resurreccion(que no fue en domingo).Tambien La Iglesia de Dios Cristiana y Biblica. Ambas coinciden en estos temas.Igual hay informacion en la Historia Romana: como el hombre cambio de sabado a domingo lo ordenado para siempre en los diez mandamientos.Hay tanta confusion en nuestras iglesias por el manoseo humano a las biblias(traducciones)intencional la mayoria de las veces.Les sorprendera cuantos.Las fiestas y el calendario sagrado:tambien cambiadas a voluntad de hombres.Los versiculos sobre la adultera no existen en la Peshita original.Fueron agregados en el siglo 400, por supuesto por hombres.,Directa del arameo al ingles es el nuevo testamento donde he investigado.