Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Historia para tus hijos


28 mayo 2008
Sección: De la Ley de Dios

No Matarás: El Pintor y su Modelo 

Por Gabriel Marañon Baigorrí

 

En una famosa ciudad de Italia había un gran pintor. Era todavía joven y todos le admiraban por la belleza extraordinaria que daba a sus pinturas. Un día recibió el encargo de pintar unos frescos en la catedral. Se trataba de un trabajo muy delicado. El pintor tenía que representar varios pasajes de la vida de Jesús: su infancia, su predicación, su muerte, etc.

 

Cuando la obra iba bastante avanzada tropezó con una gran dificultad: no encontraba modelo que representara al Niño Jesús. Y tampoco encontraba un hombre con rostro repulsivo que representara a Judas, el apóstol traidor.

Un día el pintor vio en la calle a un muchacho de unos doce años que jugaba en compañía de sus amigos. Era un muchacho menudo, pero de cuerpo bien proporcionado, tenía una cara sana, limpia, suavemente coloreada. Respiraba simpatía y gracia. Sus ojos eran azules y los cabellos rubios. El pintor llevó al muchacho a la catedral y durante horas y horas le sirvió de modelo del Niño Jesús. El muchacho estaba gozoso. Por fin, al cabo de los días, terminó la pintura que representaba al Niño Dios. Sólo le quedaba pendiente de pintar a Judas y no encontraba hombre alguno que le sirviera de modelo.

 

Pasaron años y el pintor se iba haciendo viejo y muchas personas temían que se muriera sin haber acabado su grandiosa obra de la catedral. Estando un día el viejo pintor tomando una copa de vino en una taberna vio entrar a un hombre embriagado, con el paso vacilante y tartamudeando. Tenía una barba sucia, la nariz colorada. Su cara era repulsiva, deformada por el vicio y la embriaguez. Era un rostro que representaba la maldad. El pintor le contrató para que sirviera de modelo de Judas. El mendigo aceptó; así tenía ocasión de ganar dinero.

Todos los días iba aquel hombre a la catedral para representar a Judas. Un día el mendigo no pudo más. En plena catedral cayó de rodillas llorando. Sus lágrimas bañaban su rostro. Y dirigiéndose al Pintor le dijo: «¿No os acordáis de mí? Soy el mismo que os serví de modelo cuando yo era muchacho, y ahora sólo puedo servir de modelo a Judas". ¡Dios mío, Perdón¡ ¡No quiero ser Judas¡» Y lloraba en silencio con gran pena y desconsuelo. El viejo pintor quedó triste e impresionado ante aquella dolorosa realidad de la influencia del vicio y de la embriaguez en aquel hombre.

 

Explicación Doctrinal:

 

El quinto mandamiento es: «No matarás.» Dios nos ha concedido la vida del cuerpo para su gloria y para nuestro propio bien. La vida es un tesoro; pero el verdadero dueño de nuestro cuerpo de nuestra vida es Dios. Por tanto tenemos obligación de cuidar nuestro cuerpo y de su salud. Pecan los que se embriagan a sabiendas, pues perjudican grandemente su salud y se exponen a contraer el alcoholismo, perjudica el beber vino y licores, incluso el fumar. No deben hacerlo hasta una edad conveniente y siempre deberán hacerlo con moderación y templanza.

 

Pecan contra el quinto mandamiento, los que atentan contra su vida, como el suicidio; la vida no es nuestra, no podemos hacer con ella lo que queremos, la vida es de Dios y por tanto sólo El tiene derecho a quitárnosla. En algunos casos es permitido exponer la vida por causa de la fe o por el bien del prójimo.

 

Peca contra el quinto mandamiento el que atenta o quita la vida del prójimo.

 

En defensa propia, podemos herir e incluso matar a nuestro agresor, siempre que haya causa grave para ello.

También peca contra el quinto mandamiento el que mortifica y amarga la vida del prójimo o le odia o maldice.

También Dios nos ha dado junto a la vida, la inteligencia, memoria y voluntad, facultades que tenemos el deber de cultivarlas por medio del estudio, para luego emplearlas en el trabajo profesional. Peca el que no aprovecha debidamente sus facultades intelectuales recibidas de Dios, y hace gastar inútilmente a sus padres.

 

Norma de Conducta:

Respetaré la vida de mi prójimo y mi propia vida, como un tesoro que Dios me ha concedido.

 

 

 

   

 

Comentarios
No hay comentarios en “Historia para tus hijos”


css.php