Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

¿Cómo vivimos el Primer Mandamiento?


23 mayo 2008
Sección: De la Ley de Dios

Nuestra fe y amor a Dios crece si recibimos debidamente dispuestos los sacramentos, nos esforzamos por ser almas de oración y llevamos una vida coherente entre la fe y las obras.

Primer mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas

No deja de ser una enorme superficialidad el comentario de aquellos que, con ganas de polemizar, dicen que Dios es egoísta porque nos ha hecho para darle gloria. Olvidan que otro fin hubiera sido indigno de Él, al grado de quedar subordinado a aquella otra finalidad y dejar, por ello, de ser Dios.

Ya dijimos que, al darle gloria encontramos nuestra felicidad. Es, pues, correcto afirmar que Dios nos ha hecho para ser eternamente felices con Él. Y que esa felicidad se gana a través de los actos libres, pues sólo en la libertad cabe el amor. Nada debe, pues, estar subordinado al Amor que nos dará esa eterna dicha: ni las cosas del mundo, ni los seres queridos, ni la propia salud o la vida. “Con todo el corazón, el alma, la mente, las fuerzas”: consecuencia ineludible de ser Dios el Ser Supremo, Infinitamente Bueno, que nos ha hecho para comunicarnos su inefable felicidad.

Resulta claro que de este precepto se derivarán muchísimas consideraciones. Incluso es válido afirmar que resume a todos los demás: si amo a Dios honraré su nombre, le daré culto, amaré a mis padres, serviré a mi prójimo, controlaré mis tendencias rebeldes, etcétera. Pero los moralistas van por orden: nos dicen que, bajo este primer mandamiento, hemos de incluir ante todo aquellas virtudes que más directamente se relacionan con Dios: la fe -hemos de creer en Él para amarlo-; la esperanza -debemos confiar que alcanzaremos a poseer el objeto de nuestro amor-; la caridad, que es la virtud específica de este precepto, y, por último, la virtud de la religión, reguladora de las relaciones entre Dios y el hombre.

La fe: para amar debo empezar por creer

La fe es el primer contacto con Dios. El inicio de toda posible comunicación se da con esta virtud por la que, como dice San Agustín, “tocamos a Dios”.

Esta virtud se infunde en nuestra alma, junto con la gracia, al ser bautizados. Y crece si recibimos debidamente dispuestos los sacramentos, somos almas de oración y llevamos una vida coherente entre la fe y las obras. Pero es muy oportuno, para que la virtud crezca, ejercitarnos haciendo actos de fe. Esta virtud podría quedar anquilosada, “vieja”, si no la vitalizamos haciendo actos de fe. Hacemos un acto de fe cada vez que asentimos conscientemente a las verdades reveladas por Dios; no precisamente porque nos hayan sido demostradas y convencido científicamente, sino primordialmente porque Dios las ha revelado. Dios, al ser infinitamente sabio, no puede equivocarse. Dios, al ser infinitamente veraz, no puede mentir. Por eso, si cuando Dios dice que algo es de una manera, no se puede pedir certidumbre mayor. La palabra divina contiene más certeza que todos los razonamientos filosóficos, pruebas de computación y demostraciones matemáticas posibles.

Por otra parte, para nosotros que ya poseemos la fe, es muy importante no dormirnos en nuestros laureles. No podemos estar tranquilos pensando que, porque de niños se nos enseñó el catecismo, ya sabemos todo lo que nos hace falta sobre religión. Una inteligencia adulta necesita una comprensión de adulto de las verdades divinas. Oír con atención homilías y pláticas, leer libros y folletos doctrinales, asistir a cursos o conferencias, no son simples aficiones, actividades sólo para quienes tengan esa “especial” sensibilidad. Éstas no son prácticas “devotas” para “personas peculiares”.

Para todos los hombres es un deber procurarnos un adecuado grado de conocimiento de nuestra fe, deber que establece el primero de los mandamientos. No podemos hacer actos de fe sobre una verdad o verdades que ni siquiera conocemos, pues fides ex auditu, dice San Pablo, la fe viene del oír. Nuestras dudas contra la fe desaparecerían si nos tomáramos la molestia de estudiar un poco más el contenido de sus verdades.

Ahora bien, es en nuestro interior donde comienzan los deberes para con la fe. En nuestra mente Dios nos pide que hagamos actos de fe, que le demos culto por el asentimiento explícito a sus dogmas. ¿Con qué frecuencia hay que hacer actos de fe? No hace falta decir que a menudo, pero especialmente debo hacerlos cuando llega a mi conocimiento una verdad de fe que antes ignoraba. Debo hacer un acto de fe (por ejemplo, rezando el Credo) cada vez que se presente una tentación contra esta virtud u otra cualquiera en que la fe esté implicada. Debo hacer un acto de fe cada vez que paso delante del Sagrario, o cuando el sacerdote muestra la Sagrada Hostia en la Consagración. Debo hacer actos de fe frecuentemente en la vida, para que no quede inactiva por falta de ejercicio.

Los deberes hacia la fe no sólo se refieren al ámbito interior. Hace falta que esa fe se manifieste, es decir, que hagamos profesión externa de nuestra fe. Este deber resulta imperativo cuando lo exijan el honor de Dios o el bien del prójimo. El honor de Dios lo exige cuando omitir esta profesión de fe equivaldría a su negación. Este deber no obliga sólo en las circunstancias extremas, como en la Roma de Nerón o en la Rusia de Stalin. Se aplica también a la vida cotidiana de cada uno de nosotros cuando, por ejemplo, sentimos vergüenza de manifestar nuestra fe por miedo a que eso perjudique nuestros negocios, por miedo a llamar la atención, a las ironías o al ridículo. El católico que asiste a un espectáculo inmoral, aquel que estudia en la universidad agnóstica, la católica que tiene reuniones sociales, y miles de ocasiones parecidas, pueden dar lugar a que disimular nuestra fe equivalga a su negación, con menoscabo del honor que a Dios se le debe.

Además, si dejamos de profesar nuestra fe por cobardía, es frecuente que el prójimo también resulte perjudicado. Muchas veces el católico o la católica menos fuertes en la fe, observan nuestra conducta antes de decidir su forma de actuar. Tendremos muchas ocasiones en que la necesidad concreta de dar testimonio de nuestra fe surgirá de la obligación de sostener con nuestro ejemplo el valor de otros. Nadie se salva ni se condena solo.

Comentarios
4 Comentarios en “¿Cómo vivimos el Primer Mandamiento?”
  1. claudia Dijo:

    soy muy poco expresiva y kisiera poder explicar a otos el primer mandamiento "amaras a dios sobre todas las cosas" pero en pocas palabras se k no es facil pero me seria de gran ayuda.gracias

  2. claudia Dijo:

    soy muy poco expresiva y kisiera poder explicar a otos el primer mandamiento "amaras a dios sobre todas las cosas" pero en pocas palabras se k no es facil pero me seria de gran ayuda.gracias

  3. claudia Dijo:

    soy muy poco expresiva y kisiera poder explicar a otos el primer mandamiento "amaras a dios sobre todas las cosas" pero en pocas palabras se k no es facil pero me seria de gran ayuda.gracias

  4. Aury Lopez Sencie Dijo:

    es lindo lo k decimos del plimer mandamiento pero no saber cumplirlos




css.php