Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

X. Divorcio y separación

Pbro. Dr. PabloArce Gargollo
29 julio 2008
Sección: Curso para el matrimonio

El matrimonio es permanente porque Dios lo estableció desde el principio. La indisolubilidad del matrimonio es por el bien del esposo y la esposa, de sus hijos y de toda la sociedad humana. 

Por Pbro. Pablo Arce Gargollo y James P. Socías

 

En cambio a los casados, mando, no yo sino el Señor, que la mujer no se separe del marido, y en el caso de que se separe, permanezca sin casarse o reconcíliese con su marido, y que el marido no despida a su mujer.[1]

 

67. Si el matrimonio es permanente ¿por qué algunos matrimonios son declarados nulos o inválidos después de algunos años?

 

El matrimonio es permanente porque Dios lo estableció desde el principio. [2] La indisolubilidad del matrimonio es por el bien del esposo y la esposa, de sus hijos y de toda la sociedad humana.

 

El gobierno civil, no tiene el poder para disolver un matrimonio válido aún si el matrimonio es entre no Católicos. El gobierno sólo puede disolver los aspectos civiles del matrimonio, como la propiedad de bienes, la custodia de los hijos, etc. el divorcio civil se permite en algunos países. Pero ante los ojos de Dios el matrimonio existe.

 

La Iglesia no tiene el poder para disolver un matrimonio válido, sacramental que ha sido consumado. Ella sólo puede declarar un matrimonio como nulo y no válido después de una investigación y de confirmar que el matrimonio no existió desde el principio. Las razones podrían ser:

 

La falta de consentimiento voluntario y libre.

 

Alguna deficiencia en la forma de celebración del matrimonio.

 

La presencia de impedimentos que hagan que un matrimonio no sea válido.

 

La declaración de nulidad (llamada anulación) es una decisión muy importante de un tribunal eclesiástico. Tiene que hacerse una investigación muy cuidadosa por parte de la Iglesia antes de llegar a una conclusión, asegurándose de que el matrimonio no se declare nulo o no válido por un error.

 

Estrictamente hablando, la palabra "anulación" es incorrecta porque la iglesia nunca puede anular un matrimonio válido que fue consumado. Anular significa nulificar, hacer algo nulo. La palabra "anulación" puede implicar que el contrato anulado o invalidado fue válido antes, pero éste no es el caso.

 

La Iglesia no puede convertir un matrimonio válido en nulo o no válido. Sin embargo, actualmente se emplea la palabra "anulación" en lugar de declaración de nulidad para referirse a que nunca hubo matrimonio. En tal caso, anulación de un matrimonio significa que un contrato matrimonial nunca existió porque no existían las condiciones necesarias.

 

Cuando se pide una anulación de matrimonio en el Tribunal Eclesiático ambas partes deben considerar su matrimonio como válido hasta que se declare lo contrario. Por tanto, antes de iniciar un nuevo noviazgo, pensando en una nueva unión, la unión original debe primero ser declarada nula o no válida.

 

La iglesia es la única autoridad que puede declarar que un matrimonio es inválido desde el principio. En otras palabras, declara que el matrimonio nunca existió aunque una o ambas partes actuaran de buena fe. Sólo si el matrimonio es declarado nulo quedan las partes libres para volver a casarse. En este caso, no hay que conceder un divorcio, sino simplemente declarar la nulidad o no existencia de un supuesto matrimonio previo. [3]

 

Un matrimonio putativo es un matrimonio no válido que ha sido celebrado de buena fe por lo menos de una de las partes. Los hijos nacidos de esta unión son legítimos. [4]

 

68. ¿Cuál es el significado de indisolubilidad del matrimonio?

 

Hay casos en los cuales se solicita y se concede el divorcio civil. Todos los cristianos deben tener presente que un decreto de divorcio civil no cambia el estado de los esposos como personas casadas ante Dios. Ni siquiera da derecho a tener un noviazgo o a buscar la compañía de una tercera persona. Siguen casados mientras vivan. Un matrimonio ratificado y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano o por ninguna causa que no sea la muerte.[5] Se entiende que una unión no es un matrimonio ratificado cuando la Iglesia lo aprueba como contrato sacramental válido.

 

Si uno de los esposos es víctima inocente de un divorcio civil, él no debe violar la ley moral.[6] De hecho hay una diferencia entre los que trataron sinceramente de salvar su primer matrimonio y han sido abandonados injustamente, y los que por medio de su propia falta grave destruyeron un matrimonio válido desde el punto de vista canónico.[7]

 

69. ¿Cuál es la diferencia entre separación y divorcio? ¿Existe la posibilidad de disolver un matrimonio válido?

 

El divorcio civil es un intento por romper el lazo matrimonial. Está absolutamente prohibido por la ley de Dios, que une a todos los hombres y mujeres, y no sólo a los Cristianos.

 

Algunas personas afirman que la Escritura da una excepción para permitir el divorcio, cuando Nuestro Señor dijo El que despide a su mujer, fuera del caso de infidelidad, y se casa con otra, es adúltero.[8] Esto debe interpretarse de acuerdo con otros mandamientos de Cristo referentes al matrimonio.[9]

 

En oposición con la ley Mosaica, que permitía el divorcio y volver a casarse, Cristo insistió en los Evangelios en la indisolubilidad del matrimonio. Para ser consistentes con todas las enseñanzas sobre el matrimonio, este verso tiene que entenderse en una forma que sólo permita una separación legal para la violación del matrimonio de los esposos, y no la libertad para divorciarse y volver a casarse a voluntad. Donde hay una separación legal, las partes continúan casadas; y aunque vivan separadas, su unión matrimonial continúa.

 

La separación de los esposos en un matrimonio válido, sin una buena razón, es una ofensa grave a la voluntad de Dios. Esto es así por lo siguiente:

 

  • Priva a los hijos de una educación adecuada, de una atmósfera de hogar y del amor que tienen derecho a recibir.

 

  • Expone a las personas separadas a la tentación contra la castidad que puede conducir al adulterio y otros pecados.

 

Sin embargo, por un motivo muy grave, a una persona casada válidamente se le permite separarse de su cónyuge. [10] Hay algunas situaciones en las cuales vivir juntos en el matrimonio se hace imposible por varias razones. En tales casos, la Iglesia permite la separación física de la pareja y que vivan separados. Los esposos no dejan de ser marido y mujer ante Dios y por eso no son libres para contraer una nueva unión. [11]

 

Excepto en casos extraordinarios -como en la amenaza inmediata de daño físico- nadie debe tomar la decisión de separarse sin consultar primero con un sacerdote.

 

Sin embargo la Iglesia sólo disuelve un matrimonio:

 

  • Cuando es un enlace natural -no sacramental- de un matrimonio legítimo y consumado de personas no bautizadas. Esto se conoce como privilegio Paulino. [12] El matrimonio previo no está disuelto por la Iglesia sino por el segundo matrimonio. La Iglesia simplemente considera que existen las condiciones necesarias para el segundo matrimonio.

 

  • Cuando es una unión natural -no sacramental- de un matrimonio legítimo y consumado entre una parte bautizada y una no bautizada. Esto se conoce como privilegio Petrino.

 

  • Cuando se trata de un matrimonio no consumado entre personas bautizadas o entre una parte bautizada y otra no bautizada. Este matrimonio sólo puede ser disuelto por una causa justa, a solicitud de ambas partes o de una de las partes, aún si la otra parte no lo desea. Una decisión de esta naturaleza sólo puede ser tomada a discreción del Románo Pontífice. [13]

 

70. ¿Pueden obtener el divorcio las parejas católicas que estuvieron casadas por la Iglesia? ¿Por qué es una acción muy pecaminosa?

 

El divorcio, como ruptura de un contrato matrimonial, siempre es prohibido para los cristianos. Es una ofensa grave contra la ley natural. [14]

 

Esta acción pecaminosa da lugar a:

 

  • Introducir el desorden en la familia y en la sociedad.

 

  • Traumatizar a los hijos por la separación de los padres.

 

  • Hacer del matrimonio una unión temporal que va contra la esencia del contrato matrimonial.

 

  • Aumentar la frecuencia de rupturas matrimoniales al diseminar un divorcio contagioso mentalmente para la comunidad.

 

  • La aparente dificultad -aún la imposibilidad- de comprometerse de por vida con otro ser humano lo hace lo más importante para proclamar las buenas nuevas que Dios nos ama con un amor definitivo e irrevocable. Las parejas que dan este testimonio con la gracia de Dios, con frecuencia en condiciones muy difíciles, merecen la gratitud y el apoyo de la comunidad de la Iglesia. [15]

 

El divorcio civil, el cual no es una ruptura del contrato matrimonial, en ocasiones es permitido a los católicos sólo para los efectos civiles de proteger al inocente. En estos casos, ellos tienen que abstenerse de involucrarse en una nueva unión y dedicarse simplemente a llevar a cabo las obligaciones y responsabilidades de la vida cristiana. Su ejemplo de fidelidad y de consistencia cristiana adquiere un valor particular como testigo ante el mundo y la Iglesia. [16]

 

71. ¿Cuál es el estado ante Dios de los que vuelven a casarse después de obtener el divorcio?

 

Como el enlace matrimonial es indisoluble, las personas divorciadas deben continuar con la obligación de llevar a cabo sus tareas y responsabilidades familiares. Ellos no pueden involucrarse en una nueva unión porque ante Dios continúan casados. Por esa razón los que se divorcian y tratan de contraer un nuevo matrimonio terminan viviendo en adulterio.

 

Hoy son numerosos en muchos países los católicos que recurren al divorcio según las leyes civiles y que contraen también civilmente una nueva unión. La Iglesia no reconoce la nueva unión como válida si existe el matrimonio previo. Esto es por fidelidad a la palabra de Jesucristo: Quien se divorcie de su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquella; y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio. [17] Esto es, estar en una situación pública y permanente de adulterio.[18]

 

72. ¿Puede uno casarse con una persona divorciada? ¿Será éste un matrimonio no válido?

 

Un cristiano nunca puede casarse con una persona divorciada, cuyo matrimonio sea válido y consumado y cuyo esposo(a) todavía viva. Cristo dijo: Quien repudie a su mujer y se case con otra comete adulterio; y el que se case con una mujer que ha sido repudiada, comete adulterio. [19]

 

A pesar de la clara doctrina escrita en los Evangelios, la experiencia diaria desafortunadamente demuestra que la gente que obtiene un divorcio, con frecuencia intenta casarse de nuevo, aunque no por la Iglesia.[20] Es obvio que esta nueva unión es no válida porque el primer matrimonio todavía existe. Una persona divorciada sigue estando casada.

 

73. ¿Qué sucede si una persona se casa con alguien que ha estado separado o divorciado durante mucho tiempo sin esperanza de reconciliarse?

 

Aún en el caso de que alguien haya estado separado o divorciado por la ley civil de su pareja por mucho tiempo sin posibilidad de reconciliación, el enlace matrimonial continúa existiendo. También puede suceder que una de las personas de la pareja entre en una nueva unión no válida. Aún en este caso, la otra persona no puede hacer lo mismo, porque el primer enlace matrimonial es indisoluble.

 

 

 

 

 

 

——————————————————————————–

 

[1] 1 Corintios 7, 10-11

[2] Cf. Marcos 10, 6-9

[3] Cf. C.I.C. 1071, 1095-1107 y C.C.C. 1629

[4] Cf. C.I.C. 1137

[5] C.I.C. 1141 y C.C.C. 1640, 2382

[6] Cf. C.C.C. 2286

[7] Cf. C.C.C. 2386 y F.C. 84

[8] Mateo 19, 9

[9] Cf. Marcos 10, 11-12

[10] Cf. C.C.C. 2383

[11] Cf. C.I.C. 1151-1155; C.C.C. 1649 y F.C. 83

[12] Cf. C.I.C. 1143 y 1 Corintios 7, 12-15

[13] Cf. C.I.C. 1142. En algunos casos excepcionales, la Iglesia, no el Estado puede disolver un matrimonio ratificado pero no uno consumado entre cristianos por medio de una decisión papal.

[14] Cf. C.C.C. 2384 y 2385

[15] Cf. C.C.C. 1648 y F.C. 28

[16] Cf. C.C.C. 2386 y F.C. 83

[17] Marcos 10, 11-12

[18] Cf. C.C.C. 1650 y 2384

[19] Mateo 9, 9

[20] Cf. C.C.C. 2384 y F.C. 84

 

Abreviaciones:

 

C.A.F

Carta a las familias, Ediciones Paulinas, México 1994

C.C.C

Catecismo de la Iglesia Católica, Ronma, Librería Editrice Vaticana, 1992. .

C.I.C

Codex Iuris Canonici (Código de Derecho Canónico) Ediciones Paulinas, México, 1983

D.E.

Directorio para el Ecumenismo, National Conference of Catholic Bishops (N.C.C.B)

(Conferencia Episcopal de los Estados Unidos), Origins vol 23, no. 9, julio 29, 1993

F.C.

Familiaris Consortio: El papel de la Familia en el Mundo Moderno. Juan Pablo II, Roma, Librería Editrice Vaticana, 1981

S.C.A.

Siga el Camino del Amor: Mensaje Pastoral para las Familias, N.C.C.B., Origins vol no. 25, 1993

G.S.

Gaudium et Spes, Concilio Vaticano II, 1985

G.E.

Gravissimum educationis, Concilio Vasticano II, 1965

H.V.

Humanae Vitae. Paulo VI. Librería Editrice Vaticana, 1968

L.G.

Lumen Gentium, Concilio Vaticano II, 1964

M.D.

Mulieris Dignitalis. Juan Pablo II. Roma, Librería Editrice Vaticana, 1988

N.C.C.B.

National Conference of Catholic Bishops of the United States (Conferencia Episcopal de los Obispos Católicos de Estados Unidos.

O.C.J.

One in Christ Jesus (Uno en Cristo Jesús): Toward a Pastoral Response to the Concerns of Women for Church and Society, por la N.C.C.B., Ad Hoc Committee for a Pastoral Response to Women"s Concerns, Origins vol 22; no. 29, 1993.

S.C.

Sacrosantum Concilium, Concilio Vaticano II, 1963
Comentarios
No hay comentarios en “X. Divorcio y separación”
  1. Mundy Dijo:

    SI LO QUE SIGUE CREES QUE LESIONA LOS OBJETIVOS DE TU SITIO NO LO PUBLIQUES, PERO NO TE ENFADES POR NUESTRA NECESIDAD DE DIFUNDIRLO.El 1º Domingo de Mayo celebraremos el Día internacional de los Separados – Divorciados en Nueva Unión, y aunque quizás no sea un hecho trascendente ni vaya a cambiar el curso de la historia, queremos compartirlo e invitar a que se sumen.Quienes vivimos disfrutando de la nueva oportunidad que nos dio la vida, a pesar de no tener acceso a la eucaristía nos sentimos indisolublemente ligados a la Iglesia en virtud de nuestro bautismo y cargamos nuestra cruz en la convicción de la eterna misericordia.Todas las opiniones son respetables, pero nosotros asumimos las limitaciones que la Iglesia nos impone y seguimos adelante con nuestra fe, viviendo la alegría que nos da la resurrección, con esperanza que quizás algún día, nuestra situación pueda ser considerada de un modo algo diferente.Mundylabarca@ymail.comwww.labarcaglobal.blogspot.com

  2. Mundy Dijo:

    SI LO QUE SIGUE CREES QUE LESIONA LOS OBJETIVOS DE TU SITIO NO LO PUBLIQUES, PERO NO TE ENFADES POR NUESTRA NECESIDAD DE DIFUNDIRLO.El 1º Domingo de Mayo celebraremos el Día internacional de los Separados – Divorciados en Nueva Unión, y aunque quizás no sea un hecho trascendente ni vaya a cambiar el curso de la historia, queremos compartirlo e invitar a que se sumen.Quienes vivimos disfrutando de la nueva oportunidad que nos dio la vida, a pesar de no tener acceso a la eucaristía nos sentimos indisolublemente ligados a la Iglesia en virtud de nuestro bautismo y cargamos nuestra cruz en la convicción de la eterna misericordia.Todas las opiniones son respetables, pero nosotros asumimos las limitaciones que la Iglesia nos impone y seguimos adelante con nuestra fe, viviendo la alegría que nos da la resurrección, con esperanza que quizás algún día, nuestra situación pueda ser considerada de un modo algo diferente.Mundylabarca@ymail.comwww.labarcaglobal.blogspot.com

  3. Mundy Dijo:

    SI LO QUE SIGUE CREES QUE LESIONA LOS OBJETIVOS DE TU SITIO NO LO PUBLIQUES, PERO NO TE ENFADES POR NUESTRA NECESIDAD DE DIFUNDIRLO.El 1º Domingo de Mayo celebraremos el Día internacional de los Separados – Divorciados en Nueva Unión, y aunque quizás no sea un hecho trascendente ni vaya a cambiar el curso de la historia, queremos compartirlo e invitar a que se sumen.Quienes vivimos disfrutando de la nueva oportunidad que nos dio la vida, a pesar de no tener acceso a la eucaristía nos sentimos indisolublemente ligados a la Iglesia en virtud de nuestro bautismo y cargamos nuestra cruz en la convicción de la eterna misericordia.Todas las opiniones son respetables, pero nosotros asumimos las limitaciones que la Iglesia nos impone y seguimos adelante con nuestra fe, viviendo la alegría que nos da la resurrección, con esperanza que quizás algún día, nuestra situación pueda ser considerada de un modo algo diferente.Mundylabarca@ymail.comwww.labarcaglobal.blogspot.com




css.php