Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La cooperación entre los cónyuges

Juan Ignacio González Errázuriz
31 julio 2008
Sección: Castidad conyugal

La castidad conyugal es una conquista de ambos cónyuges.

La castidad conyugal es una conquista de ambos cónyuges. Para conseguir esta mutua conquista ambos deben vivir su vida íntima en común acuerdo respecto de aquellas conductas que contradicen la verdad moral de la ley de Cristo. Como el acto conyugal se realiza por la acción conjunta del hombre y la mujer, existen en él dos acciones morales que corresponden a los sujetos que actúan. Lo normal será que ambos cónyuges, de común acuerdo, quieran realizar el acto conyugal sin contrariar la ley moral. Pero así como los dos pueden formalmente cooperar para que el acto íntimo sea moralmente bueno, así también puede uno de ellos tener una intención diversa y realizar el acto conyugal sin sujetarse a las reglas morales que lo ordenan. Se disocian así las voluntades del marido y la mujer y mientras uno concibe, quiere y realiza un acto sexual de por si bueno, el otro, pervirtiendo el orden debido, lo transforma en un acto malo o moralmente reprochable. Se sigue de esta conducta que el cónyuge que obra bien coopera al pecado del que obra mal y de alguna manera puede hacerse participe del mal. Nunca puede aceptarse la cooperación formal al mal, es decir estar voluntariamente de acuerdo en realizar un acto conyugal que intencionalmente esta privado de su apertura a la vida. “En efecto, desde el punto de vista moral, nunca es lícito cooperar formalmente en el mal. Esta cooperación se produce cuando la acción realizada, o por su misma naturaleza o por la configuración que asume en un contexto concreto, se califica como colaboración directa en un acto contra la vida humana inocente o como participación en la intención inmoral del agente principal. Esta cooperación nunca puede justificarse invocando el respeto de la libertad de los demás, ni apoyarse en el hecho de que la ley civil la prevea y exija. En efecto, los actos que cada uno realiza personalmente tienen una responsabilidad moral, a la que nadie puede nunca substraerse y sobre la cual cada uno será juzgado por Dios mismo (cf. Rm 2,6; 14,12)”[1]. La regla general es la ilicitud moral de la cooperación material: es decir, cuando se realiza la copula conociendo el mal que obra el otro cónyuge, cosa que ocurre cuando se aprueba interna o externamente el pecado de la otra persona.

 

Si el cónyuge que quiere actuar conforme a la razón moral mantiene siempre su recta intención, su cooperación no es propiamente voluntaria, es material, al pecado del otro cónyuge, porque él no quiere pecar. Pero, como hemos dicho, tal circunstancia no hace por si sola que dicha cooperación sea licita y el cónyuge inocente debería intentar oponerse al mal que quiere realizar el otro, tanto por rechazo al pecado mismo, como por caridad hacia su cónyuge, pues debe dolerle verlo ofender a Dios. Pero puede ocurrir, especialmente en el caso de la mujer, que el marido ejerza una presión indebida, física, pero sobre todo moral, por la que pese a la desaprobación de la conducta mala se le obligue a realizar el acto conyugal. El Papa Pío XI en la Encíclica Casti connubbi se refirió a esta situación, señalando que conforme a la moral católica el cónyuge inocente podría cooperar materialmente el pecado del otro. Para que dicha cooperación pueda ser lícita deben cumplirse ciertas condiciones:

 

a) que la parte inocente no consienta con el pecado del su cónyuge y le manifieste su desaprobación de alguna manera (por ejemplo, expresándoselo, resistiéndose moderadamente a la realización de la copula, etc.) Para que pueda decirse que el cónyuge inocente no consiente en el pecado del otro debe el primero desaprobar interna y externamente el pecado ajeno. No se debe inquietar la conciencia del cónyuge inocente que coopera materialmente al pecado del otro si de su cooperación se siguiera la complacencia en lo que hay de natural en la unión conyugal. El cónyuge inocente debe desaprobar de la manera que estime más oportuna el pecado del otro cónyuge. No implica que necesariamente debe advertirlo en el momento de la unión ni en cada ocasión [2];

 

b) que la actuación del cónyuge inocente sea conforme a la naturaleza, es decir sin perversión, como sería el caso de cooperar en la realización de un acto sexual anal o bucal u otras formas ilícitas de satisfacción sexual completa;

 

c) que exista una causa proporcionalmente grave para proceder así, como sería el temor fundado (porque ya ha ocurrido, por ejemplo) a la violencia física, o de un posible adulterio, (cuando el cónyuge inocente conoce o intuye que ha ocurrido o puede ocurrir), el rompimiento de la unidad familiar (amenaza de abandono del hogar) o una hostilidad continua, y por último;

 

d) la cooperación del cónyuge inocente al pecado del otro debe ser pasiva, pero la pasividad no se refiere a la unión en cuanto tal: significa que el cónyuge inocente no puede ser el causante de la acción que priva a la unión matrimonial de su orden a la procreación, ni siquiera indirectamente, como por ejemplo, quejándose de los inconvenientes que traería consigo un nuevo hijo, etc.

 

Además, sobre la posible licitud de la cooperación material y pasiva, habría que agregar que puede ser lícita en ciertos casos la cooperación de la mujer al acto conyugal, cuando sabe que el marido tiene intenciones de practicar el onanismo [3]. También puede ser lícita la cooperación, por causas muy graves, cuando el otro cónyuge se ha esterilizado definitiva o temporalmente, ya sea con medios quirúrgicos o por medio de fármacos no abortivos y nunca puede ser lícita la cooperación cuando el otro cónyuge pretende realizar una unión antinatural, como ya lo señalamos. Si los peligros son especialmente agudos, la parte inocente puede incluso lícitamente pedir el débito conyugal, aún sabiendo que el otro cónyuge abusará del matrimonio.

 

Hay circunstancias en que nunca es lícita la cooperación al pecado del otro cónyuge: a) el caso del varón que realiza el acto conyugal cuando la mujer ha tomado un fármaco abortivo, pues dicha cooperación implica, por su misma naturaleza, una colaboración directa en un acto contra la vida humana inocente [4]

 

b) cuando la mujer tiene en el útero el llamado dispositivo intrauterino o “T”, cuya finalidad es siempre abortiva ya que trata de evitar el anidamiento de huevo ya fecundado, y el caso de ciertas píldoras anticonceptivas con efectos abortivos, cosa que ocurre con muchas de las que están actualmente en el mercado, pues suelen tener un doble efecto; anovulatorio el primero y abortivo el segundo. En realidad, si hay una certeza de que la mujer está tomando un fármaco o usando u medio abortivo, el varón no sólo cooperaría a un acto gravemente pecaminoso, sino además a un posible aborto, que es un mal gravísimo y totalmente desproporcionado respecto de los males que se evitarían con la cooperación pasiva.

 


 

[1] EV, n. 74

[2] Pontificio Consejo para la Familia, Vademécum para los confesores, 3. 13,3, Roma, 12 de febrero de 1997.

[3] Respuesta de la S. Penitenciaria, de 3 de abril de 1916

[4] Vademecum, ob. cit., n. 14 y nota 48.

 
Comentarios
3 Comentarios en “La cooperación entre los cónyuges”
  1. magda Dijo:

    la verdad que todolo que dice el texto es muy bonito,pro si la confiansa es mutua en los dos y cuando enverdad se quieren o por solo hecho que quieran estAR TODA LA VIDA JUNTOS

  2. napoleon Reyna Dijo:

    tema de mucha prifundidad y controvercial para la gente que no quiere observar la vida cristiana catolica

  3. Jesus Ildefonso Garcia Gómez Dijo:

    creo que la vida de castidad en un matrimomio, no es nada facil por lo que a cabo de leer pero el logro ha esta forma de vida siento que es un un complemento de un paso a la santidad por que el desprenderse de una vida sexual que muchos practicamos por placer y no por Amor se da en muchos matrimonios aunque algunos no lo queramos aceptar, por eso si vamos a ofrecer algo a Dios hay quedar hasta que duela…. es mi opinion de algo muy serio




Untitled Document
 

css.php