Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Calendarioo
Litúrgico 2012
o
calendario 2010
Donativoso

Donar
Descargaso


La actividad sexual dentro del matrimonio

Juan Ignacio González Errázuriz
31 julio 2008
Sección: Castidad conyugal

Los esposos pueden buscar justa y gustosamente el placer que acompaña la relación sexual.

Enseña la carta a los Hebreos: “Tened todos en gran honor el matrimonio, y el lecho conyugal sea inmaculado; que a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios” [1]. Por su parte, el Concilio Vaticano II al referirse a la vida conyugal de los esposos nos dice: “Este amor se expresa y perfecciona singularmente con la acción propia del matrimonio. Por ello los actos con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco, con el que se enriquecen mutuamente en un clima de gozosa gratitud”[2]. Juan Pablo II en su catequesis sobre el matrimonio enseña que las “manifestaciones afectivas” con que se expresan su amor los cónyuges deben desarrollarse en la proporción y significado propio de ellas [3].

 

Una primera afirmación podemos hacer. El placer que lleva consigo el acto conyugal es algo bueno: si Dios lo puso en el corazón del ser humano debe tener razón de bondad [4]. Pío XII en la Encíclica Casti connubbi enseñó que los esposos pueden buscar justa y gustosamente el placer que acompaña la relación sexual. Enseñó que el instinto engendrador natural y su función es sólo legítimo en el matrimonio cuando está al servicio de los fines para los cuales el mismo existe. De aquí se deduce una segunda afirmación: sólo dentro del matrimonio y observando las normas morales, es lícito al hombre y a la mujer desear y gozar del placer sexual. El Concilio Vaticano II enseña que “la índole sexual del hombre y la facultad generativa humana superan admirablemente lo que de esto existe en los grados inferiores de vida; por tanto, los mismos actos propios de la vida conyugal, ordenados según la genuina dignidad humana, deben ser respetados con gran reverencia”[5]. En un mismo sentido se pronuncia el Papa Pablo VI en la Humanae Vitae y Juan Pablo II en la Familiaris consortio.

 

De las premisas anteriores se deducen ciertos principios que deben regir la vida íntima del hombre y la mujer unidos en matrimonio. En primer lugar, la actividad sexual dentro del matrimonio debe estar regida por la virtud de la templanza que modera los apetitos, entre ellos el deseo sexual. No toda actividad sexual por realizarse dentro del matrimonio es conforme al orden moral. Si la manera de buscar la plenitud del placer sexual se distancia de su finalidad propia o recurre a formas no conforme a lo que el orden moral señala, entonces dicha actividad se hace intrínsecamente desordenada. En esta línea se inscriben los actos mutuos que conducen al placer sexual completo, evitando la realización “de modo humano” del acto conyugal. Aquí se anotan las relaciones sexuales anormales o contra la naturaleza, como el llamado sexo oral o bucal, la masturbación reciproca y las caricias que conducen – queriéndolo – a una polución fuera del lugar donde según la naturaleza debe ser depositado el líquido seminal. Se trata de conductas por si mismas no ordenables a la finalidad del acto conyugal y por ello pecaminosas.

 

Cuando uno de los cónyuges pide de manera correcta y moderadamente realizar el acto conyugal, la otra parte no puede negarse si no es por razones verdaderamente serias. Como enseña el apóstol San Pablo: “No obstante, por razón de la impureza, tenga cada hombre su mujer, y cada mujer su marido. Que el marido dé a su mujer lo que debe y la mujer de igual modo a su marido. No dispone la mujer de su cuerpo, sino el marido. Igualmente, el marido no dispone de su cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro sino de mutuo acuerdo, por cierto tiempo, para daros a la oración; luego, volved a estar juntos, para que Satanás no os tiente por vuestra incontinencia”[6]. Pero quien pide el acto conyugal y quien accede a él deben tener perfecta conciencia de que si deciden expresar su amor mediante la unión íntima, tiene que ser con la determinación firme de no dejarse llevar ni buscar conductas que desvirtúen su propia naturaleza.

 

——————————————————————————–

 

[1] Hb., 13,5

[2] GS.,n. 49.

[3] Cfr. Catequesis del Papa, 14 de noviembre de 1974. En todo este tema es especialmente interesante la catequesis de Juan Pablo II sobre el hombre y su cuerpo o también publicada como Antropología cristiana, que va de septiembre de 1979 a julio de 1982. Hemos tenido a la vista una edición de la Fundación de Cultura Nacional, titulada I parte, El Plan originario de Dios, Comentario a Mt. 19,3-9

[4] Cfr. Lawler.Boyle.May. Etica sexual. Nuestro Tiempo. Religión. Ediciones EUNSA, 1985, p. 127

[5] GS, n.51

[6] I.Corintios 7, 2-5.
Comentarios
13 Comentarios en “La actividad sexual dentro del matrimonio”
  1. Mariela de Casadevall Dijo:

    Es enriquecedor y maravilloso el mensaje. Con mi marido preparamos la charla de "castidad conyugal" y esto nos resulta verdaderamente útil. MUCHAS GRACIAS.

  2. Mariela Dijo:

    Gracias por la maravilla que han escrito sobre algo tan delicado como castidad conyugal. Con mi marido daremos una charla del tema en un encuentro de matrimonios y esto nos ayudó muchísimo! Un gran abrazo en Cristo Jesús.

  3. Gerardo Suarez Dijo:

    Muy buena la informacion ya que no tenia con claridad lo que no se debe hacer en la relacion sexual.

  4. ADRIANA Dijo:

    ES UN ARTICULO REALMENTE SOBRIO Y QUE DA LUCES A MI FUTURO MATRIMONIO, INFORMACION D ESTA INDOLE HE BUSCADO PERO NO HABIA ENCONTRADO QUIEN HABLARA D ELLO CON FUNDAMENTO Y CLARIDAD SIN LLEGAR AL MORBO.GRACIAS POR LA ORIENTACION

  5. MAXI Dijo:

    CUANTO QUE APREHENDER, CUAN EQUIVOCADOS ANDAMOS MUCHOS QUE PENSAMOS QUE POR ESTAR CASADOS PODEMOS HACER DE ALGO TAN LINDO UN ACTO DESONESTO.

  6. MAXI Dijo:

    CUANTO QUE APREHENDER, CUAN EQUIVOCADOS ANDAMOS MUCHOS QUE PENSAMOS QUE POR ESTAR CASADOS PODEMOS HACER DE ALGO TAN LINDO UN ACTO DESONESTO.

  7. MAXI Dijo:

    CUANTO QUE APREHENDER, CUAN EQUIVOCADOS ANDAMOS MUCHOS QUE PENSAMOS QUE POR ESTAR CASADOS PODEMOS HACER DE ALGO TAN LINDO UN ACTO DESONESTO.

  8. paola toledo Dijo:

    QUE EL DULCE SEÑOR JESUS QUE HOY ME HA HABLADO A TRAVES DE ESTAS PALABRAS SUYAS..LOS BENDIGA Y SIGA ILUMINANDO NUESTRAS MENTES Y NUESTROS CORAZONES PARA QUE EL MATRIMONIO NO SEA MAS QUE UN CAMINO HACIA LA SANTIDAD!!! RESPONDIERON MUY CLARA Y RESUMIDAMENTE TODAS MIS DUDAS ACERCA DE ESTE TAN DELICADO Y MANOSEADO TEMA. MUCHAS GRACIAS Y BENDICIONES!!! PAOLA DE ARGENTINA!!

  9. jaime Dijo:

    Que enriquecedor esta este articulo, y con FUNDAMENTOS DIVINOS… Me da verguenza de como el acto sexual lo he distorcionado… Gracias …Mil Gracias y Que Dios les de mucho mas sabiduria para que nos sigan luminando … y asi existan Mas matrimonios Santos.

  10. Elvys/Rosangel Dijo:

    Es hermosisimo, conocer la verda. Viva Cristo Rey!!!

  11. Leila Dijo:

    ¡Realmente este artículo es muy enriquecedor! La orientación que se dá en cuanto a lo que es natural o lo que es desordenado va al punto y responde de forma concreta a todos aquellos que piensan que todo está permitido dentro de una relación sexual entre esposos. Este artículo es una clara invitación a realizar las cosas dentro del orden propuesto por DIOS.

  12. Daniel Dijo:

    Disculpen, faltó aclarar que “ES PECADO EL SEXO ANAL”, respecto a la MASTURBACIÓN al igual que el sexo oral SON PECADO COMO FIN”, excepto algun transtorno por enfermedad.

  13. Claudia cortina Dijo:

    Muy interesante y ahora comprendo muchas cosas y este artículo me servirá para ayudar a mi esposo y a quien pueda preguntarme algo q bueno q nos den clases de sexo logia atraves de el internet q dios los bendiga han quitado esa venda q muchos creemos q x estar casados todo podemos hacer y somos ignorantes x q lo malo lo vemos como bueno mil gracias