Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La libertad y el aborto 

SheilaMorataya
9 octubre 2017
Sección: Blog, Sheila Morataya

Lalibertadyelaborto.encuentra.com.intLibertad. Poder para hacer lo que se quiera. Decidir las cosas. Ir por esta o aquella vereda. Enemistarse con alguien. Cortar lazos con la familia. Odiar. Bajar de peso. Ir a Israel en lugar de Mónaco. Dejar tu país. Volver a tu país. Trabajar para hacerse Santo. Trabajar porque hay que comer. Ir a misa diaria. Comer muchos chocolates. Manejar como un loco. Gritarles a los hijos. Casarse. Despedir a alguien. Contratar a un coach. Escribir un libro. Sonreír a un desconocido. Dejar de ser tímido. Levantarse a una hora fija. Convertirse en mejor persona…. todas acciones que se hacen desde la libertad.

Pero qué regalo tan extraordinario el que tú y yo tenemos; que nos dio Dios para hacer lo que queramos con la vida. La nuestra y la que pudieras llevar en el vientre.

— ¿Vas abortar?— le pregunté a esta mujer madre de cinco hijos, su marido la había dejado por otra mujer.

—Sí — me respondió—, ¿qué voy hacer con otro hijo?

Entonces le dije:

—Si  tienes miedo de tener ese hijo, respira hondo y piensa en ti dentro de veinte años. ¿Qué pensaras de lo que hiciste? ¿Cómo podrás sobreponerte a ello? ¿Seguirás la madre que eres hoy?

Ella se quedó en silencio.

La conté la historia de aquella mujer que un día había decidido abortar junto a su novio y cómo a partir de ese momento toda su vida cambió. Al final de la historia lloramos juntas. En ese momento, estaba decidiendo no abortar a su hijo.

Cada vida es un don de Dios. Somos amados por Él desde la eternidad. Nos mira con una ternura infinita.

Sea cuál sea la situación de la mujer que esté embarazada, la vida es un regalo, una gracia que se te da.

“Antes de formarte en el vientre de tu madre te conocí” (Jeremías 1, 5).

Nadie recibe un regalo y lo tira a la basura sin haberlo por lo menos abierto.  Nadie encoge su rostro cuando recibe un presente de alguien. Se recibe con una sonrisa y con un abrazo. Así mismo y más debemos recibir la vida.

Que Dios nos ilumine. Que las mujeres hagamos mucho bien acogiendo en nuestros vientres todos los niños que Dios quiera mandarnos. Que por ello somos su favorita. El confía en que nadie como una mujer para acoger, proteger y custodiar a los hombres.

Miremos a Santa María e imitemos su amor y su entrega.

Si no sabes que hacer en tu situación escríbeme a sheila@sheilamorataya.co

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
sheilamorataya.co

Comentarios
No hay comentarios en “La libertad y el aborto ”


Untitled Document
 

css.php