Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La Casa de una relación sólida

SheilaMorataya
8 febrero 2016
Sección: Blog, Sheila Morataya

LaCasadeunarelacionsolidaintEl teléfono suena una vez más, esta vez en domingo. Felizmente pude responder inmediatamente y al otro lado, escucho la voz de un hombre en copioso llanto. Me conmueve, llora como un niño. Inmediatamente me pregunta si tengo citas de emergencia, está pasando una crisis intensa en su matrimonio que ha llevado a su esposa a pedir el divorcio.

Suelo recibir muchas llamadas de mujeres pidiendo una cita para superar un problema de autoestima, un trauma de la infancia, la comprensión de sus emociones y encontrar el sentido de su vida. Las mujeres son valientes. Cuando un hombre me llama (suele ocurrir con frecuencia) para salvar su relación, para reconquistar a su mujer considero, que son heroicos. Hace falta mucho amor y humildad para hacer esto. Los hombres no se abren naturalmente a alguien fuera de su relación. La verdad es que los seres humanos queremos ser felices en nuestra relación en pareja. Dios tuvo en mente un plan perfecto: varón y mujer juntos en la tierra para cuidarse, acompañarse, amarse y que el culmen de ese amor sea el recibimiento de los hijos.

Hace tan solo siete años que trabajo con parejas gracias a una oportunidad que me dio la Universidad de Navarra para estudiar la Maestría en Matrimonio y Familia. Desde entonces me he consagrado a la orientación, acompañamiento y restauración de los matrimonies en crisis, los que no lo están y quieren ser más felices, y los novios que piensan en casarse. Hace dos años conocí a los Doctores Julie y John Gottman en Seattle, Estados Unidos en la Universidad de Washington. No iba por ellos, sino a un programa del Doctor Daniel J Siegel (Psicólogo y Neurocientífico) que ha investigado la capacidad de la mente humana para contemplarse a sí misma. Su libro “Tormenta Cerebral” dirigido a padres de adolescentes es ahora un clásico entre los psicoterapeutas y acompañantes de la salud mental. No conocía a los Gottman, pero estar en la Universidad de Washington y conocer “el laboratorio del amor” fue para mí un envío de Dios para que aprendiera otro método para ayudar mejor a las parejas con las que trabajo. Me certifique como Educadora de Matrimonio y Familia Gottman. Actualmente soy nivel 3 en clínica, en base a su método “La Casa de Una Relación sólida”, que nació como producto de un estudio longitudinal a unas 3000 parejas a lo largo de 25 años por lo que el método tiene un 96% de éxito en aquellos matrimonios que pasan por él. En este artículo voy hablar de los dos pilares que sostienen a “La Casa de Una Relación sólida”.

La confianza

Cuando pienso en la confianza, pienso en Dios Padre. A Él acudimos en la necesidad, para elevar el corazón y agradecerle por estar ahí, por esta vida que me ha prestado para hacer feliz a otro, compartir la vida con otro, crecer con otro, llorar con otro, desnudarme frente a otro, descubrirme con otro, ser yo mismo con otro. La confianza es esa experiencia íntima en el corazón que me dice: contigo caminaré la vida. Sé que tú estarás siempre ahí para mí, en las buenas y en las malas. Contigo puedo verme a través del tiempo y envejecer. A tí puedo acudir siempre que necesite un consejo, una mano amiga, cuando no me soporte, cuando no encuentre salidas. Yo sé que estarás siempre ahí para mí y yo estaré a tu lado. Por eso, solo el que confía y tiene esa experiencia de amor incondicional puede dar el sí y fundirse junto al otro o la otra en una carne.

El compromiso

“El amor conyugal pertenece a aquel tipo de amores que tienen por objeto al otro en cuanto posee una determinada condición o está en una relación peculiar respecto del que ama”, escribe Javier Hervada, esta relación peculiar es exclusiva, ya que su naturaleza además de espiritual es sexual. Por ello, lo llamamos compromiso, porque uno se da cuenta que el otro es un BIEN para mí y que yo soy un BIEN para él, y esto nos impulsa e inspira a ambos a formalizar este amor, a comprometernos y crear el “conyugio” (estar unidos por el mismo yugo). Los esposos deberíamos dedicar unos 2 minutos de nuestra oración diaria a pensar en esto y frente a Dios renovar nuestra confianza y compromiso en pareja para todos los días tener un amor bueno, un amor trascendente , un amor que da toda la Gloria a Dios.

En mi próximo artículo hablaré sobre los siete pisos de La Casa de una Relación Sólida. Mientras tanto reflexiona, comparte y pregunta sobre este artículo. Estoy aquí para responder tus dudas o lo que es mejor, conversa con la Virgen Santísima.

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
sheilamorataya.co

Comentarios
5 Comentarios en “La Casa de una relación sólida”
  1. Martha Beatriz Delgado Hidalgo Dijo:

    Qué buen artículo, sobre todo para los jovenes matrimonios, también para los no tan jovrnes. Enriquecedor. Gracias. WFLB.

  2. Sheila Morataya Dijo:

    Gracias por comentar!

  3. nadia Dijo:

    Buen dia. Mi nombre es nadia, estoy tan de acuerdo con este articulo y otros que he leido.
    Pero hoy me veo muy comprometida con una de mis hermanas que esta en problemas y quisiera mucho ayudarla. Ella esta pasando por un problema con su marido.. no tienen confianza ni comunicacion ya que el nunca le cuenta lo que hace ni con quien por lo que a ella le hace dudar de su comportamiento frente a comentarios de personas queridas que lo ven a el paseando con otra mujer..
    Solo le pido ayuda para ayudar a mi hermana ya que ella no quiere arruinar su matrimonio.
    Desde ya muchas gracias

  4. Sheila Morataya Dijo:

    Gracias Nadia. Lo Mas recomendable es que Ella tome la iniciativa de buscar ayuda. Como Hermana Te recomiendo que ores mucho por Ella y confies en que Dios tiene un plan perfecto para Cada uno. Cuando Ella este lista para buscar esa ayuda Te aseguro que Lo hara. Mis oraciones contigo.

  5. Martha Montañez Dijo:

    Hola Sheila. Puedo decir que Dios ha sido maravilloso conmigo. Mi relación con mi esposo está fundada en la confianza y en el compromiso… pero ahora después que mis hijas ya tienes 11 y 12 años, estoy de nuevo embarazada, y mi esposo no quisiera que fuera así. Trato de estar tranquila, pero no me deja de inquietar la aptitud de él, ahora está molesto conmigo porque cree que yo lo planeé. No sé qué decirle…




Untitled Document
 

css.php