Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El Cristo y la banda presidencial

Luis FernandoValdés
25 agosto 2013
Sección: Fe y razón

En las recientes fiestas patronales de Ixmiquilpan, Hgo, el Presidente municipal colocó la banda presidencial al Cristo de Jalpan, que ahí se venera. Ante esta extraña simbiosis de los civil y lo religioso, ¿gana o pierde la Iglesia? ¿gana o pierde el País?

Se trata de una costumbre que remonta a 1947, cuando se le impuso por primera vez la banda presidencial a esta imagen de Cristo, buscando que “se respetara la Iglesia Católica”. Desde entonces, cada año alrededor del 15 de agosto se realiza esta ceremonia.

Este evento se ha llevado a cabo ininterrumpidamente, sin importar la filiación partidista del alcalde. Este año corrió a cargo del panista Cipriano Charres, aunque también lo han hecho munícipes del PRI y en una ocasión uno del PRD. [El Universal, 20 agosto 2013]

¿Qué pensar de esto? Lo primero es entender el contexto. Este gesto fue una reacción contra la represión gubernamental de la época de la Cristiada. Esta imagen del Señor de Jalpan tuvo que ser escondida en la hacienda de Ixmiquilpan, en el vecino estado de México. Y esta imposición de la banda fue la reacción pidiendo respeto.

Sin embargo, las cosas han cambiado, y el contexto del México contemporáneo es muy diferente al panorama de hace 80 años. Y la situación de la Iglesia en nuestro País es muy distinta a la que existe en otros países latinoamericanos o europeos de tradición católica, donde las relaciones Iglesia y Estado permiten más este tipo de “encuentros” entre lo civil y lo eclesiástico.

En nuestra Patria, hoy mismo, lo más sano es vivir una adecuada autonomía de las esferas civil y religiosa. Y esto, no por una razón de política partidista, sino por respeto a la libertad religiosa de todos los mexicanos.

En efecto, en México cabemos todos los ciudadanos, con independencia de si nos consideramos creyentes o no creyentes, pues tenemos en común nuestra historia, nuestra lengua, nuestras fiestas y nuestros símbolos patrios, entre otras cosas.

Por eso, no es sano que un grupo religioso se apropie de los símbolos patrios, pues va en perjuicio (y quizá en agravio) de los otros, que también son mexicanos. No sería bueno que algún grupo religioso o grupo ideológico quisiera atribuirse en exclusiva “lo mexicano”.

Si cabe, en cambio, una sana relación entre lo civil y lo religioso, por ejemplo, cuando en el calendario civil se integran algunas festividades religiosas, cuando un representante de la autoridad civil acude –por cortesía– a un evento religioso, cuando los creyentes se reúnen a rezar por la paz y la prosperidad de la Nación. Pero hoy no sería adecuado una “simbiosis” entre ambos.

Desde la Reforma (s. XIX), se nos ha presentado una dialéctica entre Iglesia y Estado. De manera que se ha generado una especie de “lucha” por el poder. Y desafortunadamente así es como se han interpretado las relaciones entre ambas entidades.

Esto a llevado a un paradigma conflictivo. Se considera –por parte de unos– que, para que la Autoridad civil se autónoma, debe excluir lo religioso, o incluso eliminarlo. Y, por parte de los otros– que lo religioso debe absorber lo civil (como en el caso de poner al Cristo la banda presidencial).

Ni unos ni otros. Nuestro México de hoy necesita salirse de esa dialéctica. Y la vía está en que creyentes y no creyentes reconozcan y respeten el derecho humano de libertad de creencia, para que todos tengamos lugar en una única sociedad civil. Y, como este amplio espacio donde todos cabemos esta representado por los Símbolos patrios,  no sería acertado emplearlos para fomentar la desunión y la exclusión.

lfvaldes@gmail.com

Columna


Padre Luis-Fernando Valdés: Licenciado en Filosofía (U. Panamericana, México) y Doctor en Teología (U. Navarra, España), en este blog comenta las noticias más importantes de la semana, con un enfoque filosófico, desde la razón creyente.

Profesor de Teología de la Revelación y Teología Moral Fundamental, ha seguido semana a semana el Pontificado de Benedicto XVI y ahora los primeros pasos del Papa Francisco.

Comentarios
2 Comentarios en “El Cristo y la banda presidencial”
  1. Miguel Angel de Cuernavaca. Dijo:

    SI DE ALGUNA MANERA LOS SÍIMBOLOS PATRIOS NOS UNEN… BIENVENIDOS, PERO QUE NADIE (PERSONA MORAL, PERSONA FISICA O CUALQUIER INSTITUCIÓN PARTIDARTIA) LOS PRETENDA UTILIZAR PARA LA MANIPULACIÓN.

  2. Flora Dijo:

    Excelente comentario Padre Luis Fernando. Sucede que en Costa Rica estamos viviendo una situación similar a la descrita por usted en México; y si bien es cierto no debe mezclarse lo civil y lo religioso, si creo que la Iglesia debe estar atenta para denunciar las malas decisiones que se toman a nivel de Estado, porque muchas veces no se toma en cuenta a Dios a la hora de gobernar y las cosas terminan saliendo no muy bien.




Untitled Document
 

css.php