Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document

Untitled Document

El sentido de el ayuno y silencio de Jesús

SheilaMorataya
28 febrero 2018
Sección: Blog, Sheila Morataya

ElsentidodeayunoyelsilenciodeDios.encuentra.com.intEstamos en un tiempo muy importante para nuestras vidas como personas. Es un tiempo que conocemos como Cuaresma. Los cuarenta días en que nuestro maestro de vida Jesús se retiró de las actividades del mundo para adentrarse en el desierto.

“Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.» Mas él respondió: «Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.» (Mateo 4, 1-4)

Jesús quiere enseñarnos a través de este desprendimiento y abandono de las cosas del mundo, la confianza en el Padre, en Su Palabra y su Misericordia.

Nos toca aprender de Él, que nos muestra el Camino, guardar silencio, meditar, orar, reflexionar en nuestra vida.

Tú y yo tenemos que hacer un alto para no perdernos, para no olvidar que somos seres humanos y que como tales podemos crecer, desarrollarnos y transformarnos. Cuando se hace en compañía de Dios el viaje es mucho más hermoso.

Este fin de semana estuve impartiendo por primera vez un retiro espiritual. En realidad, esto no es algo que yo busco sino algo a lo que Dios me está llamando y aunque no me siento capacitada para ello e inclusive digna de hacerlo, acudo.

Percibo en mi interior una voz honda, siento que es Jesús quien me dice: “Consuela a mi pueblo por favor”.

Al escribir estas líneas me conmuevo porque ahora comprendo lo que quieren decir esas palabras cuando las escucho de Él, especialmente en mis momentos de oración.

Creo que amo tanto la oración y el silencio porque sé que en esos momentos yo platico realmente con Jesús y que Él me mira, me escucha, me habla.

Llegué a este retiro con dos horas y media de retraso. No porque yo quisiera sino porque mi GPS me señaló que la iglesia hacia donde me dirigía estaba en otra ciudad distinta a la ciudad a la que yo suponía llegar.

Había dos iglesias con el mismo nombre en dos ciudades diferentes.

Hubo un momento, después de dos horas de haber manejado que tuve que parar y pude comprobar que mi punto de destino se hallaba a dos horas y cincuenta minutos de distancia. Me había equivocado y las 70 personas ya estaban listas para escucharme.

Esta fue una gran y primera prueba para mí. Hablé a la maravillosa mujer que Dios ha escogido para que me acompañe en este viaje y que vive en esa zona donde yo impartiría el retiro y con gran seguridad me dijo que ella se haría cargo de la situación mientras yo llegaba.

Maneje otras dos horas y cincuenta minutos hasta llegar al pueblo de Centerville en Tejas. Allí vi la profunda necesidad humana del pueblo de Dios. Pude sentir el sufrimiento de la gente, pero también su hambre y su sed de comprender. De resolver rencores en el corazón. De ser iluminados por la Palabra de Dios.

Dios me dio la gran oportunidad de hablarles del significado de los cuarenta días que son oportunidad para purificarnos, limpiarnos de tantas cosas, de tanto pecado: cóleras, vanidad, gula, rencor, envidia, murmuración.

El ser humano no está hecho para murmurar, tú y yo estamos hechos para amar. Y como lo dice Edith Stein o Santa Benedicta de la Cruz: “Dios es el amor”.

Jesús sabía esto y por ello dejó el trabajo, las amistades, todo para ir al encuentro de el Amor. ¿Qué sería mi vida sin ti Jesús? ¿En quién pondría mi esperanza? ¿qué significaría la palabra felicidad?

Cuando terminé mi conferencia habían llegado quizá más de setenta personas, ya que al escuchar que yo me había retrasado fueron llegando más y más. Esto me hizo sentir un gran asombro y también darme cuenta de que Jesús está vivo y nos elige a todos para ir a consolar, formar e inspirar a su pueblo.

Nos pide ser santos y Misericordiosos.

Gracias Santa María de Guadalupe por conducir esa jornada.

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
sheilamorataya.co

Comentarios
No hay comentarios en “El sentido de el ayuno y silencio de Jesús”


Untitled Document
 

css.php