Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document

Untitled Document

Despegar con Dios en este año nuevo

SheilaMorataya
5 enero 2018
Sección: Blog, Sheila Morataya

despegarconDios.encuentra.com.intEstamos celebrando la llegada de un Nuevo y maravilloso año. ¡Cuántas cosas planeamos las personas cuando todo es nuevo! Yo quisiera planear y mejorar mi vida con Dios.

No sé si te pasa que durante períodos de tu vida interior tienes una gran dificultad para orar. Suele ocurrirme cuando descuido mi vida interior.

Cuando yo dejo de hablar con el Señor, me cambia la vida, creo que todo me cuesta más. Muchas veces me canso y hasta llego a tener pensamientos negativos. Otras veces estoy consciente de que la Gracia no está burbujeando en mi interior como en mis mejores días y aún sabiéndolo no hablo con Dios. Me levanto, vivo, hago mis cosas, pero simple y sencillamente mi voluntad no se conecta con Él. Pienso que todo ello se debe a que tengo muchas faltas y no voy inmediatamente a la confesión a hablar de ello. Debemos confiar en Su Misericordia.

Entrar en comunión con Nuestro Señor, un Dios tan puro, tan limpio, tan sin mancha, requiere que uno esté luchando por ser una persona pura, limpia, sin mancha. Sobre todo, requiere examinar que tipo de pensamientos y sentimientos que se van colocando en el corazón.

Hay algunas personas a las que les resultará difícil leer esto de ser puro, limpio y sin mancha, pero fíjate que éste es el trabajo del desarrollo personal al que se refieren los motivadores y gente que trabaja en este campo. Yo me considero uno de ellos.

En desarrollo personal trabajas por ser tu mejor versión, sobre todo por ser una mejor persona. ¿Acaso no son estas las enseñanzas de Jesús? Él dice en las bienaventuranzas: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.”  (Mateo 5, 3) Y, ¿qué quiere decir ser pobre en el corazón? Para mí ser pobre en el corazón significa ser desprendido, despojado, tratar de ver siempre lo bueno en los demás y esto ciertamente implica hacer un gran esfuerzo ya que generalmente las personas tendemos a ver lo negativo en los demás, juzgamos muy rápidamente. Y esto que Jesús nos dice que no juzguemos para no ser juzgados.

Si vamos a hablar del otro, que sea porque tenemos muchas cosas buenas que decir, por los esfuerzos que está haciendo por ser mejor persona, por cuidar del cuerpo que Dios le dio para cumplir un propósito, por esforzarse por ser buen hijo, esposo, esposa, padre y madre. Por ser el mejor en su profesión, es decir prepararse bien y esforzarse por ser el mejor, no porque se le aprecie por esto sino porque de esta forma se da cuenta de la grandeza y el don que encierra ser persona.

Realmente un nuevo año es una nueva oportunidad para replantearse la vida. Sobre todo, la vida interior, “oren con persistencia” dice el Señor y creo que insiste en ello porque la oración es el fertilizante del amor. Al hablar con Él vamos a hablar con el Amor, nos vamos a re-encontrar con la bondad. Es amor en su más profundo significado es lo que nos debe impulsar a convertirnos en nuestra mejor versión.

Es el amor y su fuerza lo que nos debe impulsar a convertirnos en el mejor trabajador, en el mejor estudiante. Es el amor y su naturaleza nos que debe impulsar a estudiar con consciencia, a sacar las mejores notas.

Este amor hay que cultivarlo y se logra encontrándose con la fuente del mismo que es Dios en la persona de Jesús, Padre y Espíritu Santo. A esto han aspirado todos los santos. Ellos se han convertido en la mejor versión de la imagen y semejanza de Dios, aprendiendo a vivir las virtudes humanas a un extremo heroico y eso no lo hicieron solos, sino que lo consiguieron con la ayuda de esa comunicación diaria que tenían con Dios cada día.

En este año nuevo quiero pedirles a todos los santos que intercedan por mí y por ti para que la principal meta de mi vida este año sea volver a Dios en el amor, desde mi amor y para el amor. Estar con Dios en un constante ciclo infinito de renovación diaria, trabajo y crecimiento. Así no me cansaré.

Mi voluntad, perseverancia, alegrías, fe y esperanza, llegarán del gran Amor que Dios tiene por nosotros, sus hijos amados. No te desanimes. No te rindas. Ten fe. Confía en Dios.

Feliz año 2018!

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
sheilamorataya.co

Comentarios
No hay comentarios en “Despegar con Dios en este año nuevo”


Untitled Document
 

css.php