Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Esta generación y la corrupción

OscarFidencio Ibáñez
24 abril 2017
Sección: Blog, catblog

El arresto del ex gobernador de Veracruz en Guatemala ha llamado poderosamente la atención en México, y desató una serie de acusaciones de corrupción, crimen, violencia e impunidad asociadas a la gestión de ese ex gobernante. Apenas unos días antes había sido capturado en Italia también otro ex gobernador del estado de Tamaulipas, que colinda al norte con Veracruz.

Algunos estudiosos del comportamiento de los jóvenes votantes conocidos como “millenials” identifican un aumento en la desconfianza hacia el gobierno y a los partidos políticos que los llevan en general a despreciar la política, sin embargo también recientemente muestran una sensibilidad frente a la corrupción e impunidad que en algunas ocasiones los moviliza, ya sea en demostraciones callejeras, en su activismo a través de redes sociales, e incluso hasta en la participación a través del voto.

Los resultados de las últimas elecciones para gobernadores en México durante 2016, hicieron que la oposición ganara la mayoría de ellas, y según varias encuestas, la principal motivación de los electores para votar en contra del partido gobernante, fue el hartazgo social por la corrupción e impunidad de los políticos, no solo votaron los jóvenes, sino que una gran cantidad de gente que tradicionalmente no votaba salió ese día a manifestar su oposición.

Aunque el sentimiento puede ser más intenso entre los jóvenes, todas las edades de esta generación parecen haber llegado a un punto de quiebre donde no se tolera más la corrupción, por lo que su prevención y castigo se puede convertir en el eje de participación ciudadana en esta época.

La falta de ética en los operadores bancarios se asume como la causa principal de la crisis económica de 2008, que se inició en los centros financieros de los países más ricos y afectó a millones de personas en todo el mundo, un grave problema de corrupción en las empresas.

Frente a esta evidente crisis ética global, los políticos no han sido capaces de reaccionar y crear un sistema eficaz de prevención y combate a la corrupción. En México llevan años discutiendo nimiedades y evitando a través de negociaciones y componendas crear un Sistema Nacional Anticorrupción, no se atreven a disminuir sus privilegios y enfrentar la evidente degradación del sistema, por lo que los ciudadanos deben ser quienes obliguen a cambiarlo.

Para los cristianos, existe una responsabilidad de hacer algo, empezando por una congruencia ética en sus quehaceres ciudadanos, tanto en el ámbito profesional, como en el económico y político, desde el voto en las elecciones hasta la participación activa que incluye organizarse, denunciar y dar seguimiento a las malas conductas no solo del gobierno sino de las empresas, así como involucrarse en la construcción de propuestas que puedan renovar el sistema político y económico.

La corrupción la pagan los más pobres, son los primeros afectados: por el desvío de recursos que impiden que les lleguen servicios de salud, educación, o agua y drenaje; por el acaparamiento de bienes que acrecientan la desigualdad; y por la falta de obras de infraestructura y su mala calidad que les quita las oportunidades de salir de su condición de pobreza.

La corrupción en clave cristiana es como una de las llagas en el cuerpo de Cristo resucitado, y a veces como los apóstoles, para salir de nuestro miedo, apatía e incredulidad, es necesario acercar nuestros dedos y manos para tocar el dolor que provoca esa llaga, es un camino de conversión que nos puede llevar a un compromiso ético y solidario con los demás, especialmente con quienes más lo necesitan.

Paradójicamente, los jóvenes de esta generación que aparentemente rechazan las tradiciones, están descubriendo la necesidad de valores universales, la importancia de distinguir y señalar el bien y el mal, de construir referentes éticos que hagan sentido en un ambiente que pretende relativizar todo, y que en la práctica permite los abusos de los más fuertes, de los corruptos protegidos por el poder político o económico.

La regla de oro que implica tratar a los demás como quisiéramos ser tratados, tiene su raíz más poderosa en la síntesis cristiana de amar a Dios, y al prójimo como a sí mismo. Y a partir de esta referencia, es necesario construir la ética que permita a esta generación ir más allá de la protesta, la venganza o algún tipo de justicia efímera y coyuntural, para avanzar hacia prácticas y políticas permanentes de prevención y combate a la corrupción. Como en cada momento histórico, esta generación puede cambiar el estado de cosas o permitir que sigan como hasta ahora.

 


 

OscarFidencioIbanez

Oscar Fidencio Ibáñez Hernández
@OFIbanez

Casado, padre de 3 hijos, profesor e investigador universitario, y bloguero. Ingeniero Civil, Maestro en Ingeniería Ambiental y Doctor en política y políticas ambientales.

Mexicano, católico, autor entre otros textos de “El Espíritu Santo en tiempos de Twitter: Documentos del Concilio Vaticano II para tuiteros. Celebrando el #AñoDeLaFe”

Admirador de la Creación en todas sus dimensiones. Nací en La Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Norte (Hoy, Ciudad Juárez, Chihuahua).

>> ver más artículos de Oscar Ibáñez

Comentarios
No hay comentarios en “Esta generación y la corrupción”


Untitled Document
 

css.php