Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El Tata si, la Tuta no

OscarFidencio Ibáñez
9 marzo 2015
Sección: Blog, catblog

El Tata Vasco primer obispo de Michoacán murió hace 450 años y su proceso de canonización está en marcha, su obra que además de la evangelización incluyó labores de justicia, defensa de los indígenas, pacificación en una tierra de conflicto, y construcción de obras económicas y sociales que perduran hasta la fecha, lo ubican como el “fundador de la michoacanidad”.

La “Tuta” líder de una de tantas bandas de crimen organizado fue detenido recientemente, entre las características de su operación destaca el comprar o amenazar autoridades para que le ayudaran a mantener la impunidad, llegando a un nivel en que no se distinguía entre la actividad de la autoridad y los criminales, según denunciaron en repetidas ocasiones los obispos de Michoacán.

¿Cómo plantear modelos de desarrollo que le den paz y seguridad a las diferentes regiones del país? ¿Modelos económicos que no aumenten las desigualdades, sino que permitan que la gente salga de la pobreza y mejore su calidad de vida? Gabriel Zaid escribió un breve ensayo titulado El Modelo Vasco de Quiroga, donde señala las características que el buen obispo impulsó para el desarrollo económico de los pueblos de Michoacán hace casi cinco siglos, y que hasta la fecha continúa dando economía y calidad de vida a sus habitantes.

El Papa Francisco llamó en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (53-60) a encontrar nuevos sistemas económicos y financieros que eviten la exclusión, la inequidad, la corrupción y la violencia, y precisamente la labor de Vasco de Quiroga fue para combatir estos males que aquejaban en aquel entonces a Michoacán, por lo que sería provechoso revisitar esos trabajos para crear alternativas exitosas adecuadas a nuestra época.

Conmemorar los 450 años de su partida brinda una excelente oportunidad para conocer más su obra y verla en la perspectiva de combatir la corrupción de las autoridades y reducir la pobreza, precisamente en donde se ha señalado que la colusión entre autoridades y criminales ha afectado más el tejido social y la base misma de los gobiernos, su obra que trascendió a lo eclesial puede llegar a ser parte de una muy necesaria reflexión en la actualidad.

Los prejuicios históricos que en ocasiones llevan a descartar grandes obras que fueron desarrolladas por eclesiásticos en la historia de nuestra nación no pueden pretextarse en este caso, ya que la obra del oidor de la segunda audiencia inició como funcionario civil, atendiendo problemas de corrupción de gobierno, de pobreza y salud de los indígenas, y construyendo vías para pacificar regiones que por injusticia e impunidad vivían en la violencia, posteriormente fue nombrado obispo, pero su labor pastoral siguió incluyendo la perspectiva del laico comprometido con el evangelio.

Don Vasco se inspiró en los humanistas como Santo Tomás Moro y su utopía, sin embargo en lugar de quedarse en la especulación y disfrute intelectual, puso manos a la obra y logró hacer transformaciones de la realidad en un ambiente adverso que de muchas maneras resembla lo que sucede hoy, consideraciones éticas y espirituales con objetivos de mejora concreta para las personas parecen muy alejadas de los objetivos de muchos políticos y autoridades a quienes pareciera sólo importarles el poder, y sin embargo estas consideraciones se encuentra en la raíz del trabajo y éxito de la propuesta de Vasco de Quiroga.

La realidad de pobreza, violencia, asociación de autoridades con criminales que domina en muchos estados de México, no podrá cambiarse si las autoridades, líderes y ciudadanos no empezamos a actuar con el espíritu humanista, comprometido y perseverante de Vasco de Quiroga, que adquirió su “título” de Tata por su actitud de servicio y misericordia para con los excluidos. Para construir la paz es necesario sustituir a los Tutas con Tatas.


Oscar Fidencio Ibáñez Hernández
@OFIbanez

Casado, padre de 3 hijos, profesor e investigador universitario, y bloguero. Ingeniero Civil, Maestro en Ingeniería Ambiental y Doctor en política y políticas ambientales.

Mexicano, católico, autor entre otros textos de “El Espíritu Santo en tiempos de Twitter: Documentos del Concilio Vaticano II para tuiteros. Celebrando el #AñoDeLaFe”

Admirador de la Creación en todas sus dimensiones. Nací en La Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Norte (Hoy, Ciudad Juárez, Chihuahua).

>> ver más artículos de Oscar Ibáñez

 

Comentarios
2 Comentarios en “El Tata si, la Tuta no”
  1. Gonzalo Ramos Aranda Dijo:

    EL ILUSTRE TATA VASCO

    “A Pátzcuaro y Santa Fe, consagró su santa fe.”

    Te evoco a ti, Don Vasco de Quiroga,
    grandiosa tu obra, que la injusticia ahoga,
    quisiera recordar tu tierna esencia,
    luego abundar . . . en tu benevolencia.

    Querer al prójimo, quitarle lo sufrido,
    del nuevo mundo, anhelo esclarecido;
    un cuento de hadas, aquella fiel nacencia,
    en esa España, en plena efervescencia.

    Fue Madrigal de las Altas Torres,
    la tierna cuna de tus amores,
    el Reino de Castilla la Vieja,
    sobrio presagio de tal grandeza.

    Año de mil cuatrocientos setenta,
    de cierta oscuridad, siempre irredenta,
    nació junto contigo la bondad,
    fe, austeridad, abrigo, caridad,

    De dos seres hermosos, tú brotaste,
    cariño en la niñez, así encontraste,
    más, Dios, te dotó de algo inmanente,
    abriendo el cielo a tu corazón, latente.

    ¿Quién cinceló ese ser maravilloso,
    sensible, desinteresado, generoso?,
    ¿quién sembró en tu mente, de soñador,
    la semilla de la humildad y el candor?

    Estudias a Erasmo, a Santo Tomás,
    les captas lo bueno, eso . . . nada más,
    adoras a Vives, al gran Pedro Mártir,
    con México sueñas, piensas compartir
    Los Sacros ideales de la perfección cristiana,
    con la enorme raza p’urhépecha, michoacana;
    al indio le diste muy franca la mano,
    por ese detalle fue más que tu hermano.

    Estudiaste leyes, derecho canónico,
    erudito Juez, de corte Platónico,
    Oidor, Sacerdote, Obispo muy sano,
    todo lo que hiciste nunca fue en vano.

    Noble castellano, castizo hombre hidalgo,
    entregaste todo, sin quedar con algo,
    tierna simpatía por tus semejantes,
    de los buenos tratos todos demandantes:

    “Poder de juicio, acertado,
    todo individuo tu aliado,
    forjando psique . . . espiritual,
    educas todo ser . . . corporal.

    Santa Fe de la Laguna,
    sociedad como ninguna,
    Hospital-Pueblo anhelado,
    un deseo cristalizado.

    La “Utopía” de Tomás Moro,
    trabajo, alma, amor, decoro,
    la hiciste una . . . realidad,
    tolerancia, humanidad.

    Virtudes tuyas, sinceras,
    con abnegación, de veras,
    pacifista religioso,
    forjaste núcleo amoroso.”

    En Pátzcuaro, se te valora y admira,
    habría que desechar crueldad, coraje, ira,
    gracias a esa enseñanza, reconciliadora,
    apegarnos los seres humanos a tu aurora.

    Mira, que bellísima está la Basílica,
    en la que descansan tu osamenta, tu súplica,
    tus ánimos que, velados por la Virgen,
    nos impiden olvidarnos de tu imagen.

    Permíteme decirte, Ilustre Tata Vasco,
    la generosidad hace de la miseria . . . un asco,
    ¡viva tu modestia, tu ideario y fidelidad!,
    que, en este suelo, jamás impere la maldad.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Dedicado al Sr. Presidente Municipal de Pátzcuaro, Michoacán, México, C. P., Jorge Gabriel Pita Arroyo
    Registro SEP INDAUTOR No. 03-2012-030612580800-14

  2. sagrario Dijo:

    Interesante articulo, ojala Mexico pudiera ser mejor que antes, pero cada dia la violencia y la maldad se propagan como celulas cancerosas, ojala que las nuevas generaciones pudieran hacer un cambio positivo para el pais que antes proclamaba libertad y hoy es solo angustia y terror en todos lados.




Untitled Document
 

css.php