Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

¿A dónde se ha ido la Navidad?

SheilaMorataya
22 diciembre 2016
Sección: Blog, Sheila Morataya

adondesehaidolanavidadEsta historia, el Sueño de María  te hace detenerte, reflexionar y sacar propósitos concretos para vivir la Navidad como lo que es: la llegada de Jesús a la tierra, que decide nacer de padres pobres y humildes en un pesebre y que viene a enseñarnos cómo se ama y como se sufre.

Su objetivo último es la redención de nuestra alma para que junto a Él, completamente limpios y santos vivamos eternamente.

José y María eran personas pobres materialmente. Ninguno de los dos provenía de acaudaladas familias. Ni el uno y el otro tenían estudios y no eran líderes en sus comunidades.

Eran gente invisible, como los pobres de hoy.

Como los miles de refugiados quizá como los pobres que recogía la Santa Madre Teresa de Calcuta por esto mismo, la vida cristiana es una experiencia de gracia pues sin ella no comprenderíamos muchas de las cosas que nos pasan.

Por ejemplo: que te corran de trabajo, que conspiren contra ti injustamente y que termine la gente clavándote en una cruz. Todo esto el que sigue a Cristo ha de vivirlo y sabe que entre más sufrimiento tenga en su vida terrenal más amado y favorito por Dios es.

Lo eran José y María quienes desde muy jóvenes estuvieron sometidos a mucho sufrimiento. José al saber que María estaba embarazada, que viviría un matrimonio célibe y sería nadie en sociedad más que José, un carpintero. Un hombre sin poder y sin riqueza.

María, porque aunque concebida sin pecado, muy joven se vería con la angustia de proteger a su hijo no nacido y con aquella gran incertidumbre de no saber dónde nacería.Todo esto es una intensa experiencia de dolor pues en su guión no hay placer, no hay lugar especial, no hay experiencia de tener poder como es la propuesta del mundo en que vivimos.

Tú y yo probablemente somos personas así en la sociedad. Gente común y corriente, trabajadores humildes, otros con más educación y quizá menos invisibles pero siempre sujetos a la decisión de otro más arriba que tú. Si por ejemplo te dan una oportunidad, puede que te prueben y no les guste y así como llega se va. Todo esto como persona en el mundo te producirá incertidumbre, otras veces nerviosismo, otras, tristeza, otras, enojo.

En realidad no puedes hacer nada pues siempre tu puesto siempre dependerá de otro poderoso y hagas lo que hagas no podrás evitar que se te quite, o que se te trate injustamente o que incluso trates de protestar nada sucederá pues se hará la voluntad del que tiene el poder.

Sin embargo, cuando eres un verdadero discípulo y conoces a Jesús quien en su oración decía: “Padre que se haga tu voluntad” puedes tener la seguridad que lo que te pasa aunque en el momento en que te pase no lo entiendas ni lo comprendas es lo mejor para ti, para tu vida terrenal y para tu vida eterna. Por lo que a mayor incertidumbre, prueba y frustración mayor conocimiento de Jesús y su Misterio y mayor desprendimiento de lo que deseas para ti.

Seguir a Cristo no es pensar que la vida es injusta o que los otros no te quieren. Seguir a Cristo es caminar senda arriba, navegar mar adentro y descender a gélidas cavernas muchas veces. Es un intenso entrenamiento, donde Él te prueba. Te forma, te capacita y si estás listo te lanzará. ¿Cuándo?, ¿dónde? Quizá en la tierra o talvez desde el cielo.

Siempre se hará la voluntad de Dios. Vive con esta convicción y veras que feliz eres viviendo esta ventura de sufrimiento en sufrimiento, que en realidad es la academia para Los Santos.

¡FELIZ NAVIDAD!

FIRMASHEILA

Sheila Morataya
Austin, TX
sheilamorataya.co

Comentarios
No hay comentarios en “¿A dónde se ha ido la Navidad?”


Untitled Document
 

css.php