Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Dios Creador

Enrique Pardo Fuster
10 julio 2008
Sección: Biblia en la Teología

Tratado V

1. Dios Creador. La creación es común a las tres personas

2. Dios Creador. Origen y fin de las criaturas

3. Dios Creador del mundo

4. Dios Creador del Hombre (El Cuerpo)

5. Dios Creador del Hombre (El Alma viviente)

6. Dios Creador del Hombre (El Alma, ser que da la vida)

7. Dios Creador del Hombre (Alma y Cuerpo)

8. Dios Creador del Hombre (Estado de justicia original)

9. El Hombre es libre

10. Dios conservador

11. Origen del género humano

12. Dios Padre

13. Dios Creador. Fin del hombre

14. Dios Creador (creación natural)

15. Dios Creador. Animales y plantas

16. Dios es Rey

17. Dios es Juez

18. Dios Gobernador . La gobernación divina existe

19. Dios Gobernador. Acción en el mundo

20. Ángeles

21. Ángeles. Creados en gracia

22. Ángeles. Seres inteligentes

23. Ángeles. Conocimiento

24. Angeles. Comunicación

25. Angeles. Escala biológica

26. Angeles. Número

27. Angeles. Función en el mundo

28. Angeles. Lugar

29. Angeles. Servidores de Jesucristo

30. Angeles. Prueba

31. Angeles. Recompensa

32. Angeles. Su pecado

33. Angeles. Su castigo. Número

34. Angeles. Su castigo

35. Angeles. Su misión

36. Angeles. Misión coros inferiores

37. Angeles. Los coros superiores excepcional-mente

38. Angeles Malos. Tentaciones

39. Angeles Malos. Resistencia del hombre

40. Angeles Malos. Otras actuaciones

41. Angeles Malos. Término de sus actuaciones

42. La Magia

1. Dios Creador

-La creación es común a las tres divinas personas

-El Verbo hizo el universo

-Todas las cosas existen por Jesucristo

-La obra de la creación es común a las tres personas divinas.

a) -Al Padre.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Gén. 1, 1).

b) -Al Hijo.

Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuando existe (Jn. 1, 3).

Por la Palabra de Yahvéh fueron hechos los cielos,… (Sal. 33, 6).

«Ella», es decir la Palabra o Verbo de Dios, la segunda persona de la Trinidad.

c) – Al Espíritu Santo.

Por la Palabra de Yahvéh fueron hechos los cielos, por el soplo de su boca toda su mesnada (Sal. 33, 6).

-El Verbo de Dios hizo el Universo, el hombre y los cielos.

a) -El universo.

Dios de los Padres, Señor de la misericordia, que con tu palabra hiciste el universo, y con tu sabiduría formaste al hombre,… (Sab. 9, 1).

Por las palabras del Señor fueron hechas sus obras,… (Si. 42, 15).

b) -El hombre.

Dios de los Padres, Señor de la misericordia, que con tu palabra hiciste el universo, y con tu sabiduría formaste al hombre,… (Sab. 9, 1).

c) -Los cielos.

…porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra,… (Col. 1, 15).

-Todas las cosas existen por Jesucristo y en Jesucristo.

Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe (Jn. 1, 3).

…Jesucristo, por quien son todas las cosas y por el cual somos nosotros (1 Cor. 8, 6).

…todo fue creado por él y para él,… (Col. 1, 16).

…en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos (Hebr. 1, 2).

inicio

2. Dios Creador. Origen y fin de las criaturas

-Sólo Dios puede crear

-La creación es obra de Dios solamente

-Dios origen y fin de las criaturas

-Las maravillas del cosmos obra de Dios

-Dios, causa de todas las cosas

-Dios creó los astros sin materia preexistente

-Dios causa eficiente de la creación

-Las criaturas están sujetas a la mutación de su sustancia

-Las criaturas son semejantes a Dios

-Las criaturas creadas para que los hombres conociesen a Dios

-Sólo Dios puede crear.

Yo, Yahvéh, lo he hecho todo, yo sólo extendí los cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna (Is. 44, 24).

-La Creación es obra propia de Dios solamente

Así dice Yahvéh, tu redentor, el que te formó desde el seno. Yo, Yahvéh, lo he hechos todo, yo, sólo, extendí los cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna (Is. 44, 24).

-Dios es el origen y el fin de todas las criaturas.

¿Quién lo realizó y lo hizo? El que llama generaciones desde el principio: yo, Yahvéh, el primero, y con los últimos yo mismo (Is. 41, 1).

Así dice el rey de Israel y su redentor, Yahvéh Sebaot: «Yo soy el primero y el último, fuera de mí no hay ningún Dios…» (Is. 44, 6).

Escúchame, Jacob, Israel, a quien llamé: Yo soy el primero y también soy el último (Is. 48, 12).

Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios (Apoc. 1, 8).

Me dijo también: «Hecho está; yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin;… (Apoc. 21, 6).

Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin (Apoc. 22, 13).

-Todas las maravillas del cosmos son obra de Dios omnipotente.

Así fueron concluidos los cielos y la tierra con todo su aparato, el día séptimo cesó Dios de toda la tarea que había hecho (Gén. 2, 1).

Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento (Sal. 19, 2).

Por la palabra de Yahvéh fueron hechos los cielos, por el soplo de su boca su mesnada (Sal. 33, 6).

Todo se hizo por él y sin él no se hizo nada de cuanto existe (Jn. 1, 3).

Él es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él (Col. 1, 15-16).

…Dios…nos ha hablado por medio del Hijo,…por quien también hizo los mundos;… (Hebr. 1, 1-2).

-Dios es la causa de todas las cosas por su voluntad libre, no por necesidad de su naturaleza.

Todo cuanto agrada a Yahvéh, lo hace en el cielo y en la tierra, en los mares y en todos los abismos (Sal. 135, 6).

Por las palabras del Señor fueron hechas sus obras y la creación está sometida a su voluntad (Si. 42, 15).

…así será mi palabra, la que salga de mi boca, que no tornará a mí de vacío, sin que haya realizado lo que me plugo y haya cumplido aquello a que la envié (Is. 55, 11).

El es quien hizo la tierra con su poder, el que estableció el orbe con su saber, y con inteligencia expandió los cielos (Jer. 10, 12).

Pero todas estas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad(1 Cor. 12, 11).

…según el previo designio del que realiza todo conforme a la decisión de su voluntad (Ef. 1, 11).

-Dios creó el sol, la luna, las estrellas, la tierra y toda la multitud de astros que integran el mundo sideral, sin materia preexistente, es decir, de la nada.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Gén. 1, 1.)

Dijo Dios: «Haya lumbreras en el firmamento celeste para separar el día de la noche, y hagan las señales para las solemnidades, para los días y para los años, y hagan de lumbreras en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra.» Y así fue. Hizo, pues, Dios las dos lumbreras mayores: la lumbrera grande para el dominio del día, y la lumbrera pequeña para dominio de la noche, y las estrellas (Gén. 1, 14-16).

Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas que fijaste tú,… (Sal. 8, 4).

La luna has hecho para marcar los tiempos,… (Sal. 104, 19).

Yahvéh me creó, primicia de su camino, antes que sus obras más antiguas (Prov. 8, 22).

Aclaración. El autor usa un lenguaje muy rudimentario que corresponde a unos conocimientos científicos también muy elementales, pero que están en concordancia perfecta con los descubrimientos y estructuras de la astronomía más moderna.

-Dios es la causa eficiente de toda la creación de modo propio y exclusivo.

Causa eficiente de una obra es el autor de la misma.

Yo, Yahvéh, lo he hecho todo, yo sólo extendí los cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna (Is. 44, 24).

Porque toda casa tiene su constructor; mas el constructor del universo es Dios (Hebr. 3, 4).

-Las criaturas son semejantes a Dios, no genéricamente ni específicamente, sino analógicamente y con distancia infinita.

Clases de semejanza;

a) -Individual, la que existe entre dos seres de la misma especie. Ej. dos hombres negros.

b) -Específica, la que existe entre dos seres de la misma especie, pero con características accidentales diferente. Ej. un hombre blanco y otro negro.

c) -Genérica, la que afecta a dos seres del mismo género, pero no de la misma especie. Un hombre y un animal.

d) -Analógica. La que existe entre dos seres que no tienen ni la misma especie ni el mismo género, sino que únicamente tienen de común que son seres. Ej. un hombre y una piedra.

Dijo Dios: «Hagamos el hombre a imagen nuestra, según nuestra semejanza,…» (Gén. 1, 26).

Aclaración. Se refiere a la semejanza analógica.

Esta admite tres grados:

1º -Que las criaturas irracionales participan de la perfección divina únicamente en cuanto que tienen el ser.

2º – Que las criaturas racionales, dotadas de inteligencia y voluntad, representan las perfecciones de Dios y participan de ellas.

3º -Las almas en garcia y los ángeles del cielo le imitan de una manera muchísimo más perfecta en cuanto que participan de la misma naturaleza divina.

-Las criaturas fueron creadas para que los hombres conociesen las perfecciones del creador a través de ellas.

…de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor (Sab. 13, 5).

Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad,… (Rom. 1, 20).

inicio

3. Dios Creador del mundo

-Dios fue libre de crear o no

-Creó el mundo de la nada

-De materia informe creada de la nada

-El mundo creado es muy bueno, pero no el mejor

-Dios creó el mundo en el tiempo

-En seis días

-Para el bien de las criaturas

-Para que le ayuden al hombre en la consecución de su fin

-Para su gloria que es el fin último de la creación

-El evolucionismo panteista es herético

-El evolucionismo materialista es herético

-Dios fue absolutamente libre de crear o no el mundo, por tanto pudo no haberlo creado o haber creado o haber creado otro mundo totalmente distinto.

Nuestro Dios en los cielos y en la tierra, todo cuanto le place lo realiza (Sal. 115, 3).

Todo cuanto agrada a Yahvéh, lo hace en el cielo y en la tierra en los mares y en todos los abismos (Sal. 135, 6).

…según el previo designio del que realiza todo conforme a la decisión de su voluntad… (Ef. 1, 11).

…por tu voluntad lo que no existía fue creado (Apoc. 4, 11).

-Dios creó el mundo universo de la nada.

Mundo significa aquí el conjunto de cosas corporales y espirituales que existen en nuestro planeta y fuera del mismo distintas de la sustancia divina.

3 sentidos de la palabra creación.

1º -Muy amplio, significando cualquier clase de producción de un ser p. e. Un artista crea su obra escultórica.

2º -Metafórico, designando la elevación de una persona a un estado superior. p.e. El Papa crea a los cardenales.

3º -En sentido estricto, denotando la acción de Dios produciendo las cosas de la nada.

Aquí le atribuimos en este último sentido.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Gén. 1, 1).

Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento (Sal. 18, 1).

…su Dios, que hizo los cielos y la tierra, el mar y cuanto en ellos hay (Sal. 145, 5-6).

Yo, Yahvéh, lo he hecho todo, yo extendí los cielos, yo asenté la tierra, sin ayuda alguna (Is. 44, 24).

Él es quien hizo la tierra con su poder, el que estableció el orbe con su saber, y con su inteligencia expandió los cielos (Jer. 10, 12).

Yo hice la tierra, el hombre y las bestias que hay sobre la haz de la tierra, con mi gran poder y mi tenso brazo y lo di a quien me plugo (Jer. 27, 5).

Todo se hizo por ella (la Palabra, el Verbo de Dios) y sin ella no se hizo nada de cuanto existe (Jn. 1, 3).

Porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles (Col. 1, 16).

Aclaración. En ningún texto sagrado se habla de materia preexistente de que Dios se haya valido para crear.

-Dios creó todas las cosas de la nada, pero el mundo fue hecho de una materia informe, creada también de la nada.

Pues bien podía tu diestra omnipotente -ella que de informe había creado el mundo- enviar contra ellos… (Sab. 11, 18).

Aclaración. Directa o indirectamente, todas las cosas proceden de la nada.

-El mundo creado por Dios es muy bueno, pero no es el mejor de todos los que hubiera podido crear.

Vio Dios todo cuanto había hecho, y he aquí que estaba muy bien (Gén. 1, 31).

Y vio Dios que estaba bien (Gén. 1, 1-30). Se narra varias veces esta expresión a medida que iban brotando las cosas de la nada.

Aclaración. «Muy bien» o «Bien», no significa exactamente «lo mejor posible».

-Dios creó el mundo en el tiempo.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Gén. 1, 1).

Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento (Sal. 18, 1).

…Yahvéh su Dios, que hizo los cielos y la tierra, el mar y cuanto en ellos hay (Sal. 145, 5-6).

El es el que hizo la tierra con su poder, el que estableció el orbe con su saber, y con su inteligencia expandió los cielos (Jer. 10, 12).

Yo no hice la tierra, el hombre y las bestias que hay sobre la haz de la tierra… (Jer. 27, 5).

Todo se hizo por ella (por la Palabra, es decir, por el Hijo de Dios) y sin ella no se hizo nada de cuanto existe (Jn. 1, 3).

Aclaración. Tiempo posible, que consiste en la mera posibilidad del ser real que existió después. Tiempo imaginario, que es un instante en el cual nada existía sino Dios. Tiempo real, que consiste en el primer instante antes del cual nada había sido creado.

Aquí se hace referencia al tiempo real.

-Dios creó el mundo en seis días que son muy probablemente períodos de muy largo tiempo.

Dijo Dios: «Haya luz…»

Y atardeció y amaneció el día primero (Gén. 1, 3-5).

Dijo Dios: «Haya un firmamento…»

Y atardeció y amaneció el día segundo (Gén. 1, 6-8).

Dijo Dios: «Brote la tierra de verdor,…»

Y atardeció y amaneció el día tercero (Gén. 1, 11-13).

Dijo Dios: «Haya lumbreras en el firmamento…»

Y atardeció y amaneció el día cuarto (Gén. 1, 14-19).

Dijo Dios: «Bullan las aguas de bichos vivientes…»

Y atardeció y amaneció el día quinto (Gén. 1, 20-23).

Dijo Dios: «Produzca la tierra seres vivientes…»

Dijo Dios: «Hagamos el hombre a imagen nuestra, según nuestra semejanza…»

Y atardeció y amaneció el día sexto (Gén. 1, 24-31).

Y así fueron concluidos los cielos y la tierra con todo su aparato, y el día séptimo cesó Dios de toda la tarea que había hecho (Gén. 1, 1-2).

Aclaración. Las observaciones astronómicas y geológicas de estos últimos tiempos demuestran que el mundo no ha podido ser creado y adornado en un período de seis días naturales, pues no es de creer que Dios haya colocado restos de vegetales y de animales en los estratos y en las entrañas de la tierra, tal y como se han encontrado.

-Dios ha creado el mundo para el bien de las criaturas en cuanto que todas participan de la bondad de Dios y ellas son el fin próximo o secundario de toda la creación.

Amas a todos los seres y nada de lo que hiciste aborreces, pues, si algo odiases, no lo hubieras creado. Y ¿cómo podría subsistir cosa que no hubieses querido? Mas tú todo lo perdonas porque todo es tuyo, Señor que amas la vida (Sab. 11, 24-6).

Él creó de un sólo principio todo el linaje humano para que habitase sobre toda la faz de la tierra (Hch. 17, 36).

Aclaración. Dios ha sabido y querido armonizar de tal forma el fin último de la creación (su gloria divina) con el fin próximo (la felicidad de las criaturas racionales) que éstas encuentran su felicidad precisamente amando, sirviendo y glorificando a Dios y son sumamente desgraciadas cuando se apartan de Él.

-El fin para el cual Dios creó las demás criaturas de las tierra es para que le ayuden al hombre en la consecución de su último fin.

Y las tierras les dio de las naciones.el trabajo de las gentes heredaron, a fin de que guardaran sus preceptos y sus leyes observaran (Sal. 105, 44-45).

-Dios ha creado el mundo para su gloria y Él es el fin último de toda la creación.

Causa final de la creación es la razón o motivo para el cual Dios creó los cielos, la tierra y todo cuanto en ellos se contiene.

4 clases de gloria:

1ª -Interna objetiva que es la bondad y el esplendor objetivo de la divinidad.

2ª -Interna subjetiva, que es el conocimiento, amor y gozo que Dios tiene de sí mismo.

3ª -Externa objetiva que es la bondad y el esplendor de las criaturas en cuanto que manifiestan las perfecciones de Dios.

4ª -Externa subjetiva que es el conocimiento, amor y gozo que las criaturas tienen de la bondad y de la excelencia de Dios.

Aquí nos referimos a la gloria externa, objetiva y subjetiva.

…a los que para mi gloria creé, plasmé e hice (Is. 43, 7).

Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. ¡A Él la gloria por los siglos!. Amen (Rom. 11, 35).

Convenía, en verdad que Aquel por quien es todo y para quien es todo… (Hebr. 2, 10).

Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin (Apoc. 22, 13).

-El evolucionismo panteista el herético.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Aclaraciones:

a) -Triple aspecto del evolucionismo:

1º -Que las cosas corporales y espirituales han emanado de la sustancia divina.

2º -Que la esencia divina produce todas las cosas por evolución de sí misma.

3º -Que la misma sustancia divina constituye la universalidad de las cosas, distintas en géneros, especies o individuos.

b) -El cielo y la tierra constan como elementos distintos de Dios.

Dice «creó»; no dice «Dios se convirtió en cielo y tierra.

No dice «el cielo y la tierra han salido de Dios» sino «Dios creó», «produjo».

-El evolucionismo materialista el herético.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Gén. 1,1).

Aclaraciones:

a) -El evolucionismo materialista supone la existencia de una materia eterna e increada.

b) -Este primer versículo del Génesis demuestra que la materia fue creada por Dios en un momento del tiempo.

inicio

4. Dios creador del Hombre. El Cuerpo

-Dios creó el cuerpo del hombre de la tierra

-Todas las relaciones de los elementos orgánicos del feto son obra de Dios

-Dios es el autor de los órganos del cuerpo humano

-El sueño que Dios infundió en Adán sirvió de anestésico para la operación de formar el cuerpo de la mujer

-Dios creó el cuerpo de Eva de la costilla de Adán

-Dios creó el cuerpo de Adán del elemento de la tierra.

Y creó Dios el hombre a imagen suya: a imagen de Dios le creó; macho y hembra los creó (Gén.1,27).

Entonces Yahvéh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente (Gén. 2, 7).

Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado (Gen’ 3, 19).

De la tierra creó el Señor al hombre y de nuevo le hizo volver a ella (17, 1).

Así todos los hombres vienen del suelo, de la tierra fue creado Adán (Si. 17, 1).

Así todos los hombres vienen del suelo, de la tierra fue creado Adán (Si. 33, 10).

Yo también soy un hombre mortal como todos, un descendiente del primero que fue formado de la tierra (Sab. 7, 1).

Aclaraciones. La procedencia del cuerpo de Adán del polvo de la tierra, no es preciso entenderla inmediatamente,pues Dios pudo utilizar el cuerpo de un animal para transformarlo en cuerpo de hombre, perfeccionándole e infundiéndiendole el alma racional.

La iglesia no prohíbe las investigaciones de posibles evoluciones intermedias, pero éstas están muy lejos de convertirse en tesis demostradas científicamente.

-Todas las relaciones de los elementos orgánicos del feto, todas sus funciones de influjo y de dependencia y toda su perfección anatómica son obra admirable y exclusiva de Dios.

…aquella madre que, al ver morir a sus siete hijos…les decía :«Yo no sé cómo apareciste en mis entrañas, ni fui yo quien os regaló el espíritu y la vida, ni tampoco organicé yo los elementos de cada uno. Pues así el Creador del mundo, el que modeló al hombre en su nacimiento,… (2 Mac. 7, 22-23).

Tus manos me han plasmado me han formado,… (Job 10, 8).

¿No nos hizo él, igual que a mí, en el vientre?

¿No nos formó en el seno uno mismo? (Job 31,15).

Una herencia de Yahvéh son los hijos, una recompensa el fruto de las entrañas;… (Sal. 127, 3).

Porque tú mis riñones has formado, me has tejido en el vientre de mi madre; te doy gracias por tan grandes maravillas: prodigio soy , prodigio son tus obras (Sal. 139, 13-14).

Así dice Yahvéh que te creó, te plasmó ya en el seno y te da ayuda… (Is. 44, 2).

Ahora, pues, dice Yahvéh el que me plasmó desde el seno materno para siervo suyo,… (Is. 49, 5).

Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía,… (Jer. 1,5).

-Dios es el autor de la estructura anatómica de todos y de cada uno de los órganos del cuerpo humano.

Le respondió Yahvéh: «¿Quién ha dado al hombre la boca? ¿Quién hace al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo, Yahvéh? (Ex. 4, 11).

¿Así pagáis a Yahvéh pueblo insensato y necio? ¿No es él tu Padre, el que te creó, el que te hizo y te fundó? (Dt. 32, 4).

Tus manos me han plasmado, me han formado,… (Job, 10, 8).

De piel y de carne me vestiste

y me tejiste de huesos y nervios (Job 10, 11).

¿ No me vertiste como leche

y me cuajaste como la cuajada? (Job, 10, 10).

El que plantó la oreja,¿no va a oír?

El que formó los ojos, ¿no va a ver? (Sal. 94, 9).

Tus manos me han hecho y me han formado,… (Sal. 119, 73).

Porque tú mis riñones has formado,

me has tejido en el vientre de mi madre;

yo te doy gracias por tan grandes maravillas;

prodigio soy, prodigio son tus obras (Sal. 139, 13, 14).

El oído que oye y el ojo que ve;

ambas cosas las hizo Yahvéh (Prov. 20, 12).

Les formó boca, lengua, ojos,

oídos, y un corazón para pensar (Si. 17, 6).

Aclaración. El corazón es la sede de la inteligencia en la psicología israelita.

Aclaraciones. Job 10, 10; la ciencia médica antigua suponía la formación del embrión como una coagulación de la sangre materna bajo el influjo del elemento seminal.

Las expresiones tan rudimentarias de los hagiógrafos corresponden a unos conocimientos anatómicos entonces muy elementales. Hoy, tales conocimientos mucho más profundos, se expresan con mucha mas precisión y riqueza de vocabulario.

-El sueño profundo que hizo Dios caer sobre Adán sirvió de anestésico para la operación que quería practicar en él, para formar el cuerpo de la mujer.

Entonces Yahvéh Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con su carne. De la costilla de Yahvéh Dios había tomado del hombre formó las mujer y la llevó ante el hombre (Gén. 2, 21-22).

-Dios creó el cuerpo de Eva de una costilla de Adán.

Entonces Yahvéh Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne. De la costilla que Yahvéh Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre (Gén. 2, 21-22).

Aclaración. Unos afirman que el cuerpo de Eva fue tomado de la costilla de Adán por una acción transformativa.

Otros que fue formado en el lateral de Adán y que de allí fue sacado según las mismas exigencias de la naturaleza.

Otros sostienen que Dios, durante aquel sueño profundo y muy largo, produjo y sacó a Eva del costal de Adán, como una ninfa sale de la crisálida por la acción del tiempo.

inicio

5. Dios Creador del Hombre. El Alma viviente

-Dios creó al hombre con un alma viviente

-De la nada y en el mismo momento de infundirá en el cuerpo

-Dios creó las facultades del alma

-Es inmortal

-Es espiritual

-Distinta del cuerpo

-El Hombre ha sido creado por Dios con un alma viviente.

Entonces Yahvéh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente (Gén. 2, 7).

-Dios crea el alma humana de cada hombre de la nada, en el momento mismo de infundirla en el cuerpo.

Entonces Yahvéh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente (Gén. 2, 7).

Acuérdate de tu Creador en tus días mozos, mientras no vengan los días malos,…vuelva el polvo a la tierra, a lo que era, y el espíritu vuelva a Dios que es quien lo dio (Qo. 12, 1-7).

…porque no conoció al que le modeló a él, al que le inspiró un alma, principio de su actividad, y le infundió el espíritu que le da la vida (Sab. 15, 11).

Además teníamos a nuestro padres según la carne que nos corregían y les respetábamos. ¿No nos someteremos mejor al Padre de los espíritus para vivir? (Hebr. 12, 9).

-Dios es el autor de las facultades del alma humana.

Y creó Dios el hombre a imagen suya: a imagen de Dios le creó;… (Gén. 1, 27).

De saber e inteligencia los llenó, les enseñó el bien y el mal (Si. 17, 7).

El hombre no debe cubrirse la cabeza, pues es imagen y reflejo de Dios;… (1 Cor. 11, 7).

…y revestíos del hombre nuevo, que se va renovando hasta alcanzar un conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador,… (Col. 3, 10).

Aclaración. El hombre es imagen de Dios en cuanto a las facultades superiores de su ser.

-Dios ha creado el alma humana con sus funciones propias de amar u odiar, complacerse en alguien, buscar a Dios y bendecirle para siempre.

a) -Amar.

Su alma se aficionó a Dina, hija de Jacob, se enamoró de la muchacha y trató de convencerla (Gén. 34, 3).

b) -Odiar.

Yahvéh miró propicio a Abel y su oblación,

mas no miró propicio a Caín y su oblación,

por lo cual se irritó Caín en gran manera y

se abatió su rostro (Gén. 4, 4-5).

c) -Complacerse en alguien.

Mi justo vivirá por la fe;

mas si es cobarde, mi alma no se complacerá

en él (Hebr. 10, 38).

He aquí mi siervo a quien yo sostengo,

mi elegido en quien se complace mi alma (Is. 42, 1).

d) -Buscar a Dios sin reserva.

Amarás a Yahvéh tu dios con todo tu corazón,

con toda tu alma y con toda tu fuerza (Dt. 6, 5).

e) -Para bendecirle.

Bendice a Yahvéh, alma mía,

del fondo de mi ser, su santo nombre,

bendice a Yahvéh, alma mía,

no olvides sus muchos beneficios (Sal. 103, 1-2).

-El alma humana es inmortal.

Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados de sus pecados (2 Mac. 12, 46).

Las almas de los justos están en manos de Dios y no les alcanzará tormenta alguno. Creyeron los insensatos que habían muerto; tuvieron por desdicha su salida de este mundo, y su partida de entre nosotros por completa destrucción; pero ellos están en paz. Aunque a juicio de los hombres, hayan sufrido castigos, su esperanza estaba llena de inmortalidad (Sab. 3, 14).

Cuando ante la desgracia es arrebatado el justo, se va en paz (Is. 57, 1-2).

Sucedió. Pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado. Estado en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro en su señor. Y gritando dijo: «Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que moje en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama». Pero Abraham le dijo: «Hijo, recuerda que tu recibiste bienes durante tu vida, y Lázaro, al contrario, males; ahora pues, él es aquí consolado y tu atormentado (Lc. 16, 22-23).

Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso» (Lc. 23, 23, 43).

Aclaración.

Sus almas viven después de la muerte del cuerpo y antes de la resurrección.

Entonces oraron así: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muéstranos a cuál de estos dos has elegido para ocupar en el ministerio de apostolado el puesto del que Judas desertó para irse a donde le correspondía (Hch. 1, 24-25).

Estamos, pues, llenos de buen ánimo y preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Señor (2 Cor. 5, 8).

Es necesario que todos seamos puestos al descubierto ante el Tribunal de Cristo, para que cada cual reciba conforme a lo que hizo durante su vida mortal, el bien o el mal (2 Cor. 5, 10).

Me siento apremiado por las dos partes: por un parte deseo partir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor; mas por otra parte, quedarme en la carne es más necesario para vosotros (Fil. 1, 23-24).

Dichosos los muertos que mueren en el Señor. Desde ahora, sí, -dice el Espíritu- que descansen de sus fatigas, porque sus obras les acompañan (Apoc. 14, 13).

-El alma humana es inmortal.

La muerte es para los judíos:

a) -Ir a donde están sus padres.

Tú en tanto vendrás en paz con tus padres, serás sepultado en buena ancianidad (Gén. 15, 15).

b) -Juntarse con su pueblo.

Expiró, pues, Abraham y murió en buena ancianidad, viejo y lleno de días, y fue a juntarse con su pueblo (Gén. 25, 8).

Luego les dio (Jacob) este encargo: «Yo voy a reunirme con los míos. Sepultadme junto a mis padres en la cueva que está en el campo de Efrón el hitita,… (Gén. 49, 29).

c) -Ser colocado junto a su pueblo.

y estos fueron los años de vida de Ismael: ciento treinta y siete años. Luego expiró y murió y fue a juntarse con su pueblo (Gén. 25, 17).

Entonces Isaac expiró y murió, fue a reunirse con su pueblo, anciano y lleno de días (Gén. 35, 29).

y en habiendo acabado Jacob de hacer encargos a sus hijos, recogió sus piernas encargos a sus hijos, recogió sus piernas en el lecho, expiró y se reunió con los suyos (Gén. 49, 33).

Entonces Aarón se reunirá con los suyos; allí morirá (Núm. 20, 24).

Yahvéh habló a Moisés aquel mismo día y le dijo: «Sube a esa montaña de Abarim…En el monte al que vas a subir morirás, y te irás a reunir con los tuyos, como tu hermano Aarón murió en el monte Hor y fue a reunirse con los suyos (Dt. 32, 48-50).

Muchos la pretendieron (a Judit), pero ella no tuvo relaciones con ningún hombre en toda su vida, desde que su marido Manasés murió y fue a reunirse con su pueblo (Jdt. 16, 22).

-El alma humana es inmortal.

Después de la muerte el justo recibirá una recompensa de Dios. La muerte espera el justo un traslación y una liberación.

a) -Recibirá un recompensa de Dios.

Los justos, en cambio, viven eternamente; en el Señor está su recompensa, y su cuidado en el Altísimo. Recibirán por eso de mano del Señor la corona real del honor y la diadema de la hermosura;… (Sab. 5, 15-16).

b) -La muerte es para el justo una traslación.

Halló gracia ante Dios y Dios le amó, y como vivía entre pecadores, le trasladó (Sab. 4, 10).

c) -La muerte es para el justo una liberación.

Se lo llevó para que la maldad no pervirtiera su inteligencia o el engaño dedujera su alma; pues la fascinación del mal empaña el bien y los vaivenes de la concupiscencia corrompen la mente ingenua. Alcanzando en breve la perfección, llenó largos años. Su alma era del agrado del Señor, por eso se apresuró a sacarle de entre la maldad (Sab. 4, 11-14).

-El alma humana es inmortal.

Para los justos los sufrimientos de esta vida son una prueba transitoria que purifica sus almas y les hace merecer una inmortalidad feliz.

Aunque, a juicio de los hombres, hayan sufrido castigos, su esperanza estaba llena de inmortalidad; por una corta corrección recibirán larga recompensa, pues Dios les sometió a prueba y les halló dignos de sí;… (Sab. 3, 4-5).

Los justos, en cambio, viven eternamente; en el Señor está su recompensa y su cuidado en el Altísimo (Sab. 5, 15).

…considerando en mi corazón que se encuentra la inmortalidad en la unión en la Sabiduría, en su amistad un placer puro, en los trabajos de sus manos inagotables, riquezas, prudencia en cultivar su trato y prestigio en conservar con ella, por todos los medios buscaba la manera de hacérmela mía (Sab. 8, 17-18).

-El alma humana es inmortal.

Después de la muerte, los impíos ni tendrán esperanza ni consuelo, serán como cadáveres sin honor, oprobio entre los muertos, sumergidos en el dolor y reconocerán haber errado del camino de la verdad.

…no tendrán esperanza ni consuelo en el día de la sentencia: ¡duro es el destino de una raza inicua! (Sab. 3, 18).

Después serán cadáveres despreciables objeto de ultraje entre los muertos para siempre (Sab. 4, 19).

…el Señor les precipitará de cabeza, sin habla, les sacudirá de sus cimientos; quedarán totalmente asolados, sumidos en el dolor, y su recuerdo se perderá (Sab. 4, 19).

Luego equivocamos el camino de la verdad (Sab. 5, 6).

-El alma humana es espiritual, es decir, incorpórea e independiente de la materia.

La lámpara de Yahvéh es el hálito del hombre que explora hasta el fondo de su ser (Prov. 20, 27).

El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios (Rom. 8, 16).

En efecto, ¿qué hombre conoce lo íntimo del hombre sino el espíritu del hombre que está en él? (1 Cor. 2, 11).

-El alma humana es distinta del cuerpo por su origen, por su ser subsistente; por sus operaciones, por sus inclinaciones, por su dignidad, por su destino.

a) -Por su origen.

…vuelva el polvo a la tierra, a lo que era, y el espíritu vuelva a Dios que es quien lo dio (Eccl. 12, 7).

b) -Por su ser subsistente.

y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna (Mt. 10, 28).

c) -Por sus operaciones.

En efecto, ¿qué hombre conoce lo íntimo del hombre sino el espíritu del hombre que está en él? (1 Cor. 2, 11).

d) -Por sus inclinaciones.

Pues la carne tiene apetencias contrarias al espíritu y el espíritu contrarias a la carne, como que son en sí antagónicos, de forma que no hacéis lo que quisierais (Gál. 5, 17).

e) -Por su dignidad.

El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados (Rom. 8, 16-17).

f) -Por su destino.

…vuelva el polvo a la tierra, a lo que era, y el espíritu vuelva a Dios que es quien lo dio (Qo. 12, 7).

inicio

6. Dios Creador del hombre. El Alma, ser que da vida.

-Alma significa «ser que da vida»

-Sede del corazón y de los riñones

-El corazón sede de la actividad intelectual en el A. T.

-Los riñones sede de las pasiones en el A. T.

-El corazón y los riñones designan las potencias interiores en el A. T.

-La Palabra alma significa: ser que da la vida, persona, vida.

a) -Ser que da la vida.

Guárdate de comer sangre, porque la sangre es la vida, y no debes de comer la vida con la carne (Dt. 12, 13).

b) -Persona.

¡Cuántos los que dicen de mi vida:

«No hay salvación para él en Dios!» (Sal. 3, 3).

c) -Vida.

…libra mi alma de la espada, de las garras del perro, mi vida; sálvame de las fauces del león, y a mi pobre alma de los cuernos de los búfalos! (Sal. 21, 21-22).

-El corazón era considerado como sede de la actividad intelectual, consciente y afectiva del hombre.

a) – Sede de la actividad intelectual.

Escrútame, Yahvéh, ponme a prueba,

pasa al crisol mi conciencia y mi corazón; (Sal. 26, 2).

Mi corazón tú sondas, de noche me visitas;

me pruebas al crisol sin hallar nada, ni un impulso en mí (Sal. 17, 3).

Sóndame, oh Dios, mi corazón conoce,

pruébame, conoce mis desvelos; (Sal. 139, 23).

b) – Sede de la actividad consciente.

Haz que cese la maldad los impíos,

y afianza al justo,

tú que escrutas corazones y entrañas,

oh Dios justo (Sal. 7, 10).

c) – Sede de la actividad afectiva.

Por eso se me alegra el corazón, mis entrañas retozan,

y hasta mi carne en seguro descansa (Sal. 16, 9).

Si, cuando mi corazón se exacerbaba,

cuando se torturaba mi conciencia,

estúpido de mí, no comprendía,

una bestia era ante ti (Sal. 73, 21-22).

-Los riñones eran considerados como sede de las pasiones y de los impulsos inconscientes en el Antiguo Testamento.

¡Dentro de mí mis riñones languidecen! (Job 19, 20).

…y exultarán mi riñones al decir tus labios cosas rectas (Prov. 23, 16).

No envidie tu corazón a los pecadores, más bien tema a Yahvéh todos los días,… (Prov. 23, 17).

-El corazón y los riñones del hombre asociados designan sus potencias interiores en el Antiguo Testamento.

…y exultarán mis riñones al decir tus labios cosas rectas. (Prov. 23, 16).

¡Oh Yahvéh Sebaot, juez de lo justo, que escrutas los riñones y el corazón!… (Jer. 11, 20).

Yo, Yahvéh, exploro el corazón, pruebo los riñones, para dar a cada cual según su camino, según el fruto de sus obras (Jer. 17, 10).

¡Oh Yahvéh Sebaot, juez de lo justo, que escrutas los riñones y el corazón!, veo yo tu venganza contra ellos, porque a ti te he encomendado mi causa (Jer. 20, 12).

…así sabrán todas las Iglesias que yo soy el que sondea los riñones y los corazones, y el que os dará a cada uno según vuestras obras (Apoc. 2, 23).

Aclaración. San Juan alude a Jeremías (11, 20) y (17, 10) en Apocalipsis (2, 23).

inicio

7. Dios Creador del Hombre. Alma y Cuerpo

-Dios creó al hombre a su imagen y semejanza

-Las criaturas racionales son semejantes a Dios

-El Hombre es la maravilla más grande de toda la creación visible

-Dios creó al hombre en alma y cuerpo

-Alma y cuerpo unidos por una sola persona

-El alma es distinta del cuerpo y le da vida a éste

-Dios creó al hombre a su imagen y semejanza.

Dijo Dios: «Hagamos el hombre a imagen nuestra, según nuestra semejanza…» (Gén. 1, 26).

Aclaración. No se trata de imagen perfecta, sino imperfecta. Efectivamente la preposición «a», de la expresión «a imagen nuestra», indica acercamiento que sólo es posible entre las cosas distante, distintas o diferentes.

Además, la imagen perfecta de Dios está en Cristo, que cumple exactamente las condiciones esenciales de la imagen. Por eso de Cristo se dice:

Él es Imagen de Dios invisible… (Col. 1, 15).

es decir, afirma «es imagen» y no «a imagen».

-Las criaturas racionales son semejantes a Dios, no genérica ni especialmente, sino analógicamente y con distancia infinita.

Clases de semejanza:

a) -Individual, la que existe entre dos seres de la misma especie. Ej. dos hombres negros.

b) -Específica, la que existe entre dos seres de la misma especie, pero con características accidentales diferentes. Ej. un hombre de raza blanca y otro de raza negra.

c) -Genérica, la que afecta a dos seres del mismo género, pero no de la misma especie. Ej. un hombre y un animal.

d) -Analógica, la que se da entre dos seres que no tienen ni la misma especie ni el mismo género, sino que tienen únicamente de común que son seres. Ej. un hombre y una piedra.

La semejanza analógica admite tres grados:

1º -Las criaturas irracionales participan de la perfección divina únicamente en cuanto que tienen el ser.

2º -Que las criaturas racionales, dotadas de inteligencia y voluntad, representan y participan de las perfecciones de Dios.

3º -Las almas en gracia y los ángeles del cielo le imitan de una manera muchísimo más perfecta puesto que participan de la misma naturaleza divina.

Dijo Dios: «Hagamos al hombre a imagen nuestra, según nuestra semejanza,…» (Gén. 1, 26).

Aclaración. La semejanza del hombre con Dios es analógica y en los grados 2º y 3º.

-El hombre es la maravilla más grande de toda la creación visible.

¿Qué es el hombre para que de él te acuerdas, el hijo de Adán para que de él te cuides? Apenas inferior a un Dios le hiciste, coronándole de gloria y de esplendor; le hiciste señor de las obras de tus manos, todo fue puesto por ti bajo su pies (Sal. 5-7).

-Dios creó al hombre dotado de dos elementos sustanciales: el alma y el cuerpo.

Entonces Yahvéh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente (Gén. 2, 7).

Acuérdate de tu Creador en tus días mozos, mientras no vengan los días malos,…vuelva el polvo a la tierra, a lo que era, y el espíritu vuelva a Dios que es quien lo dio (Qo. 12, 1-7).

Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma: temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna (Mt. 10, 28).

-El alma y el cuerpo del hombre están unidos en una sola persona.

a) -Están unidos íntimamente.

Entonces Yahvéh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente (Gén. 2, 7).

Tan sólo por él sufre su carne, sólo por él se lamenta su alma (Job 14, 22).

Endereza tu corazón, manténte firme, adhiérete a él, no te separes (Si. 2-3).

…y el esplendor de su bosque y de su vergel en alma y en cuerpo será consumido (Is. 10, 18).

b) -Las acciones del alma y del cuerpo no pueden ser sólo del cuerpo.

Alzando los ojos miró, y he aquí que tres hombres estaban parados cerca de él. Tan pronto como les vio, corrió a su encuentro desde la entrada de la tienda y se postró en tierra (Gén. 18, 2).

…Lot se levantó a su encuentro y postrándose rostro en tierra, dijo: «Ea, señores,…» (Gén. 19, 1-2).

…hazme un guiso suculento para que yo lo coma y te bendiga delante de Yahvéh… (Gén. 27, 7).

…Amasías…eligió los dioses de ellos, postróse ante ellos y les quemó incienso (2 Cro. 25, 14).

…todos los servidores del rey, adscritos a la Puerta Real, doblaban la rodilla y se postraban ante Amán, porque así lo había ordenado el Rey;… (Est. 3, 2).

En esto, un leproso se le acerca y se postra ante él, diciendo: «Señor, si quieres puedes limpiarme» (Mt. 8, 2).

-El alma humana es distinta del cuerpo y le da vida a éste.

Me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?» Yo dije: «Señor Yahvéh, tú lo sabes.» Entonces me dijo: «Profetiza sobre estos huesos. Les dirás: Huesos secos, escuchad la palabra de Yahvéh. Así dice el Señor Yahvéh a estos huesos: He aquí que yo voy a hacer entrar el espíritu en vosotros, y viviréis. Os cubriré de nervios, haré crecer sobre vosotros la carne, os cubriré de piel, os daré un espíritu y viviréis; y sabréis que yo soy Yahvéh» (Ez. 37, 3-6).

Hubo un estremecimiento, y los huesos se juntaron unos con otros. Miré y vi que estaban recubiertos de nervios, la carne salía y la piel se extendía por encima, pero no había espíritu en ello. Él me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre. Dirás al espíritu: Así dice el Señor Yahvéh: Ven, espíritu, de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para que vivan.» Yo profeticé como se me había ordenado, y el espíritu entró en ellos; revivieron y se incorporaron sobre sus pies: era un enorme, inmenso ejército (Ez. 37, 7-10).

Sabréis que yo soy yahvéh cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras tumbas, pueblo mío. Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis que yo, Yahvéh, lo digo y lo hago, oráculo de Yahvéh» (Ez. 37, 13-14).

inicio

8. Dios Creador del Hombre. Estado de justicia original

-El hombre y la mujer tienen el mismo origen

-Fue creado en un estado de inocencia y felicidad

-En un estado de gracia

-En un estado de justicia de santidad

-Dotados de dones sobrenaturales

-Del don de ciencia

-Del don de inmortalidad

-Del don de impasibilidad

-La inmortalidad y la impasibilidad fueron efecto de comer los frutos del paraíso

-Dominaban todos los animales

-Dotados del conocimiento de las cosas naturales y sobrenaturales

-Dotados de armonía entre la razón y el apetito sensitivo

-El hombre, señor del cosmos

-Los hombres hablaban al principio una sola lengua

-Dios cesó en actividad como creador, juez y gobernador

-El hombre y la mujer tienen el mismo origen, naturaleza y dignidad.

Y creó Dios el hombre a imagen suya: a imagen de Dios le creó; macho y hembra los creó (Gén. 1, 27).

Aclaración. El origen, la naturaleza y la dignidad constituyen principios de igualdad fundamental en el hombre.

-El hombre fue creado en un estado primitivo de inocencia y de felicidad.

Luego plantó Yahvéh Dios un jardín en Edén, al oriente, donde colocó al hombre que había formado. Yahvéh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer, y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal (Gén. 2, 8-9).

-Dios creó a Adán y a Eva en estado de gracia.

Por tanto, como por un sólo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron;… (Rom. 5, 12).

Porque, habiendo venido por un hombre la muerte,… (1 Cor. 15, 21).

Aclaración. Si el hombre perdió la gracia como consecuencia del pecado que cometió, es evidente que fue creado por Dios en tal estado de gracia.

-Dios creó a Adán y a Eva en un estado de justicia y de santidad.

…revestiros del Hombre Nuevo, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad (Ef. 4, 24).

Dios hizo sencillo al hombre, pero él se complicó con muchas razones (Qo. 7, 29).

Aclaración. Esta sencillez consistió en un justicia interior que santifica al hombre en orden a la vida eterna.

-Los dones de que Dios dotó a Adán son sobrenaturales.

…nos han sido concedidas las preciosas y sublimes promesas, para que por ellas os hicierais partícipes de la naturaleza divina… (2 Pe. 1, 4).

Aclaración. Si por la gracia de la justificación somos regenerados, renovados, y hechos participantes de la naturaleza divina, es evidente que ésta está en el alma mientras no esté en pecado. De la posesión de la gracia brotan los demás dones, y aquélla y éstos son, por tanto, sobrenaturales.

-Dios creó al hombre dotado del don de ciencia.

El don de ciencia es un conocimiento infundido por Dios de muchas verdades de orden natural y sobrenatural.

Existen indicios muy claros en los textos sagrados.

a) -al imponer el hombre el nombre a todos los animales.

El hombre puso nombres a todos los ganados, a las aves del cielo y a todos los animales del campo,… (Gén. 2, 20).

b) -al conocer enseguida el origen, la naturaleza y la misión de la mujer.

De la costilla que Yahvéh Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mil huesos de mis huevos y carne de mi carne. Esta será llamada varona, porque del varón ha sido tomada» (Gén. 2, 22-23).

Aclaración. Como nuestros primeros padres fueron creados en la edad adulta y estaban destinados a ser los primeros maestros y educadores de la humanidad, era congruente que Dios les dotará de conocimientos naturales correspondientes a su edad y a la misión que tenían que desempeñar, y de conocimientos sobrenaturales para lograr el fin para el cual Dios los había creado.

-Dios creó al hombre dotado del don de la inmortalidad.

a) -Conminó con la muerte la desobediencia del precepto.

…del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio (Gén. 2, 17).

Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Pues eres polvo y al polvo tornarás (Gén. 3, 19).

b) -Dios no hizo la muerte.

…que no fue Dios quien hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de lo vivientes; (Sab. 1, 13).

Por tanto, como por un sólo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron;… (Rom. 5, 12).

-Dios dotó a Adán del don de impasibilidad.

Impasibilidad es la carencia de posibilidad de sufrir.

No consta claramente en la Sagrada Escritura, pero se puede deducir, sin temor a errar, de los siguientes textos:

Luego plantó Yahvéh Dios un jardín en Edén, al oriente, donde colocó al hombre que había formado. Yahvéh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer,… (Gén. 2, 8).

Y creó Dios el hombre a imagen suya: a imagen de Dios le creó;… (Gén. 1, 27).

A la mujer le dijo: «Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con trabajo parirás los hijos. Hacia tu marido irá tu apetecencia y él te dominará». Al hombre le dijo: «Por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que yo te había prohibido comer, maldito sea el suelo por tu causa; con fatiga sacarás de él el alimento todos los días de tu vida. Espinas y abrojos te producirá, y comerás la hierba del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo pues de él fuiste tomado (Gén. 3, 16-19).

Aclaración. Antes del pecado no existían estas calamidades que tantos dolores producen a los hombres.

-La inmortalidad y la impasibilidad en Adán fueron efecto producido por comer de los frutos de los árboles del paraíso.

Es una deducción bastante probable de estos textos sagrados:

Yahvéh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer,… (Gén. 2, 9).

Y Dios impuso al hombre este mandamiento: «De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio» (Gén. 2. 16-17).

Aclaración. De modo semejante a como le sobrevino la muerte por comer del árbol prohibido, así le hubiera sobrevenido la inmortalidad si hubiese comido solamente de los árboles permitidos.

-Dios concedió a Adán y a Eva un perfecto dominio de todos los animales.

Dijo Dios: «Hagamos el hombre a imagen, según nuestra semejanza, y dominen en los peces del mar, en las aves del cielo, en los ganados y en todas las alimañas, y en toda sierpe que serpea sobre la tierra (Gén. 1, 26).

Sobre toda carne impuso su temor para que dominara a fieras y volátiles (Si. 17, 4).

-Dios dotó a Adán y a Eva de una ciencia extraordinaria de las cosas naturales y de los misterios sobrenaturales.

a) -De las cosas naturales.

Y Yahvéh Dios formó de suelo todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada ser viviente tuviese el nombre que el hombre le diera (Gén. 2, 19).

De saber e inteligencia los llenó, les enseñó el bien y el mal. Puso su ojo en sus corazones, para mostrarles la grandeza de sus obras (Si. 17, 7-8).

Aclaración. Adán asignó los nombres a los animales de acuerdo con sus características naturales que evidentemente conoció, como conoció también las características naturales de las demás cosas creadas.

b) -De los misterios sobrenaturales.

Aún les añadió el saber, la ley de vida dióles en herencia. Alianza eterna estableció con ellos, y sus juicios les enseñó. Los ojos de ellos vieron la grandeza de su gloria, la gloria de su voz oyeron sus oídos (Si. 17, 11-13).

-Dios creó al hombre con una armonía perfecta entre la razón y el apetito sensitivo.

Estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, pero no avergonzaban el uno del otro (Gén. 2, 25).

Aclaración. «No se avergonzaban el uno del otro» expresión que demuestra la quietud de la concupiscencia de la carne que la tenían sometida a la razón.

-Dios constituye al hombre señor del cosmos, administrador responsable de sus dones y continuador de la obra de la creación.

y los bendije Dios y les dijo: «Sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad en los peces del mar, en las aves del cielo y en todo animal que serpea sobre la tierra (Gén. 1, 28).

-Los hombres hablaban una sola lengua al principio del género humano.

Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras (Gén. 11, 1).

-Dios Padre cesó su actividad como creador, como juez y como gobernador.

a) -Como creador.

…y el día séptimo cesó Dios de toda tarea que había hecho (Gén. 2, 2).

b) -Como juez.

Porque el Padre no juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al Hijo (Jn. 5, 22).

c) -Como gobernador.

Jesús se acercó a ellos y les habló así; «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra (Mt. 28, 18).

inicio

9. El Hombre es libre

-El hombre goza de libertad cuando somete las pasiones al espíritu y éste a Dios

-El hombre pierde su libertad cuando se esclaviza por el pecado

-El hombre es libre y goza de su verdadera libertad cuando somete las pasiones malas al espíritu y el espíritu a Dios.

Libertad es la facultad de obrar o de no obrar el bien aprehendido por el entendimiento, con voluntad exenta de influjos externos -circunstancias que coaccionan- e internos -pasiones que inducen al mal-.

Moisés convocó a todo Israel y les dijo: «…Mira, yo pongo hoy ante ti vida y felicidad, muerte y desgracia…Escoge, pues, la vida, para que vivas, tú y tu descendencia,… (Dt. 29, 1 y 30, 15 y 19).

Pero, si no os parece bien servir a Yahvéh, elegid hoy a quién habéis de servir, o a los dioses a quienes servían nuestros padres más allá del Río, o a los dioses de los amorreos en cuyo país habitáis ahora (Jos. 24, 15).

Porque el Señor es el Espíritu, y donde está él y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad (2 Cor. 3, 17).

Él fue quien al principio hizo al hombre,

y le dejó en manos de su propio albedrío.

Si tú quieres, guardarás los mandamientos,

permanecer fiel es cosa tuya.

Él te ha puesto delante fuego y agua,

a donde quieras puedes llevar la mano.

Ante los hombres la vida está y la muerte,

lo que prefiera cada cual se le dará (Si. 15, 14-17).

Teme a Dios y guarda sus mandamientos, que eso es ser hombre cabal (Qo. 12, 13).

Decía Jesús a los judíos que habían creído en él: «Si os mantenéis fieles a mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres» (Jn. 8, 31-32).

Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo…» (Jn. 8, 34).

Si, pues, el Hijo os da la libertad, seréis realmente libres (Jn. 8, 36).

Pero gracias a Dios, vosotros, que erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquel modelo de doctrina al que fuisteis entregados, y liberados del pecado… (Rom. 6, 17-18).

Porque, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; sólo que no toméis de esa liberad pretexto para la carne; antes al contrario, servíos por amor los unos a los otros (Gál. 5, 13).

-El hombre pierde su libertad cuando se esclaviza por el pecado.

Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo (Jn. 8, 34).

Pero gracias a Dios, vosotros, que erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquel modelo de doctrina al que fuisteis entregados y liberados del pecado os habéis hecho esclavos de la justicia (Rom. 6, 17-18).

inicio

10. Dios conservador

-Dios conserva todas las cosas creadas

-Podría reducirlas a la nada si quisiera

-Toda la creación sideral subsiste según los designios de Dios

-Toda la creación no subsistiría sin una providencia especial de Dios

-Dios no aniquilará jamás ninguna de las cosas creadas por él

-Dios conserva todas las cosas del universo desde las más grandes hasta las más insignificantes que sean.

Conservación es la permanencia en el ser.

Escondes tu rostro y se anonadan,

les retiras su soplo y expiran

y a su polvo retornan.

Envías tu soplo y son creados

y renuevas la faz de la tierra (Sal. 103, 29-30).

Y, ¿Cómo podría subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo se conservaría si no la hubieses llamado? Mas tú todo lo perdonas porque todo es tuyo, Señor que amas la vida (Sab. 1, 25-26).

Él existe con anterioridad a todo,

y todo tiene en él su consistencia (Col. 1, 17).

…y siendo el que sostiene todo con su palabra poderosa… (Hebr. 1, 3.)

-Dios podría reducir las cosas creadas a la nada, si quisiera.

Y, ¿Cómo podría subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo se conservaría si no la hubieses llamado? (Sab. 11, 25).

Aclaración. la conservación es la misma acción creadora continuada incesantemente sobre todas las cosas para que permanezcan en el ser. Si Dios suspendiera su acción conservadora, todo volvería instantáneamente a la nada.

-Toda la creación sideral subsiste según los designios de Dios.

…el que envía la luz, y ella va, el que la llama, y temblorosa la obedece; brillan los astros en su puesto de guardia llenos de alegría, y los llama y le dicen. ¡Aquí estamos!, y brillan alegres para su Hacedor (Ba. 3, 33-35).

-Toda la obra de la creación no puede subsistir a través de los tiempos, sin una providencia especial de Dios para conservarla.

Y ¿Cómo podría subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo se conservaría si no la hubieses llamado? (Sab. 11, 25).

-Ninguna de las cosas creadas permanecerían en el ser, si Dios no quisiese conservarlas.

Y ¿Cómo podría subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo se conservaría si no la hubieses llamado? (Sab. 11, 25).

-Dios no aniquilará jamás ninguna de las cosas creadas por Él.

Sobre sus bases asentaste la tierra, inconmovible para siempre jamás (Sal. 103, 5).

Comprendo que cuanto Dios hace es duradero; nada hay que añadir ni nada que quitar. y así hace Dios que se le tema, lo que es, ya ante fue; lo que será ya es (Qo. 3, 14).

Él todo lo creó para que subsistiera,

las criaturas del mundo son saludables,

no hay en ellas veneno de muerte

ni imperio de Hades sobre la tierra (Sab. 1, 14).

Mas tú todo lo perdonas porque todo es tuyo, Señor que amas la vida (Sab. 11, 26).

inicio

11. Origen del género humano

-Dios mandó la procreación de los hijos

-Todo el género humano procede de Adán y Eva

-Los niños nacerían también por generación carnal si Adán y Eva no hubiesen pecado

-Dios mandó al hombre la procreación de los hijos.

y los bendijo Dios y les dijo: «Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y someterla;… (Gén. 1, 28).

-Todo el género humano procede de la primera pareja Adán y Eva.

El día en que hizo Yahvéh Dios la tierra y los cielos, no había aún en la tierra arbusto alguno del campo, y ninguna hierba de campo había germinado todavía, pues Yahvéh Dios no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre que labrara el suelo (Gén. 2, 4-5).

Por tanto, no había ningún hombre sobre la tierra antes de la creación de la Adán.

…mas para el hombre no encontró una ayuda adecuada (Gén. 2, 20).

Por tanto, Adán se encontraba totalmente sólo antes de la creación de Eva.

Ella -la divina sabiduría- protegió al padre del mundo, al primer hombre formado por Dios, cuando fue creado sólo (Sab. 10, 1).

Por tanto, Adán es la cabeza de toda la humanidad.

El hombre llamó a su mujer «Eva», por ser ella madre de todos los vivientes (Gén. 3, 20).

Por tanto, Eva es también cabeza de todos los hombres.

Tú creaste a Adán, y creaste a Eva, su mujer para sostén y ayuda, y para que de ambos proviniera la raza de los hombres (Tob. 8, 6).

-Los niños hubieren nacido también por generación carnal, si Adán y Eva hubieren permanecido en estado de inocencia.

Y creó Dios el hombre a imagen suya: a imagen de Dios los creo; macho y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: «Sed fecundos y multiplicaos y llenad la tierra y sometedla;… (Gén. 1, 27-28).

Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne (Gén. 2, 24).

Aclaración. Así lo preceptuó Dios cuando estaban todavía en estado de inocencia.

inicio

12. Dios Padre

-A Dios le conviene el nombre de Padre

-Dios es el único a quien conviene el nombre de Padre

-La relación de Dios con el hombre es de Padre

-Dios es Padre de todos los hombres

-Todos los hombres son hijos de Dios

-Todos los hombres somos hermanos

-Cristo llama a todos para que sean hijos de Dios

-Dios ha hecho los hombres sus hijos adoptivos

-El «Espíritu de adopción es el que nos hace tener a Dios por Padre

-Cristo llama a Dios «su padre»

-Cristo dice «vuestro Padre» cuando habla a los pecadores

-Cristo antepone el parentesco espiritual al carnal

-Las relaciones del hombre con Dios debe ser regidas por ley de amor y no de temor

-A Dios le conviene el nombre de Padre.

¿No es él tu Padre, el que te creó, el que te hizo y te fundó? (Dt. 32, 6.)

¿No tenemos todos un mismo Padre? ¿No un sólo Dios que nos ha creado? (Mal. 2, 10).

Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre! (Rom. 8, 15).

…para nosotros no hay más que un sólo Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y para el cual somos;… (1 Cor. 8, 6).

Un sólo Señor, una sola fe, un sólo bautismo, un sólo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos (Ef. 4, 6).

-Dios es el único a quien conviene el nombre de «Padre» en toda su plenitud.

No llaméis a nadie «Padre» vuestro en la tierra, porque uno sólo es nuestro Padre: el del cielo (Mt. 23, 9).

-Dios Padre de todos los hombres.

¿No es él tu padre, el que te creó, el que te hizo y te fundó? (Dt. 32, 6.)

Cuando el Altísimo repartió las naciones, cuando distribuyó a los hijos de Adán, fijó las fronteras de los pueblos, según el número de los hijos de Dios;… (Dt. 32, 8).

Si el justo es hijo de Dios, él le asistirá, le librará de las manos de sus enemigos (Sab. 2, 18).

«Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos,…» (Mt. 6, 9).

«Que si vosotros perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;…» (Mt. 6, 14).

Él les dijo: «Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre,…» (Lc. 11, 2).

Dijo a sus discípulos: «…No temas, pequeño rebaño, porque a vuestro Padre le ha parecido bien daros a vosotros el Reino» (Lc. 12, 32).

Aclaración. Se deduce claramente la condición universal de su paternidad.

-Todos los hombres son Hijos de Dios.

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! (1 Jn. 3, 1).

-Todos los hombres somos hermanos.

¡Anuncie yo tu nombre a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabe! (Sal. 22, 23).

Por eso no se avergüenza de llamarles hermanos cuando dice: Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la asamblea te cantaré himnos (Hebr. 2, 12).

-Jesucristo ha llamado a todos los hombres desde toda la eternidad a que sean hijos adoptivos de Dios.

…eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad,… (Ef. 1, 5).

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! (1 Jn. 3, 1).

-Dios ha hecho a los hombres hijos adoptivos suyos.

En efecto, todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre!

El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios (Rom. 8, 14-16).

La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama ¡Abbá, Padre!. De modo que ya no eres esclavo sino hijo; y si hijo, también heredero por voluntad de Dios (Gál. 4, 6-7).

-El «Espíritu de adopción» es el que hace a los cristianos tener a Dios por Padre.

…recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que os hace exclamar: ¡Abbá, Padre! (Rom. 8, 15).

-Jesucristo llama a Dios «Su Padre».

No todo el que me diga: «Señor, Señor», entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial (Mt. 7, 21).

Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre» (Mt. 12, 50).

Él les respondió: «Toda planta que no haya plantado mi Padre celestial será arrancada de raíz (Mt. 15, 13).

Yo os aseguro también que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos (Mt. 18, 19).

¿O piensas que no puedo yo rogar a mi Padre, que pondría al punto a mi disposición más de doce legiones de ángeles? (Mt. 26,) 53.

-Jesucristo no dice «Nuestro Padre» sino «vuestro Padre» cuando habla a los pecadores.

Que si vosotros perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonarás también a vosotros vuestro Padre celestial; pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas (Mt. 6, 14-15).

Y cuanto os pongáis de pie para orar, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre, que está en los cielos, os perdone vuestras ofensas (Mc. 11, 25-26).

-Jesucristo antepone los lazos del parentesco espiritual a los del parentesco carnal.

El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí (Mt. 10, 37).

Caminaba con él mucha gente, y volviéndose les dijo: «Si alguno viene donde mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío (Lc. 14, 25-26).

Aclaración. «Odia» es una expresión hebraica. Jesucristo no pide odio, sino desprendimiento completo, inmediato para ser su discípulo.

Así se desprende del siguiente texto:

Mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas.» Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza» (Lc. 9, 57-58).

-Las relaciones del hombre con Dios deben ser regidas por la Ley del Amor y no por la del temor.

Jesús le respondió: «Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él…» (Jn. 14, 23).

«Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando…» (Jn. 15, 13-14).

«No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer…» (Jn. 15, 15).

Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre! (Rom. 8, 18).

No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo; quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor (1 Jn. 4, 18).

Aclaración. Amor filial y temor servil son incompatibles. El temor filial de quien teme no amar bastante es una forma superior del amor.

inicio

13. Dios Creador. Fin del Hombre

-Para la inmortalidad

-Para la bienaventuranza eterna

-Para la felicidad

-El objetivo final de la vida humana, es la eterna bienaventuranza

-Dios llama a todos a la Santidad

-Dios creó al Hombre para la inmortalidad.

…vuelva el polvo a la tierra, a lo que era, y el espíritu vuelva a Dios que es quien lo dio (Qo. 12, 7).

Porque Dios creó al hombre incorruptible, le hizo imagen de su misma naturaleza; (Sab. 2, 23).

En cambio las almas de los justos están en las manos de Dios y no les alcanzará tormento alguno. Creyeron los insensatos que habían muerto; tuvieron por desdicha su salida de este mundo, y su partida de entre nosotros por completa destrucción; pero ellos están en paz (Sab. 3, 1-3).

Aunque, a juicio de los hombres, hayan sufrido castigos, su esperanza estaba llena de inmortalidad (Sab. 3, 4).

-Dios elige y llama a todos los hombres en Jesucristo desde toda la eternidad a la vida bienaventurada, incoada ya de modo místico por la unión de los fieles con Cristo glorioso.

…por cuanto nos ha elegido en él antes de la creación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor; eligiéndonos de antemano para ser hijos adoptivos por medio de Jesucristo,… (Ef. 1, 4-5).

Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia,… (Col. 3, 12).

…Dios nos ha escogido desde el principio para la salvación mediante la acción santificadora del Espíritu y la fe en la verdad (2 Tes. 2, 13).

-El fin último y sobrenatural para el cual Dios ha creado al hombre es su propia felicidad en la buenaventura eterna.

Entonces dirá el Rey a los de su derecho: Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo (Mt. 25, 34).

Pero al presente, libres de pecado y esclavos de Dios, fructificáis para la santidad; y el fin, la vida eterna (Rom. 6, 22).

Pues del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo. Pero cada cual en su rango: Cristo como primicias; luego los de Cristo en su venida. Luego el fin, cuando entregue a Dios Padre el Reino…para que Dios sea todo en todo (1 Cor. 15, 22-18).

…en la Revelación de Jesucristo. A quien amáis sin haberle visto; en quien creéis, aunque de momento no le veáis, rebosando de alegría inefable y gloriosa; y alcanzáis la meta de vuestra fe, la salvación de las almas (1 Pe. 1, 8-9).

-El objetivo final de la vida humana es la eterna Bienaventurada.

…que no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro (Hebr. 13, 14).

Pero nosotros somos ciudadanos del cielo,… (Fil, 3, 20).

Pues esperaba la ciudad asentada sobre cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios (Hebr. 11, 10).

-Dios llama a todos sus hijos a la Santidad.

Pero al presente, libres del pecado, y esclavos de Dios, fructificáis para la santidad; y el fin la vida eterna (Rom. 6, 22).

inicio

14. Dios Creador. Creación natural

-Toda la energía vital procede de Dios

-Creó la tierra en condiciones necesarios para ser habitada

-Realizó tres obras en la creación natural

-Para perfección del universo y manifestación de sus perfecciones infinitas

-Para gloria suya y servicio del hombre

-Para utilidad del hombre

-Sujetas a mutación de su sustancia

-Toda la energía vital de los hombres, de los animales y de las plantas procede de Dios.

…en ti está la fuente de la vida, y en tu luz vemos la luz (Sal. 36, 10).

-Dios creó la tierra con las condiciones necesarias y suficientes para ser habitada por los hombres y por los animales.

…él, que es Dios, plasmador de la tierra y su hacedor, él, que la ha fundamento, y no la creó caótica, sino que para ser habitada la plasmó (Is. 45, 18).

-Dios realizó tres obras en la creación del mundo natural.

a) -La creación en sí misma:

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Gén. 1, 1).

b) -La separación de los elementos:

…y separó Dios la luz de las tinieblas (Gén. 1, 4).

…y separó las aguas que hay debajo del firmamento, de las aguas que hay encima del firmamento… (Gén. 1, 7).

c) – El adorno de la creación:

Dijo Dios: «Haya lumbreras en el firmamento celeste para separar el día de la noche, y hagan de señales para las solemnidades, para los días y para los años, y hagan de lumbreras en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra.» Y así fue. Hizo, pues, Dios, las dos lumbreras mayores: la lumbrera grande para dominio del día, y la hubiera pequeña para dominio de la noche, y las estrellas (Gén. 1, 14-19).

-Dios crea gran diversidad de seres para lograr la mayor perfección del universo y la plena a manifestación de sus perfecciones infinitas.

¿Por qué un día es superior a otro, si toda la luz de cada día del año viene del sol? En la mente del Señor fueron diferenciados, él hizo distintas estaciones y fiestas. A unos los ensalzó y santificó, a otros los hizo días ordinarios. Así todos los hombres vienen del suelo, de la tierra fue creado Adán. Con su gran sabiduría los diferenció el Señor, e hizo distintos sus caminos (Si, 33, 7-11).

-Las criaturas irracionales, plantas y animales han sido creados por Dios, para gloria suya y para servicio del hombre.

a) -Creados para gloria suya.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento (Sal. 18, 1).

…el mundo, la vida, el presente, el futuro, todo es vuestro; y vosotros de Cristo y Cristo de Dios (1 Cor. 3, 22-23).

Aclaración. Expresa claramente una jerarquía de valores, cada uno de los cuales al servicio del superior.

b) -Creados para el servicio del hombre.

Dijo Dios: «Mirad que os ha dado toda hierba de semilla que existe sobre la haz de toda la tierra y todo árbol que lleva fruto de semilla: eso os servirá de alimento (Gén. 1, 29).

Y a todo animal terrestre, a toda ave de los cielos y a todo ser animado que se arrastra sobre la tierra, les doy por alimento toda hierba verde (Gén. 1, 30).

Dios bendijo a Noé y a sus hijos y les dijo: «…infundiréis temor y miedo a todos los animales de la tierra, y a todas las aves del cielo, y a todo lo que repta por el suelo, y a todos los peces del mar; quedan a vuestra disposición (Gén. 9, 2).

Todo lo que se mueve y tiene vida os serviré de alimento; todo os lo doy, lo mismo que os di la hierba verde (Gén. 9, 3).

…la hierba haces brotar para el ganado, y las plantas para el uso del hombre… (Sal. 104, 14).

…para que saque de la tierra el pan y el vino que recrea el corazón del hombre… (Sal. 104, 14-15).

Aclaración. Cada uno de los elementos, tierra, plantas, animales y hombre, en perfecta jerarquía de valores, han sido creados para el servicio y utilidad del superior, y en último término, todos para beneficio del hombre.

-El fin intermedio de la creación de las cosas visibles es la utilidad del hombre.

…le hiciste (al hombre) señor de las obras de tus manos, todo fue puesto por ti bajo sus pies (Sal. 8, 7).

Porque ha sometido todas las cosas bajo sus pies. Mas cuando él dice que «todo está sometido», es evidente que se excluye a Aquel que ha sometido a él todas las cosas,… (1 Cor. 15, 27).

-Todas las criaturas materiales creadas por Dios están sujetas a la mutación de su sustancia.

a) -Las criaturas materiales.

Desde antigua tú fundaste la tierra,

y los cielos con la obra de tus manos;

ellos perecen, mas tú quedas,

todos ellos como la ropa desgastan,

como un vestido los mudas tú, y se mudan (Sal. 102, 26-27).

La flor se marchita, se seca la hierba,… (Is. 40, 7).

b) -El hombre.

El hombre nacido de mujer,

corto de días y harto de tormentos.

Como la flor brota y se marchita,

y huye deshace cual leño carcomido.

cual vestido que roe la polilla (Job 14, 1-2).

Pues aridecen resto como el heno,

como la hierba tierna se marchitan (Sal. 37, 2).

Tú al polvo reduces a los hombres,

diciendo: «Tornad, hijos de Adán!» (Sal. 90, 3).

Tú los arrastras, no son más que un sueño,

como la hierba que a la mañana brota;

por la mañana brota y florece,

por la tarde se amustia y se seca (Sal. 90, 5-6).

¡El hombre! Como la hierba sus días,

como la flor del campo así florece;

pasa por él un soplo, y ya no existe,

ni el lugar donde estuvo le vuelve a conocer (Sal. 103, 15-16).

inicio

15. Dios Creador. Animales y plantas

-De los animales terrestres

-De los animales marinos

-De todas las plantas

-Dios creó toda clase de animales terrestres; ganados, reptiles, insectos y demás especies ordenando que la tierra lo produzca.

Dijo Dios: «Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganados, sierpes y alimañas, según su especie.» Y así fue. Hizo, pues, Dios las alimañas según su especie, y los ganados según su especie, y toda sierpe del suelo según su especie. Y vio Dios que estaba bien (Gén. 1, 24-25).

Aclaración. «Sierpes» designa a toda clase de animales que reptan o se deslizan por la tierra. «Alimañas», toda clase de animales irracionales pequeños, especialmente insectos.

-Dios creó toda clase de monstruos marinos y de otros animales acuáticos haciéndolos bullir del cúmulo de las aguas.

Dijo Dios: «Bullan las aguas de bichos vivientes y revolotean aves sobre la tierra contra la haz del firmamento celeste.» Y así fue. Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todos los seres vivientes que bullen serpeando en las aguas según su especie (Gén. 1, 20-21).

-Dios creó las plantas con sus semillas y los árboles frutales haciéndolos brotar de la superficie de la tierra.

Dijo Dios: «Brote la tierra verdor: hierbas de semilla y árboles frutales que den sobre la tierra fruto con su semilla dentro.» y así fue: Produjo la tierra verdor: hierbas de semilla y árboles que dan fruto con la semilla dentro, según su especie (Gén. 1, 11-12).

inicio

16. Dios es Rey

-Dios es Rey y reina eternamente

-Su Reino es la soberanía sobre las criaturas

-Produce justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo

-Su Reino tiene su principio en la tierra

-Empieza con la fase del Bautismo

-Cristo inaugura el Reino

-Constituido por la conversión del corazón

-No consiste en cosas materiales, sino que es una realizó del espíritu

-Se realiza en el Interior de cada uno

-Insignificante al comienzo llega a desarrollarse grandemente

-Dios es Rey y Reina eternamente.

¡Yahvéh reinará por siempre jamás! (Ex. 15, 18).

Yahvéh se sienta como rey eterno (Sal. 29, 10).

Porque yahvéh, el Altísimo, es terrible, Rey grande sobre la tierra toda (Sal. 47, 3).

Reina Dios sobre las naciones, Dios, sentado en su sagrado trono (Sal. 47, 9).

Oh Dios, mi rey desde el principio,… (Sal. 74, 12).

Yahvéh es rey, de majestad vestido,… (Sal. 93, 1).

Decid entre las naciones: «Yahvéh es rey!» (Sal. 96, 10).

¡Reina Yahvéh! la tierra exulte, alégrense las islas numerosas! (Sal. 97, 1).

Reina Yahvéh, los pueblos tiemblan; sentado en querubines, la tierra se estremece;… (Sal. 99, 1).

-El Reino de Dios es la soberanía que Dios tiene sobre la universalidad de las criaturas y la providencia con que las gobierna.

a) – Soberanía sobre las criaturas.

Porque es Yahvéh un Dios grande, un Rey grande sobre todos los dioses; en sus manos están las honduras de la tierra, y suyas son las cumbres de los montes, suyo el mar, pues él mismo lo hizo, y la tierra firme que sus manos firmaron (Sal. 95, 3-5).

b) – Providencia con que las gobierna.

Entonces Josafat…dijo: «Yahvéh, Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en el cielo, y no dominas tú en todos los reinos de las naciones? ¿No está en tu mano el poder y la fortaleza, sin que nadie pueda resistirte? (2 Cor. 20, 5-6).

Mardoqueo oró al Señor…y exclamó:

¡Señor, Señor, Rey Omnipotente!

Todo está sometido a tu poder,

y no hay quien pueda resistir tu voluntad

si has decidido salvar a Israel (Est. 4, 17).

-El Reino de Dios es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo (Rom. 14, 17).

-El Reino de Dios tiene su principio acá en la tierra.

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos los conquistan (Mt. 11, 12).

Pero si por el Espíritu de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios (Mt. 12, 28).

La Ley y los profetas llegan hasta Juan; desde ahí comienza a anunciarse la Buena Nueva del Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él (Lc. 16, 16).

habiéndole preguntado los fariseos cuando llegaría el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios, viene sin dejarse sentir. Y no dirán: «Vedlo aquí o allá, porque el Reino de Dios ya está entre vosotros» (Lc. 17, 20-21).

Aclaración. «Sufre violencia» quiere decir, los que conquistan el Reino al precio de las más duras renuncias, o también la tiranía de las Potencias demoníacas o de sus secuaces de la tierra que intentan conservar su imperio en este mundo o obstaculizar el Reino de Dios, o bien que se establece con fuerza a pesar de todos los obstáculos.

-El Reino de Dios empieza con una fase en la vida presente que todo bautizado obtiene en la Iglesia.

Es doctrina confirmada por los siguientes textos: La Ley y los profetas llegan hasta Juan; desde ahí comienza a anunciarse la Buena Nueva del Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él (Lc. 16, 16).

…mas ¡qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la vida!; y pocos son los que encuentran (Mt. 7, 14).

Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: «Vedlo aquí o allá, porque el Reino de Dios ya está entre vosotros» (Lc. 17, 20-21).

-Jesucristo inaugura el Reino de Dios.

Pero si por el Espíritu de Dios expulsó yo lo demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios (Mt. 12, 28).

-El Reino de Dios es constituido por la conversión total del corazón.

Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: «Convertíos, porque el Reino de los Cielos está cerca» (Mt. 4, 17).

-El Reino de Dios no consiste en cosas materiales y externas, no es de este mundo, es de una realidad espiritual inefable y se entra en él naciendo de nuevo.

a) -No consiste en cosas materiales y externas.

Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo (Rom. 14, 17).

b) -No es de este mundo.

Respondió Jesús: «Mi Reino no es este mundo…» (Jn. 18, 36).

c) -Es de una realidad espiritual inefable.

…ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman (1 Cor. 2, 9).

d) -Se entra en él naciendo de nuevo.

Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios» (Jn. 3, 3).

-El Reino de Dios sobre los hombres se realiza en el interior de cada uno.

…-Jesús- les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: "Vedlo aquí o allá", porque el Reino de Dios ya está entre vosotros» (Lc. 17, 21).

-El Reino de Dios, insignificante en sus comienzos, llega a desarrollarse hasta adquirir grandes proporciones.

Otra parábola les propuso: «El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza…que cuando crece es mayor que las hortalizas y se hace árbol,… (Mt. 13, 31-32).

Decía también: ¿A qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos? Es como un grano de mostaza que, crece y se hace mayor que todas las hortalizas… (Mc. 4, 30-32).

Decía, pues: «¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Es semejante a un grano de mostaza…y creció hasta hacerse árbol,… (Lc. 13, 18-19).

inicio

17. Dios es Juez

-Dios es Juez Justo

-Dios juzga también a los hombres en esta vida

El es la Roca, su obra es consumada, pues todos sus caminos son justicia. Es Dios de lealtad, no de perfidia, es recto y justo (Dt. 32, 4).

Dios, el juez justo,

tardo a la cólera,

pero irritable Dios en todo tiempo

para el que no se vuelve (Sal. 6, 12-13).

Yahvéh es justo en todos sus caminos, en todas sus obras amoroso;… (Sal. 145, 17).

-Dios juzga también a los hombres en esta vida.

Ya todo se ha terminado para ti; voy a desencadenar mi cólera contra ti, para juzgarte según tu conducta y pedirte cuentas de todas tus prácticas abominables (Ez. 7, 3).

No tendré para ti una mirada de piedad, no te perdonaré, sino te pediré cuentas de tu conducta; tus prácticas abominables quedarán presentes en medio de ti, y sabréis que yo soy Yahvéh (Ez. 7, 4).

Ahora voy a derramar sin tregua mi furor sobre ti y a saciar mi cólera en ti; voy a juzgarte según tu conducta y a pedirte cuentas de todas tus prácticas abominables (Ez. 7, 8).

inicio

18. Dios es Gobernador

-Existe la gobernación divina

-Dios ejerce su concurso divino en las operaciones de las criaturas

-Dios conserva y gobierna todas las criaturas con su providencia

-El gobierno de Dios se extiende a todos los seres y acontecimientos

-Aparece en el Antiguo Testamento

-Se extiende a todos los seres y acontecimientos

-Existe la gobernación de todos los seres creados.

Gobernación es la dirección actual de las cosas hacia su fin, según el plan del orden preexistente en la mente divina.

Que a la nave, al fin, la inventó el afán de lucro, y la sabiduría fue el artífice que la construyó; y es tu Providencia, Padre, quien la guía,… (Sab. 14, 2-3).

-Dios ejerce su concurso divino en las operaciones de todos los seres creados.

Concurso divino es la acción del poder de Dios que influye en las acciones naturales de las criaturas.

Hay diversidad de operaciones, pero es el mismo el Dios que obra todo en todos (1 Cor. 12, 6).

-Dios conserva y gobierna todas las cosas creadas con su Providencia.

El dogma de la divina gobernación aparece con toda fuerza en el Antiguo Testamento y ofrece un conocimiento claro de todo lo que Dios pretende de este mundo creado.

El Gobierno de Dios es universal, insustituible, dependiente de él en todo, que conduce todas las cosas, es tal que no anula la libertad del hombre, lleno de beneficios, finalmente es tal que aunque los malvados triunfen de momento, pero serán castigados al final.

a) -Universalidad del gobierno divino:

Yo anuncio desde el comienzo lo que viene después y desde el principio lo que aún no ha sucedido. yo digo; «Mis planes se realizarán y todos mis deseos llevaré a cabo (Is. 46, 10).

b) -Sin Dios nada puede subsistir:

Y, ¿Cómo podrá subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo podrá subsistir cosa que no hubieses querido? ¿Cómo se conservaría si no la hubieses llamado? (Sab. 11, 25).

c) -Todo depende de él.

El que cubre de nubes los cielos,

el que lluvia a la tierra prepara,

el que hace germinar en los montes la hierba,

y las plantas para uso del hombre,

el que dispensa al ganado su sustento,

y a las crías del cuervo cuando chillan (Sal. 146. 8, 9).

Todo ellos de ti están esperando que les des a su tiempo su alimento; tú se lo das y ellos lo toman abres tu mano y se sacian de bienes (Sal. 103, 27-28).

Escondes tu rostro y se anonadan,

les retiras su soplo y expiran

y a su polvo retornan.

Envías tu soplo y son creados,

y renuevas la faz de la tierra (Sal. 103, 29-30).

Los ojos de todos se fijan en ti, esperan

que les des a su tiempo el alimento;

abres tu mano tú y sacias el deseo de todo ser viviente (Sal. 144, 15-16).

Ea, temamos a Yahvéh nuestro Dios que la lluvia tempranera y la tardía a su tiempo; que nos garantiza las semanas que regulan la siega (Jer. 5, 24).

d) -Aunque el hombre se afane, pero es Dios quien conduce sus caminos.

El corazón del hombre medita su camino,

pero es Yahvéh quien asegura sus pasos (Prov. 16, 9).

Yahvéh, tú nos pondrás a salvo, que también llevas a cabo todas nuestras obras (Is. 26, 12).

¿No puedo hacer yo con vosotros, casa de Israel, lo mismo que este alfarero? -oráculo de Yahvéh-

Mirad que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, casa de Israel (Jer. 18, 6).

El corazón del Rey es como el agua del canal en manos de Yahvéh, que él dirige a donde quiere (Prov. 21, 1).

Que a la nave al fin la inventó el afán de lucro, y la sabiduría fue el artífice que la construyó; y es tu Providencia, Padre, quien la guía, pues también en el mar abriste un camino, una ruta segura a través de las olas, mostrando así que de todo peligro puedes salvar, para que hasta el inexperto pueda embarcarse (Sab. 14, 3-4).

e) -El gobierno de Dios es tal que no anula la libertad del hombre:

…te pongo delante la vida o la muerte, la bendición o la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas tú y tu descendencia… (Dt. 30, 19).

Él fue quien al principio hizo al hombre, y le dejó en manos de su propio albedrío. Si tú quieres guardarás los mandamientos, permanecer fiel es cosa tuya. Él ha puesto delante fuego y agua, a donde quieras, puedes llevar tu mano. Ante los hombres la vida está y la muerte, lo que prefiera cada cual se le dará (Si. 15, 14-17).

f) -Dios llena de beneficios a los que se dejan gobernar por Él.

Yahvéh es mi pastor, nada me falta.

por prados de fresca hierba me apacienta,

hacia las aguas de reposo me conduce,

y conforta mi alma.

Me guía por senderos de justicia,

por amor de su nombre.

Aunque pase por valle tenebroso,

ningún mal temeré;

pues junto a mí tu vara y tu cayado,

ellos me consuelan

Tú preparas ante mí una mesa

frente a mis adversarios,

unges con óleo mi cabeza, rebosante está mi copa.

Si, dicha y gracia me acompañarán

todos los días de mi vida;

mi morada será la casa de Yahvéh

a lo largo de los días (Sal. 22).

g) -Aunque los malvados triunfen de momento, serán castigos al final.

No te acalores por causa de los malos,

no envidies a los que hacen injusticia,

pues aridecen presto como el heno,

como la hierba tierna se marchitan (Sal. 36, 1-2).

Pon tu suerte en Yahvéh, espera en él,

no te acalores contra el que prospera,

contra el hombre que urde intrigas

para tumbar al mísero y al pobre (Sal. 36, 7).

Desiste de la cólera, y abandona el enojo,

no te acalores que es peor;

pues serán extirpados los malvados,

mas lo que esperan y ya no está;

mas los que esperan en Yahvéh poseerán la tierra (Sal. 36, 8-9).

Un poco más y hay impio,

buscas su lugar y ya no está;

mas poseerán la tierra lo humildes,

y gozarán de inmensa paz (Sal. 36, 10-11).

El impío máquina contra el justo,

rechinan sus dientes contra él;

el Señor de él se ríe,

porque ve llegar su día (Sal. 36, 12-13).

Perecerán en cambio los impíos,

los enemigos de Yahvéh;

se esfumarán como el ornato de los prados,

en humo se desvanecerán (Sal. 36, 20).

De Yahvéh penden los pasos del hombre,

firmes son y su camino le complace;

aunque caiga no se queda postrado,

porque Yahvéh la mano la sostiene (Sal. 36, 23-24).

Los malvados serán por siempre exterminados,

la estirpe de los impíos cercenada,

los justos poseerán la tierra,

y habitarán en ella para siempre (Sal. 36, 29).

Espía el impío al justo,

y busca darle muerte;

en su mano Yahvéh no le abandona,

ni deja condenarle al ser juzgado (Sal. 36, 32-33).

Observa al perfecto, mira al íntegro,

hay descendencia para el hombre de paz;

pero los rebeldes serán a una aniquilados,

y la posteridad de los impíos extirpada (Sal. 36, 37-38).

La salvación de los justos viene de Yahvéh,

él es su refugio en tiempo de angustia,

Yahvéh los ayuda y los libera,

los salva porque en él se cobijan (Sal. 36, 39-40).

-El gobierno absoluto de Dios sobre todas las cosas aparece con toda transparencia en el Nuevo Testamento.

Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo que no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros, y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿no valéis vosotros más que ellas? (Mt. 6, 25-27).

Y del vestido, ¿Por qué preocuparos? Aprended de los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se pudo vestir como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo que hoy es y mañana va a ser echada al horno, Dios así la viste, ¿No lo hará mucho mas con vosotros, hombres de poca fe? no andéis pues preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer? ¿Qué vamos a beber?, ¿Con qué nos vamos a vestir? Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; y ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad primero su Reino y su justicia y todas esas cosas se os darán por añadidura (Mt. 6, 28-34).

…el que a todos da la vida, el aliento y todas las cosas. Él creó de un sólo principio todo el linaje humano, para que habitase sobre toda la faz de la tierra y determinó con toda exactitud el tiempo y los límites del lugar donde habían de habitar, con el fin de que buscasen a Dios, para ver si a tientas le buscaban y le hallaban; por más que no se encuentra lejos de cada uno de nosotros, pues en él vivimos, no movemos y existimos (Hch. 17, 25-28).

-El gobierno de Dios se extiende a todos los seres pequeños y grandes; a todos los acontecimientos por pequeños que sean.

Que el Señor de todos ante nadie retrocede, no hay grandeza que se le imponga; al pequeño como al grande él mismo lo hizo y de todos tiene igual cuidado… (Sab. 6, 7).

Mirad las aves del cielo, que no siembran ni cosechan ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No veléis vosotros mucho más que ellas? (Mt. 6, 26).

Aprended de los lirios del campo, como crecen, no se fatigan ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón en toda su gloria se pudo vestir como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo que hoy es y mañana va a ser echada al horno, Dios así la viste, ¿No hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? (Mt. 6, 28-30).

¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados (Mt. 10, 29-30).

inicio

19. Dios Gobernador. Orden natural, preternatural y sobrenatural

-Orden natural

-Sustancia material

-En la voluntad de sus criaturas racionales

-Orden preternatural

-Dios puede suspender o alterar las leyes físicas

-Orden sobrenatural

-La gracia de dios actúa en los hombres

-Proporciona fuerzas para obrar el bien

-El fin del gobierno de Dios es la glorificación de las criaturas a su creador

-Dios puede actuar sobre la sustancia material aplicándole una forma determinada.

Entonces Yahvéh Dios formó al hombre con polvo del suelo (Gén. 2, 7).

-Dios puede actuar sobre la voluntad de sus criaturas, sean ángeles y hombres.

El corazón del hombre medita su camino, pero es Yahvéh que asegura sus pasos (Prov. 16, 9).

El corazón del Rey es como el agua del canal en mano de Yahvéh, que él dirige a donde quiere (Prov. 21, 1).

Crea en mí, Oh Dios, un puro corazón, un espíritu firme dentro de mí renueva (Sal. 50, 12).

…diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios el que obra todo en todos (1 Cor. 12, 6).

…pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece (Fil. 2, 13).

Pero me dirás: ¿Entonces, de qué se enoja?.

Pues, ¿Quién puede resistir a su voluntad?

Oh hombre, pero, ¿Quién eres tú para pedir cuentas a Dios? (Rom. 9, 19-20).

-Dios puede suspender o alterar cualquiera de las Leyes físicas que el mismo impuso en los elementos de la naturaleza.

Esta suspensión puede afectar a la curación momentánea de enfermedades, a la resurrección de los muertos, a las cosas inanimadas, a las fuerzas de la naturaleza a los demonio y a la predicción de sucesos futuros.

a) -Curación de enfermedades:

…salieron a su encuentro diez hombres leprosos que se pasaron a distancia y, levantado la voz, dijeron: «Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros». Al verlos les dijo: Id y presentaos a los sacerdotes. Y mientras iban quedaron limpios (Lc. 17, 12-14).

b) -Resurrección de muertos:

Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad. Al verla el Señor, tuvo compasión de ella y le dijo: «No llores» y acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y él dijo «Joven, a ti te digo, levántate. El muerto se incorporó y se puso a hablar, y Él se lo dio a su madre» (Lc. 7, 12-15).

c) -Sobre cosas inanimadas:

Les dice jesús: «Llenad las tinajas de agua» y las llenaron hasta arriba. Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala. Ellos lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de donde era… (Jn. 2, 7-9).

d) -Sobre fuerzas de la naturaleza:

…y viendo un higuera junto al camino, se acercó a ella, pero no encontró en ella más que hojas. Entonces dice a la higuera: «Que nunca jamás brote fruto de ti» y al momento se secó la higuera (Mt. 21, 19).

e) -Sobre los demonios:

Aún estaban ellos saliendo, cuando le presentaron un mudo endemoniado. Y expulsado el demonio, rompió a hablar el mudo (Mat. 10, 32).

f) -Sobre predicción de hechos futuros:

La destrucción de Jerusalén:

Porque vendrán días sobre ti, en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti, y no dejarán piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita (Lc. 19, 43-44).

-La gracia de Dios actúa en los hombres de las siguientes maneras:

-Iluminando el entendimiento

-Ayudando a la voluntad

-Excitando las acciones indeliberadas de las facultades sensitivas

-Haciendo uso de los sentidos externos para promover pensamientos y deseos que muevan al bien

a) -Iluminando el entendimiento:

Pues el mismo Dios que dijo: «Del seno de las tinieblas brille la luz», ha hecho brillar la luz en nuestros corazones, para irradiar el conocimiento de la gloria de Dios que está en la faz de Cristo (2 Cor. 4, 6).

b) -Ayudando a la voluntad:

Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no le atrae… (Jn. 6, 44).

…pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece (Fil. 2, 13).

De modo que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer (1 Cor. 3, 7).

c) -Excitando las facultades sensitivas:

El Señor le abrió el corazón para que se adhiriese a las palabras de Pablo (Hch. 16, 14).

d) -Haciendo uso de los sentidos externos:

Yo te libraré de tu pueblo y de los gentiles, a los cuales yo te envío, par que les abras los ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios (Hch. 26, 17-18).

-La gracia actual nos proporcionará fuerzas para obrar el bien.

Estas fuerzas pueden ser:

-Físicas y

-Morales.

a) -Fuerzas físicas:

…pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece (Fil. 2, 13).

b) -Fuerzas morales:

Pues todo lo que queda manifiesto es luz. Por eso dice:

Despierta tú que duermes,

y levántate de entre los muertos,

y te iluminará Cristo (Ef. 5, 14).

-El fin último del gobierno de Dios sobre todas las criaturas del universo es la suprema glorificación de las mismas criaturas a su creador.

Sin una finalidad determinada el agente inteligente de una obra, no se movería a realizar ninguna acción. Es evidente que Dios obra con una intención determinada que no puede ser distinta de Él como fin último absoluto de todas las cosas.

En la Sagrada Escritura, el salmo 148 ofrece una deducción clarísima de que el fin de las criaturas es la glorificación de Dios:

¡Alabad a Yahvéh desde los cielos,

alabadle en las alturas,

alabadle ángeles suyos todos,

todos sus huestes, alabadle!

Alabadle sol y luna,

alabadle todas las estrellas de luz,

alabadle cielos de los cielos,

y aguas que estáis encima de los cielos!

Alaben ellos en nombre de Yahvéh,

pues el ordenó y fueron creados;

él los fijó por siempre por lo siglos,

ley dio que no pasará.

¡Alabad a Yahvéh desde la tierra,

monstruos marinos y todos los abismos,

fuego y granizo, nieve y bruma,

viento tempestuoso que ejecuta su palabra,

Montañas y todas las colinas,

árbol y todas las colinas,

fieras y todos los ganados,

reptil y pájaro que vuela,

reyes de la tierra y pueblos todos,

príncipes y todos los jueces de la tierra,

jóvenes y doncellas también,

viejos junto con los niños!

¡Alaben el nombre de Yahvéh:

porque sólo su nombre es sublime,

su majestad por encima de la tierra y el cielo!

Él exalta el cuerno de su pueblo,

alabanza de todos sus amigos,

de los hijos de Israel, pueblo de sus íntimos (Sal. 148, 1-14).

Este salmo es un verdadero cántico de alabanza de todas las criaturas de la creación visible e invisible, que cumple así el fin para la cual ha sido creada.

inicio

20. Ángeles

-Varios sentidos de la palabra «Ángel»

-Existen del Ángeles

-Espíritus puros

-Dios los ha creado

-En el cielo

-Al principio del tiempo

-Inmortalidad e incorruptibles

-Pueden aparecerse

-La Palabra «Angel» tiene varios sentidos en la Sagrada Escritura.

a) -Significa «El Verbo Divino.»

…el Ángel de la alianza que vosotros deseáis, he aquí que viene, dice Yahvéh Sebaot (Mal. 3, 3).

b) -«Juan Bautista.»

Este es de quien está escrito: He aquí que yo envío mi mensajero delante de ti, el cual te prepará por delante el camino (Mt. 11, 10).

c) -«los sacerdotes».

Pues los labios del sacerdote guardan la ciencia, y la ley se busca en su boca; porque él es el mensajero de Yahvéh Sebaot (Mal. 2, 7).

d) -«los obispos.»

Escribe el Ángel de la Iglesia de Efeso:… (Apoc. 2, 1).

Escriba al Ángel de la Iglesia de Ermina:… (Apoc. 2, 8).

e) -«los profetas.»

Entonces Ageo, el mensajero de Yahvéh, habló así al pueblo,… (Ag. 1, 13).

f) -«espíritus celestes que Dios envía al mundo para anunciar algún mensaje o proteger a los hombres.»

…el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo la nido y a su madre y huye a Egipto; allí estarás hasta que te avise. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle» (Mt. 2, 13).

Aclaración. Esta última es la acepción atribuida en estos textos.

-Existen los Ángeles.

a) -Antes de la cautividad de Babilonia:

Y habiendo expulsado al hombre, puso delante del jardín de Edén querubines… (Gén. 3, 24).

La encontró el Ángel de Yahvéh junto a una fuente de agua en el desierto… (Gén. 16, 7).

Entonces le llamó el Ángel de Yahvéh desde los cielos diciendo: «¡Abraham, Abraham!»… (Gén. 22, 11).

…él enviará su ángel delante de ti… (Gén. 24, 7).

…y he aquí que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella (Gén. 28, 12).

Se puso en marcha el Ángel de Yahvéh que iba al frente del Ejército de Israel, y pasó a retaguardia (Ex. 14, 19).

b) -Después de la cautividad de Babilonia.

Pero el Ángel del Señor bajó al horno junto a Azarías y sus compañeros… (Dan. 3, 49).

En saliendo encontró a Rafael, el ángel, parado ante él… (Tob. 5, 4).

c) -Nuevo Testamento.

Al sexto mes, fue enviado por dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea… (Lc. 1, 26).

María respondió el Ángel:… (Lc. 1, 34).

Así lo tenía planeado cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y dijo:… (Mt. 1, 20).

Después de ellos se retiraron, el Angel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:… (Mt. 2, 13).

Muerto Herodes, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo:… (Mt. 2, 19).

Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios diciendo:… (Lc. 2, 13).

…sus ángeles en los cielos ven continuamente el rostro de mi Padre… (Mt. 18, 10).

¿O piensas que no puedo yo rogar a mi Padre que pondría al punto a mi disposición más de doce legiones de ángeles? (Mt. 26, 53).

Y he aquí que se le acercaron unos ángeles y le servían (Mt. 4, 11).

-Los Ángeles son espíritus puros, sin cuerpo ni otra materia.

a) -De los ángeles buenos.

¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación? (Hebr.1, 14).

b) -De los ángeles malos.

…él expulsó a los espíritus con su palabra, y sanó a todos los enfermos (Mt. 8, 16).

Aclaración. La Sagrada Escritura nunca hace mención del cuerpo de los ángeles, sino que les designa con la palabra «espíritu», igual que a Dios, a quien siempre designa con este vocablo.

Dios es espíritu,… (Jn. 4, 24).

-Dios ha creado a los Ángeles.

Tú hiciste los cielos, el cielo de los cielos y toda su mesnada,… (Neb. 9, 6).

…porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades, todo fue creado por él y para él… (Col. 1, 16).

-Dios creó a los Ángeles en el cielo.

¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora! (Is. 14, 12).

Aclaración. Los Santos Padres interpretan que «Lucero» es el cabeza de los Ángeles.

Él les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo…» (Lc. 10, 18).

Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con la Serpiente. También la Serpiente y su Ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos (Apoc. 12, 7).

-Dios creó a los Ángeles al principio del tiempo, a la vez que creó al mundo corpóreo.

Es una deducción deducida muy claramente de la Sagrada Escritura.

Pues en seis días hizo Yahvéh el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo día descansó (Exod. 20, 11).

-Los Ángeles son inmortales e incorruptibles por su propia naturaleza.

Inmortal es lo que nunca puede perder su propia vida e incorruptible es lo que no puede perder su propia naturaleza.

…ni pueden ya morir, porque son como ángeles y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección (Lc. 20, 36).

Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, preparado para el diablo y para sus ángeles (Mt. 25, 41).

-Aunque los Ángeles no tiene cuerpo, pueden aparecerse a los hombres en forma corporal, tomando circunstancialmente algún cuerpo real o aparente.

a) -3 ángeles se le aparecieron a Abraham en forma humana.

Alzando -Abraham- los ojos miró, y he aquí que tres hombres estaban parados cerca de él (Gén. 18, 2).

b) -2 ángeles hablaron con Lot.

Los dos ángeles llegaron a Sodoma por la tarde…Al verlos, Lot se levantó a su encuentro y postrándose rostro en tierra, dijo: «Ea, señores, por favor, desviaos hacia la casa de vuestro siervo. Hacéis noche, os laváis los pies, y de madrugada seguiréis vuestro camino. «Ellos dijeron: «… (Gén. 19, 1-2).

inicio

21. Ángeles. Creados en gracia

-Creados en gracia

-No creados en estado gloria

-Todos los Ángeles han sido creados por Dios con la gracia santificante.

Es una deducción clara del siguiente texto:

Querubín gigante protector te había hecho yo, estabas en el monte santo de Dios, caminabas entre piedras de fuego. Fuiste perfecto en tu conducta desde el día de tu creación, hasta el día en que se halló el mal en ti (Ez. 28, 14-15).

Aclaración. La perfección de los ángeles supone la posesión de la gracia santificante.

-Los Ángeles no fueron creados en estado de gloria o de bienaventuranza sobrenatural.

y lo mismo el atleta; no recibe la corona si no ha competido según el reglamento. Y el labrador que trabaja es el primero que tiene derecho a percibir los frutos (2 Tim. 2, 5-6).

Aclaración. Es propio de la bienaventuranza sobrenatural la perfecta estabilidad en la gracia. Pero muchos ángeles no fueron confirmados en gracia, pues pecaron y se convirtieron en demonios. Por tanto no fueron credos en estado de gloria o bienaventuranza sobrenatural.

inicio

22. Ángeles. Seres inteligentes

-Dotados de inteligencia

-Dotados de entendimiento

-Dotados de voluntad libre y responsable

-Los Ángeles están dotados de inteligencia.

Eras el sello de una obra maestra, lleno de sabiduría, acabado en belleza (Ez. 28, 12).

Fuiste perfecto en tu conducta desde el día de tu creación,… (Ez. 28, 15).

Aclaración. Estos textos se han de entender de Lucifer, según la sentencia común de algunos teólogos y de otros intérpretes, y lo que se afirma de la misma naturaleza intelectual de Lucifer, se afirma también de los demás ángeles.

-Los Ángeles están dotados de entendimiento y de voluntad.

a) -Dotados de entendimiento.

…porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos (Mt. 18, 10).

Aclaración. Los ángeles ven el rostro de Dios, no con la visión ocular puesto que carecen de cuerpo y de sus órganos sensitivos, sino con la visión intelectiva.

b) -Dotados de voluntad.

…Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;… (2 Pe. 2, 4).

Aclaración. Los ángeles fueron sometidos a una prueba y unos fueron fieles a Dios y otros pecaron, luego están dotados de voluntad.

-La voluntad de los Ángeles esta dotada de un libertad responsables.

Pues si Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron, sino que precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio (2 Pe. 2, 4).

Aclaración. La voluntad libre y responsable es necesaria para poder cometer un pecado. Los ángeles pecaron, luego están dotados de la tal voluntad libre y responsable.

inicio

23. Ángeles. Conocimiento

-Ven a Dios presente tal y como es

-Participan de la sabiduría de Dios

-No conocen la vida íntima de Dios

-Ignoraban el plan salvífico de Dios

-Se conocen a sí mismos y a otros seres por especies infundidas por Dios al crearlos

-Los ángeles no conocen los pensamientos ni los deseos ocultos de los hombres

-Los ángeles no conocen los sentimientos ni los planes de los hombres

-No conocen los futuros contingentes

-No conocen los futuros libres

-Los Ángeles del cielo ven a Dios presente, tal y como Él es en sí mismo.

Jesús…dijo: «…porque yo os digo que sus ángeles en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos» (Mt. 18, 3 y 10).

-Los Ángeles participan de la Sabiduría de Dios.

…para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principios y a las Potestades en los cielos,… (Ef. 3, 10).

Aclaración. Por deducción, se podría afirmar que los demás coros angélicos participan también de la sabiduría de Dios.

-Los Ángeles no conoce los misterios de la gracia ni de la vida íntima de Dios.

…nadie conoce lo íntimo de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Cor. 2, 11).

-Los Ángeles y las demás jerarquías de los principados y potestades de los cielos ignoraban el plan salvífico de Dios.

A mí, el menor de todos los santos, me fue concedida esta gracia: la de anunciar a los gentiles la inescrutable riqueza de Cristo, y esclarecer como se ha dispensado el Misterio escondido desde siglos en Dios, Creador de todas las cosas, para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principados y a la Potestades en los cielos, mediante la Iglesia,… (Ef. 3, 8-10).

…este mensaje que ahora os anuncian quienes os predican el Evangelio, en el Espíritu Santo enviado desde el cielo; mensaje que los ángeles ansían contemplar (1 Pe. 1, 12).

-Los Ángeles no se conocen a sí mismos por percepciones de la propia sustancia ni conocen a otros seres por otras percepciones distintas, sino por especies infundidas inmediatamente por Dios en el momento de su creación.

Eras el sello de una obra maestra, lleno de sabiduría, acabado en belleza (Ez. 28, 12).

Fuiste perfecto en tu conducta desde el día de tu creación… (Ez. 28, 15).

Aclaración. Estos textos se entienden de Lucifer y de los demás Ángeles según la sentencia común de algunos teólogos y de otros intérpretes, que afirman la naturaleza intelectual de los espíritus angélicos. A la perfección de esta naturaleza convienen más el conocimiento de los seres, por especies infundidas por Dios, que por otras percepcionan distintas.

-Los Ángeles no conocen los pensamientos ni los deseos secretos y ocultos de los hombres.

El corazón es lo más retorcido; no tiene arreglo: ¿Quién lo conoce? (Jer. 17, 9).

Yo, Yahvéh, exploro el corazón, pruebo los riñones, para dar a cada cual según su camino, según el fruto de sus obras (Jer. 17, 10).

… -y sólo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres- … (2 Cro. 6, 30).

-Los Ángeles no pueden conocer los sentimientos y los planes de los hombres.

…escucha tú desde los cielos, lugar de tu morada, perdona y da a cada uno según sus caminos, pues tú conoces su corazón y sólo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres (1 Reg. 8, 39).

-Los Ángeles no pueden conocer naturalmente los futuros contingentes y libres con conocimiento cierto e infalible.

Indicadnos las señales del porvenir, y sabremos que sois dioses (Is. 41, 23).

Aclaración. El conocimiento cierto e infalible de los futuros contingentes, es propio y exclusivo de Dios.

-Los Ángeles no conocen los futuros libres no revelados por Dios.

Indicados las señales del porvenir, y sabremos que sois dioses (Is. 41, 23).

Aclaración. El conocimiento de los futuros libres es propio solamente de Dios.

inicio

24. Ángeles. Comunicación

-Los ángeles superiores iluminan a los inferiores

-Los ángeles superiores manifiestan las verdades conocidas a los inferiores

-Los ángeles buenos iluminan la inteligencia de los hombres

-Los ángeles hablan entre sí

-Los ángeles y los hombres pueden hablar entre sí

-Los Ángeles superiores iluminan intelectualmente a los inferiores.

Sólo hay un indicio y muy indirecto en los Libros Sagrados.

Pues todo lo que queda manifiesto es luz (Ef. 5, 14).

Aclaración. Luz, referida a cosas espirituales, es la manifestación y aclaración de la verdad para dos fines:

-iluminar la capacidad intelectiva y disponerla así para su mejor función normal,

-desentrañar o pormenizar mejor la verdad.

«Todo lo que queda manifiesto es Luz» se refiere «Todo lo que queda manifiesto» se refiere a los ángeles y a los hombres.

«Es luz» significa la iluminación y disposición de la capacidad intelectiva para su mejor función y la pormenorización o explicación de la verdad a los dispuestos a aceptarla y profundizarla.

El objeto de la iluminación angélica son la verdades ignoradas de la creación material, de la creación del hombre y de la creación de los ángeles.

El sujeto de la misma iluminación son las mismas criaturas angélicas superiores que desentrañan y manifiestan las verdades que son objeto de la iluminación angélica, a las criaturas inferiores que las desconocen.

Las verdades objeto de la iluminación puede referirse:

- En el orden natural al conocimiento de los futuros contingentes, de los pensamientos ocultos y a los secretos de la naturaleza.

- En el orden de la gracia a los medios conducentes a guiar a los hombres por caminos de salvación,

- En el orden angélico a un mayor conocimiento de sus misterios que los superiores manifiestan a los inferiores.

- En el orden de la gloria a una mayor profundización de los bienes fruitivos de la bienaventuranza.

-Los Ángeles superiores manifiestan las verdades conocidas a los Ángeles inferiores.

Sólo hay una insinuación en la Sagrada Escritura.

Unos Ángeles preguntan:

¿Quién es ese rey de gloria? (Sal. 24, 8).

Y otros responden;

Yahvéh, el fuerte, el valiente,

Yahvéh, valiente en la batalla (Sal. 24, 8).

Aclaración. Los Ángeles no conocen los futuros libres no revelados por Dios, pero cuando éstos suceden, los perciben antes los ángeles que están más cerca de Dios y pertenecen a un grado superior.

Estas palabras del Salmo aluden al triunfo de Cristo resucitado y a su entrada en la gloria.

-Los Ángeles buenos pueden iluminar la inteligencia de los hombres.

a) -Así le ocurrió al Patriarca Abraham.

Entonces le llamó el Ángel de Yahvéh desde los cielos diciendo: «Abraham, Abraham!» Él dijo: «Heme aquí.» Dijo el Ángel: «No alargues tu mano contra el niño, ni le hagas nada, que ahora ya sé que tú eres temeroso de Dios, ya que no mi has negado tu hijo, tu único» (Gén. 22, 11-12).

b) -Así le sucedió a José.

Después que ellos se retiraron. el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto;…» (Mt. 2, 13).

Aclaración. Cada hombre percibe estas iluminaciones angélicas infinidad de veces para aclararle lo que ha de creer y obrar, sin advertir que proceden del ángel custodio.

-Los Ángeles hablan entre sí con lenguaje puramente intelectual.

Unos serafines se mantenían de pie por encima de él… y se gritaban el uno al otro: Santo, santo, santo, Yahvéh Sebaot: llena está toda la tierra de su gloria. Se conmovieron los quicios y los dinteles a la voz de los que clamaban… (Is. 6, 3-4).

Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena y címbalo que retiñe (1 Cor. 13, 1).

Aunque estos nombran las palabras «voz», «grito», «lengua», pero se usan en sentido figurado como se deduce claramente de la propia naturaleza de los ángeles, que es espíritu sin materia, sin cuerpo, y por lo tanto carece de los órganos de la locución, y su comunicación es promovida por la inteligencia y voluntad, que son las cualidades superiores y características de su naturaleza angélica.

-Los Ángeles y los hombres pueden hablar entre sí.

Entonces Rafael llevó aparte a los dos y los dijo: «Bendecid a Dios y proclamad ante todos los vivientes los bienes que os ha concedido,… (Tob. 12, 6).

Volvió el ángel que hablaba conmigo y me despertó como a un hombre que es despertado de su sueño. y me dijo: «¿Qué ves?» Dije: «Veo un candelabro todo de oro,…» (Za. 4, 1).

Respondióme el ángel que hablaba conmigo y me dijo: «¿No sabes qué es esto?» Dije: «No, mi señor» (Za. 4, 5).

y entrando donde ella estaba, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor es contigo» (Lc. 1, 28).

El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre jesús…» María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, pues yo no conozco varón?». El ángel le respondió «El Espíritu Santo vendrá sobre ti,…» (Lc. 1, 30-35).

inicio

25. Ángeles. Escala biológica

-Superiores a los hombres

-Superiores a los hombres en poder

-Inferiores a Dios

-Los Ángeles son superiores a los hombres.

¿Quién es el hombre, que te acuerdas de él? ¿O el hijo el hombre, que de él te preocupas? Le hiciste un poco inferior a los ángeles,… (Hebr. 2, 6-7).

-Los Ángeles son superiores a los hombres en poder.

Atrevidos y arrogantes, no temen insultar a las Glorias, cuando los Ángeles, que son superiores en fuerza y en poder, no pronuncian juicio injurioso contra ellas en presencia del Señor (2 Pe. 2, 11).

-Los Ángeles son inferiores a Dios.

Porque fueron creados por él, porque pecaron y porque fueron castigados al infierno.

a) -Porque creados por Dios.

…los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él (Col. 1, 16).

b) -Porque pecaron.

Pues si Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron… (2 Pe. 2, 4).

c) -Fueron castigados al infierno.

…y además que a los ángeles, que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el juicio del gran día (Jud. 6).

inicio

26. Ángeles. Número

-Grandísimo, sin poderle precisar

-Nueve Coros

-El número de cada coro no consta con exactitud

-El Número de ángeles es grandísimo, sin poder precisar su número.

Miles de millares le servían, miriades de miriades en pie delante de él (Dan. 7, 10).

y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios diciendo: Gloria a Dios en las alturas… (Lc. 2, 13).

¿O piensas que no puedo yo rogar a mi Padre, que pondría al punto a mi disposición más de doce legiones de ángeles? (Mt. 26, 53).

Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miriadas de ángeles,… (Hebr. 12, 22).

Y en la visión oí la voz de una multitud de ángeles alrededor del trono, de los Seres y de los Ancianos. Su número era miriadas de miriadas y millares de millares,… (Apoc. 5, 11).

-Existen nueve jerarquías o coros de Ángeles: Serafines, Querubines, Tronos, Dominaciones, Virtudes, Potestades, Principados, Arcángeles y Ángeles.

Hay clara referencias de cada uno de ellos en los libros sagrados.

a) -Serafines.

Unos serafines se mantenían de pie por encima de él, cada uno tenía seis alas: con un par se cubrían la faz con otro par se cubrían los pies, y con el otro par aleteaban (Is. 6, 2).

b) -Querubines.

Y habiendo expulsado al hombre, puso delante del jardín de Edén querubines, y la llama de espada vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida (Gén. 3, 24).

Miré y vi que sobre el firmamento que estaba sobre la cabeza de los querubines aparecía, semejante a piedra de záfiro, algo así como una forma de trono, por encima de ellos (Ez. 10, 1).

c) -Tronos.

…los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él,… (Col. 1, 16).

d) -Dominaciones.

…los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él,… (Col. 1, 16).

…sentándole a su diestra en los cielos, por encima de todo Principado, Potestad. Virtud y Dominación,… (Ef. 1, 21).

e) -Virtudes.

…sentándole a su diestra en los cielos, por encima de todo Principado, Potestad, Virtud y Dominación,… (Ef. 1, 21).

…para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principados y a la Potestades en los Cielos,… (Ef. 3, 10).

f) -Potestades.

…sentándole a su diestra en los cielos, por encima de todo Principado, Potestad, Virtud y Dominación,… (Ef. 1, 21).

…para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principados y a las Potestades en los Cielos,… (Ef. 3, 10).

g) -Principados.

…sentándole a su diestra en los cielos, por encima de todo Principado, Potestad. Virtud y Dominación,… (Ef. 1, 21).

…para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora manifestada a los Principados y a las Potestades en los cielos,… (Ef. 3,) 10.

Y, una vez despojados los Principados y las Potestades, los exhibió públicamente, incorporándoles a su cortejo triunfal (Col. 2, 15).

h) -Arcángeles.

En cambio el arcángel Miguel, cuando altercaba con el Diablo disputándose el cuerpo de Moisés,… (Judas 9).

i) -Ángeles.

-Al servicio de los hombres.

Se puso en marcha el Ángel de Yahvéh que iba al frente del ejército de Israel,… (Ex. 14, 19).

Clamamos entonces a Yahvéh, y escuchó nuestra voz: envió un ángel, y nos sacó de Egipto (Núm. 20, 16).

En Ángel de Yahvéh subió de Guigal a Betel donde la casa de Israel y dijo: «…y yo os saqué de Egipto y os introduje en la tierra que había prometido a vuestros padres (Jue. 2, 1).

-Al servicio y alabanza de Dios.

y de pronto se juntó con él ángel una multitud del ejército celestial, que alabada a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes se complace» (Lc. 2, 13-14).

-El número de Ángeles de cada coro no consta con exactitud, pero esta formado por una multitud ingente.

Miles de millares le servían, miriadas de miriadas en pie delante de él (Dan. 7, 10).

Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad de Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miriadas de ángeles, reunión solemne… (Hebr. 12, 22).

Y en la visión oí la voz de un multitud de Ángeles alrededor del trono,… (Apoc. 5, 11).

Aclaración. Si cada coro constase de pocos ángeles, no sería posible formar estos miles de millares que existen ciertamente.

inicio

27. Ángeles. Función

-Los coros superiores asisten a Dios

-Cumplidores de los mandatos de Dios

-Dios beneficia a los hombres por medio de los ángeles

-Mensajeros de Dios a los hombres

-Mediadores entre Dios y los hombres

-Tributar a Dios la gloria que se merece

-Inspiran a los hombres consejos convenientes

-Otras funciones

-Los Coros superiores de los Ángeles asisten y sirven a Dios.

Un texto alusivo es el siguiente:

Miles de millares le servían, miriadas de miriadas en pie delante de él (Dan. 7, 10).

Aclaración. los coros superiores de los ángeles contemplan la esencia divina con más claridad y perciben de ella muchos secretos de Dios, acerca de los cuales ilustran a los coros inferiores para que iluminen a los hombres cuando Dios los envía para este fin.

-Los Ángeles son héroes poderosos como cumplidores de los mandatos de Dios.

Bendecid a yahvéh, todos sus ángeles, héroes potestes, agentes de sus órdenes, en cuanto oís la voz de su palabra (Sal. 103, 20).

-Dios hace grandes beneficios a los hombres por medio de los Ángeles.

…y fue enviado Rafael a curar a los dos: a Tobit, para que se le quitarán las manchas blancas de los ojos;… y a Sarra…para entregarla por mujer a Tobías, hijo de Tobit, y librarla de Asmodeo, el demonio malvado (Tob. 3, 17).

Tobías le dijo -al ángel-: «Espérame, joven, que voy a decírselo a mi padre, porque necesito que vengas conmigo;… (Tob. 5, 7).

Partió el muchacho en compañía del ángel, y…acamparon junto al río Tigris. Bajó el muchacho al río a lavarse los pies, cuando saltó del agua un gran pez que quería devorar el pie del muchacho. Este gritó pero el ángel le dijo: «¡agarra el pez y tenlo bien sujeto!» El muchacho se apoderó del pez y lo arrastró a tierra. El ángel añadió: «Abre el pez, sácale la hiel, el corazón y el hígado y guárdatelo;…porque…son remedios útiles» (Tob. 6, 2-5).

De pronto se presentó el Ángel del Señor y la celda se llenó de luz. Le dio el ángel a Pedro en el costado, le despertó y le dijo: «Levántate aprisa.» Y cayeron las cadenas de sus manos (Hch. 12, 7).

…de pronto el ángel le dejó. Pedro volvió en sí y dijo: «Ahora me doy cuenta realmente de que el Señor ha enviado su ángel y me ha arrancado de las manos de Herodes y de todo lo que esperaba el pueblo de los judíos» (Hch. 12, 10-11).

-Los Ángeles son los mensajeros de Dios a los hombres.

La encontró el Ángel de Yahvéh junto a una fuente de agua en el desierto…y dijo: «Agar, esclava de Saray, ¿de dónde vienes y a dónde vas?» Contestó ella: «Voy huyendo de la presencia de mi señora Saray.» «Vuelve a tu señora, le dijo el Ángel de yahvéh, y sometedle a ella» (Gén. 16, 7-9).

Los dos ángeles llegaron a Sodoma por la tarde. Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Al verlos, Lot se levantó a su encuentro y postrándose rostro en tierra, dijo: «Ea, señores, por favor, desviaos hacia la casa de vuestro siervo. Hacéis noche, os laváis los pies, y de madrugada seguiréis vuestro camino.» Ellos dijeron: «No; haremos noche en la plaza.» Pero tanto porfió con ellos, que al fin se hospedaron en su casa (Gén. 19, 1-3).

Entonces le llamó el Ángel de Yahvéh desde los cielos diciendo: «Abraham, Abraham!» Él dijo: «Heme aquí.» Dijo el Ángel: «No alargues tu mano contra el niño ni le hagas nada, que ahora ya sé que eres temeroso de Dios, ya que no me has negado tu hijo, tu único» (Gén. 22, 11-12).

Yahvéh…me juró diciendo: «A tu descendencia daré esta tierra, él enviará su Ángel delante de ti, y tomarás de allí mujer para mi hijo…» (Gén. 24, 7).

Jacob se fue por su camino, y le salieron al encuentro ángeles de Dios (Gén. 32, 2).

-Los Ángeles ejercen la función de mediadores entre Dios y los hombres.

Y dijo el Ángel de Yahvéh: «Multiplicaré de tal modo tu descendencia, que por su gran multitud no podrá contarse.» Y díjole el Ángel de Yahvéh: «Mira que has concebido, y darás a luz un hijo, al que llamarás Ismael, porque Yahvéh ha oído tu aflicción (Gén. 16, 10-11).

…el Ángel de Dios llamó a Agar desde los cielos y le dijo: «¿Qué te pasa, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del chico en donde está. ¡Arriba!, levanta al chico y tenle de la mano, porque ha de convertirle en un gran nación» (Gén. 21, 17-18).

Entonces le llamó el Ángel de Yahvéh diciendo: «¡Abraham, Abraham!» Él dijo: «Heme aquí.» Dijo el Ángel: «No alargues tu mano contra el niño, ni le hagas nada, que ahora ya sé que tú eres temeroso de Dios, ya que no me has negado tu hijo, tu único» (Gén. 22, 11-12).

Y él me dijo: «Yahvéh en cuya presencia he andado, enviará su Ángel contigo, y dará éxito a tu viaje, y así tomarás mujer para mi hijo de mi parentela y de la casa de mi padre (Gén. 24, 40).

Se puso en marcha en Ángel de Yahvéh que iba al frente del ejército de Israel, y pasó a retaguardia (Ex. 14, 19).

He aquí que voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado (Ex. 23, 20).

Clamamos entonces a Yahvéh, y escuchó nuestra voz: envió un ángel, y nos sacó de Egipto (Núm. 20, 16).

He aquí que yo envío a mi mensajero a allanar el camino delante de mí, y enseguida vendrá a su Templo el Señor… (Mal. 3, 1).

¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación? (Hebr. 1, 14).

-La misión principal de los ángeles buenos es tributar a Dios la gloria a que se merece y prestarle el servicio de transmitir a los hombres sus revelaciones y mensajes.

a) -Tributar a Dios la gloria que se merece.

Bendecid a Yahvéh, todos sus ángeles,

héroes potentes, agentes de sus órdenes,

en cuanto oís la voz de su palabra (Sal. 103, 20).

¡alabadle ángeles suyos todos,

todas sus huestes, alabadle! (Sal. 148, 2).

Y se gritaban el uno al otro:

«Santo, santo, santo, Yahvéh Sebaot:

llena está toda la tierra de su gloria» (Is. 6, 3).

Ángeles del Señor, bendecid al Señor,

alabadle, exaltadle eternamente (Dan. 3, 58).

Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: «Y adórenle todos los ángeles de Dios» (Hebr. 1, 6).

Y en la visión oí la voz de una multitud de Ángeles alrededor del trono, de los Seres y de los Ancianos. Su número era miriadas de miriadas y millares de millares, y decían con fuerte voz: «Digno es el Cordero degollado de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza (Apoc. 5, 11-12).

b) -Transmitir a los hombres sus revelaciones y mensajes.

Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu esposa, porque lo concebido en ella viene del Espíritu Santo…» (Mt. 1, 20).

…el Ángel del Señor, se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; allí estarás hasta que yo te envíe. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle» (Mt. 2, 13).

Muerto Herodes, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y marcha a tierra de Israel; pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño» (Mt. 2, 19-20).

Se le apareció el Ángel del Señor, de pie, a la derecha, se turbó, y el temor se apoderó de él. El ángel dijo: «No temas Zacarías, porque tú petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Juan;… (Lc. 1, 11-13).

El ángel le dijo: «no temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús (Lc. 1, 30).

El ángel les dijo -a los pastores-: «No temáis pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor;… (Lc. 2, 10).

…el Ángel del Señor…les dijo: «Id, ángel en el Templo y decid al pueblo todo lo referente a esta Vida» (Hch. 5, 19-20).

El Ángel del Señor habló a Felipe diciendo: «Levántate y marcha hacia el mediodía, por el camino que, por el desierto, baja de Jerusalén a Gaza» (Hch. 8, 26).

…el Ángel de Dios…le decía: «Cornelio.» Él…le dijo: Él…le dijo: «¿Qué pasa, Señor?» Le respondió: «Tus oraciones y tus limosnas han subido como memorial ante la presencia de Dios…» (Hch. 10, 3-4).

Le dijo el ángel: «Cíñete y cálzate las sandalias.» Así lo hizo. Añadió: «Ponte el manto y sígueme.» Y salió siguiéndole (Hch. 12, 8-9).

-Los Ángeles nos inspiran consejos convenientes y oportunos.

Efectos de la custodia angélica. Inspira consejos.

La encontró el Ángel de Yahvéh junto a una fuente de agua en el desierto -la fuente que haya en el camino el Sur- y dio: «Agar, esclava de Saray, ¿de dónde vienes y a dónde vas?» Contestó ella: «Voy huyendo de la presencia de mi señora Saray.» «Vuelve a tu señora, le dijo el Ángel de Yahvéh, y sométete a ella» (Gén. 16, 7-9).

-Los Ángeles desempeñan otras diversas funciones: presentar ante Dios las oraciones de los hombres, presentarle también sus buenas obras, iluminar a los hombres para que obren el bien, luchar contra los enemigos que tientan a los hombres, cuidar de los bienes temporales de los hombres.

a) -Presentar ante Dios las oraciones de los hombres.

Otro Ángel vio y se puso ante el altar con un badil de oro. Se le dieron muchos perfumes para que, representando a las oraciones de todos los santos, los ofreciera sobre el altar de oro colocado delante del trono. Y por mano del Ángel subió delante de Dios la humareda de los perfumes que representan a las oraciones de los santos (Apoc. 8, 3-5).

b) -Presentar las obras humanas.

Cuando tú y Sarra hacíais oración, era yo el que presentaba y leía ante la Gloria del Señor el memorial de vuestras peticiones. Y lo mismo hacía cuando enterrabas a los muertos (Tob. 12, 12).

…el Ángel de Dios entraba en su casa y le decía: «Cornelio.» Él le miró fijamente y lleno de espanto dijo: «¿Qué pasa, Señor?» Le respondió: «Tus oraciones y tus limosnas han subido como memorial ante la presencia de Dios (Hch. 10, 4).

c) -Iluminar a los hombres para que obren el bien.

…el Ángel de Dios entraba en su casa y le decía; «Cornelio.»…Ahora envía hombre a Joppe y haz venir a un tal Simón, a quien llaman Pedro…Apenas se fue el Ángel que le hablaba,… (Hch. 10, 3-7).

d) -Luchar contra los enemigos que tientan a los hombres.

Acampa el Ángel de Yahvéh en torno a los que temen y los libra (Sal. 34, 8).

Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con la Serpiente. También la Serpiente y sus Ángeles combatieron, pero no prevalieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos (Apoc. 12, 7-8).

e) – Cuidar de los bienes temporales de los hombres.

Partió el muchacho en compañía del Ángel…y acamparon junto al río Tigris. Bajó el muchacho a lavarse los pies cuando saltó del agua un gran pez que quería devorar el pie del muchacho. Éste gritó pero el Ángel le dijo: «¡Agarra el pez y tenlo bien sujeto!» El muchacho se apoderó del pez y lo arrastró a tierra. El Ángel añadió: «Abre el pez, sácale la hiel, el corazón y el hígado y guárdatelo; y tira los intestinos; porque su hiel, su corazón y su hígado son remedios útiles» (Tob. 5, 2-5).

inicio

28. Ángeles. Lugar

-Están en un lugar

-Dos o más pueden estar en un mismo lugar

-Los ángeles y los bienaventurados estarán colocados los unos entre los otros

-Pueden moverse localmente

-Pueden mover de lugar los cuerpos

-No ejercen sobre el cuerpo ninguna función vital

-Los Ángeles están en un lugar.

¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la aurora! (Is. 14, 12).

Él les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo…» (Lc. 10, 18).

También la Serpiente y sus Ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos (Apoc. 12, 8).

-Dos o más Ángeles pueden estar en un mismo lugar.

…él le había dicho: «Espíritu inmundo, sal de este hombre.» Y le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?» Le contesta: «Mi nombre es Legión, porque somos muchos» (Mc. 5, 8-9).

Aclaración. Lo que se afirma de los demonios, se puede afirmar también de los ángeles, ya que no han cambiado de naturaleza aunque sí de estado.

-Los Ángeles y los Bienaventurados en el cielo estarán colocados los unos entre los otros.

Parece deducirse del siguiente texto:

…ni pueden ya morir, porque son ángeles, y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección (Lc. 20, 36).

Desde luego, los hombres pueden merecer, mediante los dones de la gracia, tanta gloria que vengan a igualarse con los ángeles en cualquiera de sus grados.

-Los Ángeles pueden moverse localmente.

Y tuvo un sueño; soñó con una escalera apoyada en tierra, y cuya cima tocaba los cielos, y he aquí que ángeles de Dios, subían y bajaban por ella (Gén. 28, 12).

Se puso en marcha el Ángel de Yahvéh que iba al frente del ejército de Israel, y pasó a retaguardia (Ex. 14, 19).

Y Yahvéh dijo a Satán: «¿De dónde vienes?» Satán respondió a Yahvéh: «De recorrer la tierra y pasearme por ella» (Job 1, 7).

Porque el Ángel del Señor bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua;… (Jn. 5, 4).

-Los Ángeles pueden mover de lugar las cosas corporales.

Entonces el diablo le lleva consigo a la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del templo y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo…» (Mt. 4, 5).

Este traslado de los cuerpos no trasciende las fuerzas naturales del ángel, y por lo tanto no es un hecho milagroso.

-Los Angeles no informan a la forma corporal o cuerpo que toman accidentalmente para aparecerse, y por tanto no ejercen sobre el ninguno función vital.

Funciones vitales son comer, beber, dormir, etc.

Os ha parecido que yo comía, pero sólo era apariencia (Tob. 12, 19).

Aclaración. El ángel se vale del cuerpo asumido, algo así como el chófer maneja el volante del vehículo que conduce, es decir, sin informarle vitalmente. Sin comunicarle vida.

inicio

29. Angeles. Servidores de Jesucristo

-Servidores de Jesucristo, fueron prefigurados en el A. T.

-Jesucristo no tuvo ángel de la guarda

-Fueron servidores de Jesucristo

-Los Angeles sirviendo a Jesucristo en diversos momentos de su estancia en la tierra fueron prefigurados en el Antiguo Testamento.

a) -Los ángeles sirviendo a Jesucristo.

-En Belén.

El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor,…» (Lc. 2, 10).

-En el desierto.

…porque está escrito:

A sus ángeles te encomendará para que te guarden (Lc. 4, 10).

Te llevarán en sus manos para que no tropiece tu pie en piedra alguna» (Lc. 4, 10-11).

-En la agonía.

Entonces se dirigió un ángel venido del cielo que le confortaba (Lc. 22, 43).

-En la resurrección.

El ángel se apareció a las mujeres y les dijo: «Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; no está aquí, ha resucitado como lo había dicho (Mt. 28, 5-6).

b) -Prefigurados en el Antiguo Testamento.

Jacob tuvo un sueño; soñó con una escalera apoyada en tierra, y cuya cima tocaba los cielos, y he aquí que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella (Gén. 28, 12).

-Solamente Cristo, por se superior a todos los Angeles, no tuvo Ángel de la guarda, pero tuvo otros Angeles que le servían como ministros.

y he aquí que se le acercaron unos ángeles y le servían (Mt. 4, 11).

-Algunos Angeles fueron servidores de Cristo en determinados momentos de su vida.

El Ángel les dijo: «no temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador, que es el Cristo Señor (Lc. 2, 10).

Entonces el diablo le deja. Y he aquí que se le acercaron unos ángeles y les servían (Mt. 4, 11).

Entonces se le apareció un ángel bajado del cielo que le confortaba (Lc. 22, 43).

inicio

30. Ángeles. Prueba

-Dios les concedió la gracias santificante

-Puso a los ángeles una prueba

-Consistió probablemente en adorar al Verbo encarnado

-Dios concedió a los Angeles la gracia santificante antes de cometer su pecado.

Vuestro padre es el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Este fue homicida desde el principio y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él (Jn. 8, 44).

Aclaraciones.

1ª -La carencia de verdad en los ángeles malos, supone la posesión de la misma verdad en los ángeles buenos.

2ª -En S. Juan, verdad significa los bienes que Cristo nos ha concedido.

…Hijo único lleno de gracia y de verdad (Jn. 1, 14).

No experimento alegría mayor que oír que mis hijos viven según la verdad (3 Jn. 3).

-Dios puso a los Angeles una prueba, antes de recibir el premio o castigo que ahora tienen.

Pues si Dios no perdonó a los Angeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro,… (2ª Pe. 2, 4).

…y además que a los ángeles, que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas… (Jud. 6).

Aclaración. Si los ángeles pecaron y fueron castigados con penas eternas, es porque tuvieron un tiempo de prueba, sin la cual ni pueden merecer ni recibir el premio o el castigo que ahora tienen.

-La prueba a que Dios sometió a los Angeles consistió probablemente en mandarles adorar al Verbo encarnado.

¡Exultad, naciones, con su pueblo, y todos los mensajeros de Dios narran su fuerza! (Dt. 32, 43).

y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios (Hebr. 1, 6).

Aclaración. Unos Angeles obedecieron a Dios y adoraron al Verbo Encarnado; otros le desobedecieron queriendo lograr su felicidad en sí mismo y por sí mismos.

inicio

31. Ángeles. Recompensa

-Los ángeles buenos obtuvieron la vida eterna

-La merecieron por las acciones buenas realizadas en gracia

-Los ángeles aumentan su gozo por determinados sucesos ocurridos en la tierra

-Los Angeles buenos obtuvieron la vida Eterna.

…yo os digo que sus ángeles en los cielos ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos (Mt. 18, 10).

Pues en la resurrección, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, sino que serán como ángeles en el cielo (mt. 22, 30).

Y en la visión oí la voz de una multitud de Angeles alrededor del trono… (Apoc. 5, 11).

-Los Angeles buenos merecieron la gloria o bienaventuranza sobrenatural, mediante acciones buenas realizadas con la gracia santificante.

No hay textos claros en la Sagrada Escritura, por tanto no existe fundamento sólido para afirmar este enunciado, pero se puede deducir del siguiente:

…no recibe la corona si no ha competido según el reglamento (2 Tim. 2, 5).

-Los Angeles son capaces de aumentar su gozo accidental por determinados sucesos que ocurran en la tierra.

Del mismo modo, os digo, se alegran los ángeles de Dios por un sólo pecador que se convierta (Lc. 15, 10).

inicio

32. Ángeles. Su pecado

-Los ángeles que pecaron lo hicieron por el mal ejemplo del principal de ellos

-El que pecó primero fue el más excelente de todos

-El pecado fue de soberbia

-Dios halló maldad en los ángeles que pecaron

-Los Angeles que pecaron, lo hicieron por el mal ejemplo y persuasión del principal de ellos.

Es doctrina probable deducida de los siguientes textos:

Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles (Mt. 25, 41).

Les prometen libertad, mientras que ellos son esclavos de la corrupción, pues uno queda esclavo de aquel que le vence (2 Pe. 2, 19).

Esto no quita para que todos pecaran simultáneamente, ya que el ángel no necesita tiempo ni para deliberar, ni para elegir ni para consentir.

-El Ángel que primero pecó fue el más excelente de todos.

Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra (Apoc. 12, 4).

Aclaración. Lucifer fue la causa del pecado de los demás ángeles. Su cola (del dragón) arrastró a la tercera parte, no obligándoles al pecado, sino proponiéndoselo.

-El primer pecado de los Angeles fue principalmente de soberbia.

…vieron los hijos de Dios que las hijas de los hombres les venían bien, y tomaron por mujeres a las que preferirían de entre todas ellas (Gén. 6, 2).

Aclaración. Los hijos de Dios cometieron pecados carnales, pero el de los ángeles no pudo ser carnal puesto que, al no tener cuerpo, no pueden cometer los pecados propios de la inclinación natural de la carne.

Los Angeles no constan más que de espíritu, y como nadie puede sentir tendencias que no sean propias de su naturaleza, de aquí que el pecado de los ángeles es relativo a algo propio de la naturaleza espiritual.

Esta peca cuando no observa la norma del ser superior, Dios, se deduce finalmente que el primer pecado de los ángeles no pudo ser otro que el de soberbia.

Subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo (Is. 14, 14).

Aclaración. Lucifer y sus ángeles apetecieron desordenadamente ser semejantes a Dios, siendo bienaventurados consigo mismos y con su propio bien natural, como Dios lo es.

-Dios halló maldad en los Angeles que pecaron.

Si no se fía de sus mismos servidores,

y aún a sus ángeles achaca desvarío.

¡cuánto más a los que habitan estas casa de arcilla,

ellas mismas hincadas en el polvo! (Job 4, 18).

Aclaración. Los «servidores de Dios» son los ángeles. Estos conservan una debilidad radical en su naturaleza, a pesar de estar tan cerca de Dios.

inicio

33. Ángeles. Su castigo. Número

-Muchos ángeles pecaron y se convirtieron en demonios

-Fueron condenados

-Los fieles a Dios fueron muchísimos más que los que se revelaron contra Él

-Los precipitados al infierno son una tercera parte

-Muchos Ángeles buenos pecaron y se convirtieron en demonios.

Entonces dirá también a los de su izquierda: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles» (Mt. 25, 41).

Él les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo…» (Lc. 10, 18).

Pues si Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;… (2 Pe. 2, 4).

…y además que a los ángeles, que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el Juicio del gran Día (Jud. 6).

Quien comete pecado es del Diablo, pues el Diablo peca desde el principio (1 Jn. 3, 8).

-El Número de los Ángeles que permanecieron fieles a Dios fueron muchísimos más que los que se rebelaron contra Él.

Nada cierto se puede afirmar sobre el número, pero haya un texto en el Apocalipsis que permite esta afirmación de modo probable.

Apareció otra señal en el cielo; una gran serpiente roja con siete cabezas y diez cuernos y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra (Apoc. 12, 3-4).

-Los Ángeles que desobedecieron a Dios y fueron precipitados y castigados en el infierno son una tercera parte.

No consta claramente en la Sagrada Escritura, pero hay alusión de la cual puede deducirse como probable.

Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra (Apoc. 12, 4).

inicio

34. Ángeles. Su castigo

-Su entendimiento entrenebrecido

-Privados de los dones gratuitos recibidos de Dios al crearlos

-No tuvieron oportunidad de hacer penitencia para recuperar su felicidad

-No fueron redimidos

-Fueron precipitados en los abismos del infierno

-Excluidos de la bienaventuranza

-Sufren las penas del infierno

-Padecen dolores intensísimos de orden intelectual y afectivo

-Sus tormentos serán aumentados después del juicio universal

-Lucifer y sus ángeles tienen su entendimiento entenebrecido por su pecado

¿Tú crees que hay un sólo Dios? Haces bien. También los demonios lo creen y tiemblan (Sant. 2, 19).

Aclaración. Los ángeles malos están privados del conocimiento afectivo que produce amor, pero no de la simple aprensión de la verdad.

-Los Ángeles rebeldes fueron privados de todos los dones gratuitos que habían recibido de Dios en el primer instante de su creación.

No existe prueba en la Sagrada Escritura de la cual se pueda deducir esta proposición, pero sí se puede establecer el siguiente argumento basados en la misma:

«Se apartaron de su seguimiento, no comprendieron todos sus caminos» (Job 34, 27).

Es evidente que los que se apartan de Dios por su pecado, se apartan también de los dones gratuitos y sobrenaturales concedidos por Dios, como son: la gracia, las virtudes y los dones del Espíritu Santo. Estos dones son totalmente incompatibles con el pecado mortal y el de los ángeles fue gravísimo.

-Los Ángeles que pecaron no tuvieron posibilidad de hacer penitencia después, para recuperar su felicidad eterna.

Así lo afirman comunmente los teólogos y se basan en las palabras siguientes:

Pues si Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;… (2 Pe. 2, 4).

Aclaración. La razón por la cual Dios no quiso conceder tiempo de penitencia a los ángeles que pecaron sería, quizás, la misma índole de la voluntad angélica adherida firmemente a los decretos de Dios y la mayor malicia del pecado de los ángeles totalmente deliberado y cometido sin tentación interna ni externa.

-Los Ángeles, después de su pecado, no fueron redimidos por ninguna de las tres personas divinas.

Pues si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el día del Juicio,… (2 Pe. 4).

Aclaraciones. Los ángeles pecaron por malicia; el hombre por fragilidad. Los ángeles pecaron sin causa, y el hombre seducido por la mujer y ésta a su vez por la serpiente. Los puestos que los ángeles que pecaron abandonaron en el cielo podrían ser ocupados por los hombres, pero las de los hombres no podían ser ocupados por ninguna criatura inferior.

-Dios precipitó a los Ángeles que pecaron en los abismos tenebrosos del infierno, con ligaduras eternas.

Pues si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;… (2 Pe. 2, 4).

…y además que a los ángeles, que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el juicio del gran Día (Judas, 6).

-Los Ángeles malos fueron excluidos, inmediatamente después de su pecado, de la bienaventuranza y arrojados al infierno eterno.

Él les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo» (Lc. 18, 10).

Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles (Mt. 25, 41).

…y además que a los ángeles que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los tienen guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el juicio del Gran Dios (Iudae. 6).

Y el Diablo su seductor, fue arrojado al lago del fuego y azufre, donde están también la Bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por lo siglos de los siglos (Apoc. 20, 10).

-Los Ángeles malos sufren ahora las penas del infierno.

Jesús les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo…» (Lc. 10, 18).

Pues si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;… (2 Pe. 2, 4).

Aclaración. Se deduce claramente que la pena del infierno les fue infligida en tiempo anterior.

-Los Ángeles malos padecen intensísimos dolores de orden intelectual y afectivo.

Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles (Mt. 25, 41).

Estos dolores de orden intelectual y afectivo se deducen con toda claridad del «apartaos de mí…» es decir de la ausencia de Dios; ausencia que les impide poderlo ver y poderlo amar, con lo cual la capacidad de la potencia intelectiva y afectiva quedan sin llenar, es decir, vacías, y este vacío les produce el dolor que se afirma en el enunciado.

-Los tormentos de los demonios serán aumentados accidentalmente después del juicio universal.

Se deja entrever en el siguiente texto:

…vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, y tan furiosos que nadie podía pasar por aquel camino. Y se pusieron a gritar: «¿Qué tenemos nosotros contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?» (Mt. 8, 29).

Las causas de los tormentos de los demonios, aumentadas después del juicio final, serían las siguientes:

a) -Ser condenados públicamente,

b) -Ser privados de la libertad de vagar fuera del infierno para tentar a los hombres,

c) -Ser privados de la libertad de dañar a los hombres,

d) -No poder impedir el culto a Dios.

inicio

35. Ángeles. Misión

-Dios ordenó que los ángeles asistiesen a los hombres para conseguir su salvación

-Esta es la misión secundaria de los ángeles

-Fueron enviados a ejercer su ministerio en tiempos de Jesucristo

-Algunos son dedicados para custodia de los hombres

-Cada hombre, bautizado o no, tiene asignado su ángel

-Parece que cada colectividad tiene su ángel de la guarda

-Nos libran de los peligros

-Nos libran de todos los males

-Nos proporcionan beneficios innumerables

-También son enviados para otros fines

-Dios ordenó que los Ángeles desempeñasen la función de asistir a los hombres para que consigan su salvación.

He aquí que voy a enviar un ángel delante de ti, para que guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado (Ex. 23, 20).

…que él dará orden sobre ti a sus ángeles de guardarte en todos tus caminos (Sal. 91, 11).

¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación? (Hebr. 1, 14).

-La misión secundaria de los Ángeles buenos es proteger a los hombres y velar por su salvación.

He aquí que yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado (Ex. 23, 20).

Mi ángel caminará delante de ti y te introducirá en el país de los amorreos,… (Ex. 23, 23).

Le dijo el ángel: «Partiré con él y o abrigues temor; sanos partimos y sanos regresamos a ti, porque la ruta es segura» (Tob. 5, 17).

Acampa el ángel de Yahvéh

en torno a los que le temen y los libra (Sal. 34, 8).

Pero el ángel del Señor bajó al horno junto a Azarías y sus compañeros, empujó fuera del horno la llama duego, y les sopló, en medio del horno, como un frescor de brisa y de rocío, de suerte que el fuego no los tocó y les causó dolor ni molestia (Dan. 3, 49-50).

Mi dios ha enviado a su ángel, que ha cerrado la boca de los leones y no me han hecho ningún mal, porque ha sido hallado inocente ante él (Dan. 5, 23).

-Los Ángeles fueron enviados a ejercer su ministerio durante la venida y permanencia de Cristo en el mundo.

a) -Para anunciar la concepción.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con su hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la Virgen era María (Lc. 1, 26-27).

b) -Para comunicar a José el milagro.

…el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José hijo de David, no temas tomar contigo a María tu esposa, porque lo concebido en ella viene del Espíritu Santo (Mt. 1, 20).

c) -Para alabar a Cristo en su nacimiento.

y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace» (Lc. 2, 13).

d) -Para aconsejarle a José su huida a Egipto.

Después que ellos se retiraron, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto…» (Mt. 2, 13).

e) -Para decirle a José que vuelva a Nazaret.

Muerto Herodes, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su Madre, y marcha a tierra de Israel; pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño (Mt. 1, 19-20).

f) -Para servir a Cristo después de las tentaciones.

Y he aquí que se le acercaron unos ángeles y le servían (Mt. 4, 11).

g) -Para agitar el agua de la piscina de Bezatá.

Porque el Ángel del Señor bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua; y el primero que se metía después de la aginación del agua, quedaba curado de cualquier mal que tuviera (Jn. 5, 4).

h) -Para confortar a Cristo en su Pasión.

Entonces se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba (Lc. 22, 43).

i) -Para anunciar el mensaje de la resurrección.

Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. De pronto de produjo un gran terremoto, pues el ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella. Su aspecto era como el relámpago y su vestido blanco como la nieve. Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y quedaron como muertos. El ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: «Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús el Crucificado; no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho (Mt. 28, 1-6).

-Alguno Ángeles son dedicados por Dios para custodia de todos y de cada uno de los hombres.

…el Ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos muchachos;… (Gén. 48, 16).

¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación? (Hebr. 1, 14).

-Todos y cada uno de los hombres, estén o no bautizados, tienen asignado sus correspondiente Ángel de la guarda.

…el Ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos muchachos;… (Gén. 48, 16).

En el camino donde voy

me han escondido un lazo (Sal. 142, 4).

Aclaración. En el orden de la vida humana, a todo el que marcha por camino desconocido o peligroso, se le acompaña para librarle de los peligros, y así en el orden angélico, parece congruente que a cada hombre, mientras camina por este mundo, se le asigna un ángel que el guarde y libre de los peligros.

¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación? (Hebr. 1, 14).

Aclaración. Al terminar la custodia de cada hombre por haber llegado éste al término de su vida mortal, parece que Dios no vuelve a encargar al mismo ángel la custodia de otro hombre y hay dos razones:

-Que cada ángel reina con su custodiado en el cielo.

-Que el número de los angeles es incoparablemente mayor que el de los hombres.

En cuanto a los ángeles que fueron custodios de los condenados, nada sabemos de si Dios les encomienda la custodia de otros hombres.

-Cada colectividad tiene su ángel de la guarda.

Así lo aceptan los teólogos y parece se deduce de los siguientes versículos de la Escritura:

El Príncipe del reino de Persia me ha hecho resistencia durante ventiún días, pero Miguel, uno de los Primeros Príncipes, ha venido en mi ayuda. Le he dejado allí junto a los reyes de Persia y he venido a manifestarte lo que le ocurrirá a tu pueblo al fin de los días (Dn. 10, 12-14).

Aclaración. El Príncipe de Persia aparece como uno de los Ángeles protectores de las naciones. Miguel es el ángel protector del pueblo de Dios, como consta en:

…surgirá Miguel, el gran Príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo (Dn. 12, 1).

-Los ángeles nos libran de los peligros corporales y espirituales. Efectos de la custodia angélica.

1º -Los ángeles nos libran de los peligros corporales.

Le dijo el ángel: «Partiré con él y no abrigues temor; sanos partimos y sanos regresaremos a ti, porque la ruta es segura.» Le respondió Tobit: «Bendito seas, hermano.» Y llamado a su hijo le anunció: «Hijo, prepara la cosas para el camino y emprende la marcha con tu hermano; que el Dios que está en los cielos os proteja allí y os devuelva a mí sanos; y su ángel os acompañe con su protección» (Tob. 5, 17).

También ahora me ha enviado Dios para curarte a ti y a tu nuera Sarra. Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están siempre presentes y tienen entrada a la Gloria del Señor (Tob. 12, 14-15).

2º -Los ángeles nos libran de los peligros espirituales.

a) -ofreciendo a Dios nuestras preces,

Cuando tú y Sarra hacíais oración, era yo el que presentaba y leía ante la Gloria del Señor el memorial de vuestras peticiones…Yo soy Rafael… (Tob. 12, 12).

b) -Incitando al bien con sus locuciones, el Ángel del Señor habló a Felipe diciendo:

«Levántate y marcha hacia el mediodía…» (Hch. 8, 26).

Se puede afirmar que defienden a los moribundos contra los demonios, que acompañan al cielo a los que mueren sin nada que purgar, que iluminan a las almas del purgatorio acerca de la duración de las penas y de los gozos de la gloria.

-Los Ángeles nos libran de todos los males.

…el Ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos muchachos;… (Gén. 48, 16).

-Los Ángeles de la guarda proporcionan a sus custodiados innumerables beneficios espirituales y materiales.

Hay una alusión en la Sagrada Escritura de la cual se pueden deducir múltiples beneficios.

No ha de alcanzarte el mal,

ni la plaga se acercará a tu tienda;

que él dará orden sobre ti a sus ángeles

de guardarte en todos tus caminos (Sal. 91, 10-11).

Aclaración. Pueden deducirse los siguientes beneficios:

-Limitación del poder de los demonios para que no hagan a los hombres todo el mal que quisieran, sino solamente el que Dios les permite para nuestro bien,

-Ofrecimiento a Dios de nuestras oraciones,

-Iluminación de nuestro entendimiento para mejor comprender mejor el bien que nos conviene elegir o la virtud que hemos de practicar,

-Petición a Dios de la ayuda que necesitamos,

-Inspiración de consejos convenientes,

-Asistencia y ayuda a la hora de la muerte,

-Consuelo en el purgatorio,

-Acompañamiento en el cielo como ángeles correinantes.

-Otras veces los Ángeles son enviados por Dios con otros fines determinados.

Se puso en marcha en Ángel de Yahvéh que iba el frente del ejército de Israel, y pasó a retaguardia (Ex. 14, 19).

He aquí que yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado (Ex. 23, 20).

Enviaré delante de ti un Ángel y expulsaré al Cananeo, al amorreo, al hitita, al perezeo, al jiveo y al yebuseo (Ex. 33, 2).

He aquí que yo envío a mi mensajero a allanar el camino delante de mí,… (Mal. 3, 1).

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José,… (Lc. 1, 26).

El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los agentes de la iniquidad, y los arrojarán en el horno de fuego;… (Mt. 13, 41).

inicio

36. Ángeles. Misión – sólo los coros inferiores

-Son enviados sólo los de coros inferiores

-Para custodia de los hombres son enviados los de categoría inferiores

-Los tres arcángeles son designados con nombres que denotan su actuación

-Los tres arcángeles son designados para comunicar los mensajes más importantes o prestarles las ayudas más necesarias

-Hay siete ángeles de los cuales Dios dispone de modo especial

-Los ángeles custodios no se entristecen por los males de sus custodios

-No todos los Ángeles son enviados, sino los de órdenes o coros inferiores.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret a un virgen… (Lc. 1, 26).

Aclaración. La anunciación de la encarnación del Verbo a la Virgen María es el ministerio divino más elevado y procedía, por tanto, enviar un orden o coro superior. Sin embargo es enviado un arcángel que pertenece a un coro inferior, de donde se deduce que los ángeles enviados son los de coros inferiores. Por excepción Dios puso querubines para guardar el camino del árbol de la vida.

Dios puso delante del jardín de Edén querubines, y la llama de espada vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida (Gén. 3, 24.)

-Los Ángeles enviados por Dios para custodia de los hombres son solamente los de categorías inferiores.

Miles de millares le servían, miriadas de miriadas en pie delante de él (Dan. 7, 10).

De este texto se deduce que hay ángeles que están destinados a servir a Dios y posiblemente a los hombres, y otros a asistir a Dios en el cielo.

Aclaración. El hecho de que solamente los de categorías inferiores son enviados en ministerio sobre los hombres se deduce de que son los que pertenecen a estas categorías inferiores los que constan en la Sagrada Escritura que realizan tales ministerios.

-Los tres Arcángeles son designados con nombres que denotan su actuación propia.

Los nombres son: Miguel, Gabriel y Rafael.

a) -Miguel significa ¿Quién como Dios?

Actúa cuando se trata de una intervención que requiere un poder especial.

Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron con la Serpiente. También la Serpiente y sus Ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos (Apoc. 12, 7-8).

b) -Gabriel significa fortaleza de Dios.

Es enviado para anunciar a Aquel que había de reducir a los Principados y Potestades.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la Virgen era María (Lc. 26-27).

c) -Rafael significa Medicina de Dios.

Fue enviado para curar al Padre de Tobías.

Rafael iba diciendo a Tobías, mientras se acercaba al Padre: «Tengo por seguro que se abrirán los ojos de tu Padre. Untale los ojos con la hiel del pez, y el remedio hará que las manchas blancas se contraigan y se le caerán como escamas de los ojos. Y así tu Padre podrá mirar y ver la luz» (Tob. 11, 7-8-).

-Los tres Arcángeles, Gabriel, Rafael y Miguel son designados por Dios para comunicar a los hombres los mensajes más importantes o para prestarles las ayudas más necesarias.

a) Gabriel. Anuncia el Misterio de la Encarnación del Verbo en las entrañas inmaculadas de Santa María Virgen.

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, la casa de David; el nombre de la Virgen era María (Lc. 1, 26).

b) -Rafael. Enviado a curar a Tobías y a su nuera Sarra.

También ahora me ha enviado Dios para curarte a ti y a tu nuera Sarra. Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están siempre presentes… (Tob. 12, 14).

…fue enviado Rafael a curar a los dos: a Tobit, para que se le quitarán las manchas blancas de los ojos y pudiera con sus mismos ojos ver la luz de Dios; y a Sarra la de Ragüel, para entregarla por mujer a Tobías, hijo de Tobit, y librarla de Asmodeo, el demonio malvado;… (Tob. 3, 17).

c) -Miguel. Enviado a prestar una ayuda importante.

El Príncipe del reino de Persia me ha hecho resistencia durante veintiún días, pero Miguel uno de los Primeros Príncipes, ha venido en mi ayuda (Dan. 10, 13).

-Hay siete Ángeles de los cuales Dios dispone de un modo especial para con sus ministerios con los hombres.

Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que están siempre presentes y tienen entrada a la Gloria del Señor (Tob. 12, 15).

El ángel le respondió: «Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado para hablarte y comunicarte esta buena nueva (Lc. 1, 19).

..delante del trono arden siete antorchas de fuego, que son los siete Espíritus de Dios (Apoc. 4, 5).

Entonces vi…un Cordero degollado; tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios, enviados a toda la tierra (Apoc. 5, 6).

Vi entonces a los siete Ángeles que están en pie delante de Dios;… (Apoc. 8, 2).

Los siete Ángeles de las siete trompetas se dispusieron a tocar. Tocó el primero… (Apoc. 8, 6).

Y oí una fuerte voz que desde el Santuario decía a los siete Ángeles: «Id y derramad sobre la tierra las siete copas del furor de Dios» (Apoc. 16, 1).

Aclaración. Los nombres de dos de ellos son Gabriel y Rafael.

-Los Ángeles custodios no experimentan ninguna tristeza por los males físicos o morales de sus custodiados, ni siquiera por su condenación eterna.

Los ángeles saben muy bien que:

…en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquéllos que han sido llamados según su designio (Rom.8, 28).

Aclaración. Los ángeles no tiene culpa de los condenación de sus protegidos, al contrario, les apartaron de las ocasiones de pecado y les defendieron de tantos peligros, que su condenación se debe solamente a la rebeldía y protervía de permanecer en su pecado. Confirmados así en el mal, por elección y culpa personal, los ángeles no sufren por los males temporales y eternos de sus protegidos, porque no se dejan llevar de un sentimiento de pena, sino de un sentido de estricta justicia.

inicio

37. Ángeles. Misión. Los de coros superiores excepcionalmente

-Enviados los ángeles de algunos coros superiores

-Unos Querubines en el paraíso

-Los Ángeles de algunos Coros superiores son también enviados, pero excepcionalmente.

a) -Serafines.

Entonces voló hacia mí uno de los serafines con una brasa en la mano, que con la tenazas había tomado de sobre el altar, y tocó mi boca y dijo: «He aquí que esto ha tocado tus labrios: se ha retirado tu culpa, tu pecado está expirado» (Is. 6, 6-7).

b) -Querubines.

Y habiendo expulsado al hombre, puso delante del jardín de Edén querubines, y la llama de espada vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida (Gén. 3, 24).

Los querubines estaban detenidos a la derecha de la Casa cuando el hombre entró, y la nube llenaba el atrio interior. La gloria de Yahvéh se elevó de sobre los querubines hacia el umbral de la Casa … Y el ruido de las alas de los querubines llegaba hasta el atrio exterior, semejante a la voz de Dios Sadday cuando habla (Ez. 10, 3-5).

-Unos Querubines fueron puestos por Dios en el Paraíso.

y habiendo expulsado al hombre, puso delante del jardín de Edén querubines, y la llama de espada vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida (Gén. 3, 24).

Aclaración. Los coros inferiores de los Ángeles y Arcángeles son los enviados normalmente por Dios para intervenir en los asunto de la tierra.

inicio

38. Ángeles malos. Su actuación en este mundo. Tentaciones

-El demonio existe

-Es llamado Dios y príncipe de este mundo

-Vagan por la tierra y tientan a los hombres

-Vagan por los aires

-Actúan para conducir a los hombres al mal

-Ejerce su dominio para incitarles al pecado

-Se vale de la mentira

-Son muy audaces

-Su presencia en cada hombre no es continúa, sino en los momentos de tentación

-Tienta a cada uno con aquel vicio al que es más inclinado

-El demonio existe y su presencia entre los hombres es real, personal, no simbólica.

…el enemigo que sembró la cizaña es el Diablo;… (Mt. 13, 39).

Entonces dirán también a los de su izquierda: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles» (Mt. 25, 41).

Él le dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo…» (Lc. 10, 18).

Jesús respondió: «…Vuestro padre es el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre…» (Jn. 8, 44).

Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las asechanzas del Diablo (Ef 6, 11).

Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. Resistidle firmes en la fe,… (1 Pe. 5, 8).

Pues si Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;… (2 Pe. 2, 4).

-El Diablo es llamado Dios de este mundo y príncipe de este mundo.

a) -Dios de este mundo.

…nuestro Evangelio está velado…para las incrédulos, cuyas inteligencias cegó el Dios de este mundo… (2 Cor. 4, 4).

b) -Príncipe de este mundo.

…ahora el Príncipe de este mundo será echado abajo… (Jn. 12, 31).

-Hay Demonios que vagan por la tierra y tientan a los hombres.

…vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros y tan furiosos que nadie podía pasar por aquel camino (Mt. 8, 28).

En esto, una mujer cananea, saliendo de aquellos términos, se puso a gritar: «¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está malamente endemoniada» (Mt. 15, 22).

-Los Espíritus demoníacos vagan por los aires buscando a quienes poder tentar para hacerles caer en la tentación.

De los que se alzan a tu diestra

guárdame como la pupila de tus ojos,

escóndeme a la sombra de tus alas

frente a esos impíos que me acosan (Sal. 17, 8-9).

Novillos innumerables me rodean,

acósanme los toros de Basán;

ávidos abren contra mí sus fauces

leones que desgarren y rugen (Sal. 2, 13-14).

Al llegar a la otra orilla, a la región de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, y tan furiosos que nadie podía pasar por aquel camino (Mt. 8, 28).

En esto una mujer cananea, saliendo de aquellos términos, se puso a gritar: «¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! mi hija está malamente endemoniada» (Mt. 15, 22).

Apenas saltó de la barca, vino a su encuentro, de entre los sepulcros, un hombre con espíritu inmundo que moraba en los sepulcros y a quien nadie podía ya tenerle atado ni siquiera con cadenas,… (Mc. 5, 1).

Al saltar a la tierra, vino de la ciudad a su encuentro un hombre, poseído por los demonios, y que hacia mucho tiempo que no llevaba vestido, ni morada en casa, sino en los sepulcros (Lc. 8, 27).

Y vosotros que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cales vivisteis en otro tiempo según el proceder de este mundo, según el Príncipe del imperio del aire, el Espíritu que actúa ahora en los rebeldes… (Ef. 2, 2).

Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las asechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas (Ef. 6, 11-12).

Sed sobrios y velad, Vuestro adversario, el Diablo ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. Resistidles firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos que están en el mundo soportan los mismos sufrimientos (1 Pe. 5, 8-9).

Aclaración. El aire o atmósfera era para los antiguos el lugar donde habitaban los espíritus demoníacos. El príncipe de este imperio es Satanás.

-Satanás actúa en el mundo y en cada uno de los hombres para seducirlos al mal.

a) -Actúa en el mundo.

Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero yace en poder del Maligno (1 Jn. 5, 19).

Sed sobrinos y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. Resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos que están en el mundo soportan los mismos sufrimientos (1 Pe. 5, 8-9).

b) -Actúa en cada uno de los hombres.

-En Eva.

Dijo, pues Yahvéh Dios a la mujer: «¿Por qué los has hecho?» Y contestó la mujer: «La serpiente me sedujo y comí» (Gén. 3, 13).

-En David.

Alzóse Satán contra Isabel e incitó a David a hacer el censo del pueblo (1 Cro. 21, 1).

-En Jesucristo como hombre.

Jesús, lleno del Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto, donde fue tentado por el diablo durante cuarenta días (Lc. 4, 1-2).

-En Judas.

Entonces Satanás entró en Judas, llamado Iscariote, que era del número de los Doce; y fue a tratar con los sumos sacerdotes y los jefes de la guardia del modo de entregarselo (Lc 22, 3-4).

-El Diablo ejerce su dominio sobre los hombres incitándoles al pecado.

a) -El fratricidio de Caín.

No como Caín, que, siendo del Maligno, mató a su hermano (1 Jn. 3, 12).

b) -La traición de Judas.

Durante la cena, cuando ya el Diablo había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo,… (Jn. 13, 2).

Y, mojando el bocado, lo toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás (Jn. 13, 27).

c) -La negación de Pedro.

Y el Señor dijo: «¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo;… (Lc. 22, 31).

d) -La mentira de Ananías.

Pedro le dijo: «Ananías, ¿Cómo es que Satanás llenó tu corazón hasta inducirte a mentir al Espíritu Santo, quedándote con parte del precio del campo?» (Hch. 5, 3).

-Satanás seduce a los hombres al mal valiéndose del disfraz y de la mentira.

a) -Del disfraz.

Y nada tiene de extraño; que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz (2 Cor. 11, 14).

b) -De la mentira.

Replicó la serpiente a la mujer: «De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiéreis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal (Gén. 3, 4-5).

Vuestro padre es el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Este fue homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira (Jn. 8, 44).

-Los Demonios son muy audaces para tentar a los hombres.

La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yahvéh había hecho. Y dijo a la mujer. «¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?» (Gén. 3, 1).

Alzóse Satán contra Israel, e incitó a David a hacer el censo del pueblo (1 Cro. 21, 1).

Tú que habías dicho en tu corazón: «Al cielo voy a subir, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y me sentaré en el Monte de la Reunión, en el extremo norte. Subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo (Is. 14, 13-14).

Me hizo ver después al sumo sacerdote Josué, que estaba ante el ángel de Yahvéh; a su derecha estaba el Satán para acusarle (Za. 3, 1).

Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan» (Lc. 4, 3).

Es que él había mandado al espíritu inmundo que saliera de aquel hombre; pues en muchas ocasiones se apoderaba de él; le sujetaban con cadenas y grillos para custodiarle, pero rompiendo las cadenas era empujado por el demonio al desierto (Lc. 8, 29).

Entonces Satanás entró en Judas, llamado Iscariote, que era del número de los Doce (Lc. 22, 3).

Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. Resistidles firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos que están en el mundo soportan los mismos sufrimientos (1 Pe. 5, 8-9).

Aclaración. En todos estos textos se manifiesta la audacia Satán para conseguir sus intenciones maliciosas contra los hombres.

-La presencia del demonio a cada hombre para tentarle, no es permanente y continua, sino circunstancia a los momentos de tentación.

No está claramente en la Sagrada Escritura, pero parece desprenderse de ciertos textos.

Jesús le respondió: «Se ha dicho: No tentarás al Señor tu Dios.» Acabado todo género de tentación, el diablo se alejó de él hasta un tiempo oportuno (Lc. 4, 12-13).

Entonces Satanás entró en Judas,… (Lc. 22, 3).

Durante la cena, cuando ya el diablo había inspirado a Judas Iscariote,… (Jn. 13, 2).

Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás (Jn. 13, 27).

-El Demonio no tienta a todos del mismo modo, sino que explora las debilidades interiores del hombre. Para tentarle con aquel vicio al cual comprueba que es más inclinado.

Cada uno es tentado por su propia concupiscencia que le arrastra y seduce (Sant. 1, 14).

inicio

39. Ángeles malos. Su actuación. Resistencia del hombre

-Dios permite las tentaciones

-No más de lo que los hombres pueden resistir

-Dios quiere que los hombres las resistan

-El hombre debe resistirlas

-El hombre tiene que librar batalla

-Dos remedios

-Las tentaciones superadas traen grandes bienes

-Las fuerzas que el hombre necesita para superarlas, proceden de Dios

-El diablo huye de quienes le resisten

-Dios promete la recompensa a los vencedores

-Dios permite las tentaciones al hombre en la vida presente para recompensarle con los bienes eternos.

Cuando te levantabas de la mesa sin tardanza, dejando la comida, para esconder un cadáver, era yo enviado para someterte a prueba (Tob. 12, 13).

Y Yahvéh dijo a Satán: «¿De dónde vienes?» Satán respondió a Yahvéh: «De recorrer la tierra y pasearme por ella.» Y Yahvéh dijo a Satán: «¿Te has fijado en mi siervo Job? ¡No hay nadie como él en la tierra: es un hombre cabal y recto, que teme a Dios y se aparta del mal! Aún persevera en su entereza, y bien sin razón me has incitado contra él para perderle.» Respondió Satán a Yahvéh. «¡Piel por piel! ¡Todo lo que el hombre posee lo da por su vida! (Job 2, 2-4).

Aclaración. «Piel por piel», locución proverbial, «Toma y daca».

¿No es milicia lo que haces el hombre por la tierra? (Job 7, 1).

Velad y orad para que no caigáis en la tentación… (Mt. 26, 41).

¡Feliz el hombre que soporta la prueba! Superada la prueba, recibirá la corona de la vida que ha prometido a los que le aman (Sant. 1, 12).

-Dios no permite que los hombres sean tentados más de lo que cada uno puede resistir.

Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación os dará modo de poderla resistir con éxito (1 Cor. 10, 13).

-Dios quiere que los hombres vigilen, resistan y se defiendan de las tentaciones del diablo.

a) -Dios quiere que los hombres vigilen.

Sed sobrios y velad. Vuestro adversario el Diablo ronda como león rugiente, buscando a quien devorar (1 Pe. 5, 8).

b) -Dios quiere que los hombres resistan.

Resistidle firmes en la fe (1 Pe. 5, 9).

Someteos pues a Dios; resistid al Diablo y él huirá de vosotros (Sant. 4, 7).

c) -Dios quiere que los hombres se defiendan.

¡En pie!, pues; ceñida vuestra cintura con la verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzados los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, embarazando siempre el escudo de la Fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno (Ef. 6, 14-16).

-El hombre debe de ofrecer resistencia a las tentaciones de Satanás.

Viene entonces y los encuentra dormidos; y dice a Pedro: «Simón, ¿duermes?, ¿ni una hora has podido velar? Velad y orad, para que caigáis en tentación (Mc. 14, 37-38).

Sed sobrios y velad. Vuestro adversario el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. Resistidle firmes en la fe,… (1 Pe. 5, 8-9).

Os he escrito, jóvenes, porque sois fuertes y la Palabra de Dios permanente en vosotros y habéis vencido al Maligno (1 Jn. 2, 14).

Aclaración. El vencimiento de las tentaciones se debe de procurar siempre con la vigilancia de los sentidos y la ayuda de la oración.

Velad y orad, para que no caigáis en tentación (Mt. 14, 38).

-El hombre en este mundo tiene que librar batalla contra los dominadores de este mundo en las tinieblas.

Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas (Ef. 6, 12).

Aclaración. Estos espíritus fueron infieles a Dios y quisieron hacer a los hombres esclavos suyos por el pecado.

Y a vosotros que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales vivisteis en otro tiempo según el proceder de este mundo, según el Príncipe del imperio del aire, el Espíritu que actúa ahora en los rebeldes (Ef. 2, 2).

-Los remedios contra las tentaciones son principalmente dos: La vigilancia y la oración. Remedios.

a) -La Vigilancia:

Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá el Señor (Mt. 24, 42).

Los que a vosotros digo, a todos lo digo: ¡Velad! (Mc. 13, 37).

Velad y orad, para que no caigáis en tentación (Mt. 26, 41).

b) -La oración:

Velad y orad, para que no caigáis en tentación (Mt. 26, 41).

-Las tentaciones y las pruebas bien superadas traen consigo grandes bienes.

…pues Dios les sometió a prueba y les halló dignos de sí;… (Sab. 3, 5).

¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria? (Lc. 24, 26).

Yo os aseguro que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo (Jn. 16, 20).

Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios (Hch. 14, 22).

Y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados (Rom. 8, 17).

Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!; nosotros, en cambio, por una incorruptible (1 Cor. 9, 25).

Estoy lleno de consuelo y sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones (2 Cor. 7, 4).

…y conocerle a él, el poder de su resurrección y la comunicación en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte, tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos (Fil. 3, 10-11).

y lo mismo el atleta; no recibe la corona sino ha competido según el reglamento (2 Tim. 2, 5).

Y todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús, sufrirán persecuciones (2 Tim. 3, 12).

Cierto que ninguna corrección es de momento agradable sino penosa; pero luego produce fruto apacible de justicia a los ejercitados en ella (Hebr. 12, 11).

Por lo cual rebosáis de alegría, aunque sea preciso que todavía por algún tiempo seáis afligidos con diversas pruebas, a fin de que la calidad probada de vuestra fe, más preciosa que el oro perecedero que es probado por el fuego, se convierta en motivo de alabanza, de gloria y de honor, en la Revelación de Jesucristo (1 Pe. 1, 6-7).

¡Feliz el hombre que soporta la prueba! Superada la prueba, recibirá la corona de la vida que ha prometido el Señor a los que le aman (Sant. 1, 13).

-Las fuerzas que el hombre necesita para vencer al diablo proceden de Dios.

El Dios que me ciñe de fuerzas,

y hace mi camino irreprochable,

que hace mis pies como de ciervas,

y en las alturas me sostiene en pie,

el que mis manos para el combate adiestra

y mis brazos para tensar arco de bronce (Sal. 18, 33-35).

Para el combate de fuerza me ciñes,

doblegas bajo mí a mis agresores,

a mis contrarios haces dar la espalda,

extermino a los que me odian (Sal. 18, 40-41).

Bendito sea Yahvéh, mi Roca,

que adiestra mis manos para el combate,

mis dedos para la batalla; (Sal. 144, 1).

Pero ¡gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo! (1 Cor. 15, 57).

…ha sido arrojado el acusador de nuestros, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios. Ellos le vencieron gracias a la sangre del Cordero y a la palabra del testimonio que dieron,… (Apoc. 12, 10-11).

-El Diablo huye de aquellos que le resisten y se acercan a Dios.

Someteos, pues, a Dios; resistid al Diablo y él huirá de vosotros. Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros (Sant. 4, 7-8).

-Dios promete la recompensa de la Bienaventuranza eterna a todos aquellos que hubiesen vencido en la lucha contra las tentaciones.

Y lo mismo el atleta; no recibe la corona si no ha competido según el reglamento (2 Tim. 2, 5).

¡Feliz el hombre que soporta la prueba! Superada la prueba, recibirá la corona de la vida que ha prometido el Señor a los que le aman (Sant. 1, 12).

inicio

40. Ángeles malos. Otras actuaciones

-Obsesión

-Posesión diabólica

-Morar en los hombres

-Cegar las inteligencias

-Promover tormentos espirituales

-Sobre los animales en tiempos de Jesucristo

-Sucesos prodigiosos

-Cosas sorprendente para inducir los hombres al pecado

-Los demonios pueden además ejercer su acción maliciosa sobre los hombres con la obsesión.

Obsesión es el ataque de satanás que se esfuerza por conquistar un alma para influir en ella su acción maliciosa.

Jesús curó a muchos que adolecían de diversas enfermedades y expulsó a muchos demonios, a quienes no permitió hablar, pues le conocían (Mc. 1, 34).

Al instante gritó el padre del muchacho: «¡Creo, ayuda a mi poca fe!» Viendo Jesús que se agolpaba la gente, increpó al espíritu inmundo, diciéndole: «Espíritu sordo y mudo, yo te lo mando: sal de él y no entres más en él». Y el espíritu salió dando gritos y agitándole con violencia (Mc. 9, 24-26).

-Los demonios pueden también ejercer su acción maliciosa sobre los hombres mediante la posesión diabólica.

Posesión diabólica es la toma de posesión, por parte de Satanás, del cuerpo de la víctima, para manejarle e inducirle a lo que quiere.

…y le traían todos los pacientes aquejados de enfermedades y sufrimientos diversos, endemoniados, lunáticos y paralíticos y los sanó (Mt. 4, 24.)

Jesús entonces le conminó: «Cállate y sal de él» El espíritu inmundo agitó violentamente al hombre y, dando un grito, salió de él (Mc. 1, 25-26).

Regresaron los setenta y dos alegres, diciendo: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre» (Lc. 10, 17).

Cansado Pablo, se volvió y dijo al espíritu: «En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella.» Y en el mismo instante salió (Hch. 16, 18).

Aclaración. Los casos de posesión diabólica son muy raros. El diablo no actúa como principio intrínseco de sus actos y movimientos del cuerpo poseído, sino por un dominio violento y exterior a la sustancia del acto.

-Los Ángeles malos pueden morar a veces en los hombres.

Al saltar a tierra, vino de la ciudad a su encuentro un hombre, poseído por los demonios…Jesús le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?» El contestó: «Legión»; porque habían entrado en él muchos demonios (Lc. 8, 27 y 30).

Jesús curó a muchos que adolecían de diversas enfermedades y expulsó a muchos demonios, a quienes no permitió hablar, pues le conocían (Mc. 1, 34).

Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados;… (Mc. 1, 32).

-Los demonios pueden cegar las inteligencias de los hombres para impedirles la fe.

y si todavía nuestro Evangelio está velado, lo está para los que se pierden, para los incrédulos, cuyas inteligencias cegó el Dios de este mundo para impedir que vean brillar el resplandor del Evangelio… (2 Cor. 4, 3-4).

La venida del Impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado (2 Tes. 2, 9-10).

Aclaración. la palabra «milagro» significa aquí «hecho sorprendente».

-Los demonios poseen cierta libertad para promover tormentos espirituales a los hombres.

De la humareda salieron langostas sobre la tierra, y se les dio un poder como el que tienen los escorpiones de la tierra (Apoc. 9, 3).

Aclaración. Una de las interpretaciones hace de las langostas el símbolo de los tormentos espirituales provocados por los demonios.

-Satanás ejerció su influjo sobre ciertos animales en el Antiguo Testamento y en tiempos de Jesucristo.

a) -En el Antiguo Testamento.

-Movió la boca de la serpiente para hablar a Eva.

La serpiente…dijo a la mujer: «¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?» Respondió la mujer a la serpiente: «Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Mas del fruto del árbol que está en medio del jardín, ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis, so pena de muerte.» Replicó la serpiente a la mujer: «De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiéreis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal» (Gén. 3, 1-5).

b) -En tiempos de Jesucristo.

Había allí a cierta distancia una gran piara de puercos que pacían. Suplicábanle, pues, los demonios: «Si nos hechas, enviadnos a esa piara de puercos.» Él les dijo: «Id» Salieron ellos y entraron en los puercos, y entonces toda la piara se arrojó al mar de lo alto del precipicio, y perecieron en las aguas (Mt. 8, 30-32).

-Los demonios pueden realizar cosas prodigiosas y admirables por su propio poder natural.

Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos (Mt. 24, 24).

Primero tiene que venir la apostasía y manifestarse el Hombre impío, el Hijo de perdición, al Adversario que se eleva sobre todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta el extremo de sentarse él mismo en el Santuario de Dios y proclamar que él mismo es Dios (2 Thess. 2, 3-4).

La venida del impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar… (2 Thess. 2, 9-10).

Este (el diablo) fue homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él;… (Jn. 8, 44).

Realiza grandes señales, hasta hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra; y seduce a los habitantes de la tierra que hagan un imagen en honor de la Bestia… (Apoc. 13, 13).

-Los demonios no pueden hacer milagros, pero sí cosas prodigiosas y sorprendentes que superan las fuerzas humanas, con la intención de inducir a los hombres al pecado.

Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos. ¡Mirad que os lo he predicho! (Mt. 24, 24-25).

Vuestro padre es el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Este fue homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él;… (Jn. 8, 44).

…según el Príncipe del imperio del aire, el Espíritu que actúa ahora en los rebeldes… (Ef. 2, 2).

La venida del Impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar por no haber aceptado el amor de la verdad que les hubiera salvado (2 Tes. 2, 9-10).

Realiza grandes señales, hasta hacer bajar ante la gente fuego del cielo a la tierra; y seduce a los habitantes de la tierra que hagan una imagen en honor de la Bestia… (Apoc. 13, 13).

Los ángeles malos pueden menos de lo que podrían según su poder natural, puesto que la providencia de Dios los reprime.

Aclaración. Los falsos Cristos y los falsos profetas serán verdaderos demonios o, por lo menos, obrarán en nombre de ellos.

inicio

41. Ángeles malos. Término de sus actuaciones

-Los poderes contrarios al Reino de Dios serán destruidos al fin del mundo

-El diablo sufrirá una derrota definitiva el día del juicio universal

-Todos los poderes contrarios al Reino de Dios serán destruidos al fin del mundo.

Luego, el fin, cuando entregue a Dios Padre el Reino, después de haber destruido todo Principado, Dominación Potestad (1 Cor. 15, 24).

-El Diablo sufrirá una derrota completa y definitiva en el día del juicio universal.

…Dios no perdonó a los Ángeles que pecaron, sino que, precipitándose en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;… (2 Pe. 2, 4).

…y además que a los ángeles, que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el juicio del gran Día (Judas, 6).

inicio

42. La Magia

-El crimen de la magia existe.

-El crimen de la magia es un intento malicioso del hombre para procurar un daño a los demás, se consiga o no tal daño.

-El crimen de la magia existe.

A la hechicera no la dejarás con vida (Exod. 22, 18).

No os dirijáis a los nigromantes, ni consultéis a los adivinos haciéndoos impuros por su causa. Yo, Yahvéh, vuestro Dios (Lev. 19, 31.)

-La magia es un intento malicioso del hombre con ayuda del demonio para dañar a los demás.

También Faraón llamó a los sabios y a los hechiceros,

y también ellos, los sabios egipcios, hicieron con sus encantamientos las mismas cosas (Exod. 7, 11).

Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos (Mt. 24, 24).

Surgirán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos (Mt. 24, 11.)

La venida del Impío estará señalada por el influjo de Satanás, con toda clase de milagros, señales, prodigios engañosos, y todo tipo de maldades que seducirán a los que se han de condenar… (2 Ts. 2, 9-10).

inicio

Comentarios
No hay comentarios en “Dios Creador”


css.php