Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

La cuestión del limbo y de los no bautizados


17 julio 2008
Sección: Bautismo

El padre Cantalamessa comenta la cuestión del Limbo y los no bautizados

 

 

Viernes, 27 de enero de 2006

zenit.org

En una reflexión enviada a Zenit

 

ROMA, jueves, 26 enero 2006 (ZENIT.org).- Un comentario del padre Raniero Cantalamessa OFMCap  ¿predicador de la Casa Pontificia? (Cf. Zenit, 6 enero 2006) ha suscitado entre algunos lectores interrogantes sobre la situación de los niños que mueren sin bautizar.

 

Es un tema cuyo estudio encomendó Juan Pablo II a la Comisión Teológica Internacional, (Cf. Zenit, 7 octubre 2004) y sobre el cual se espera un documento (Cf. Zenit, 2 diciembre 2005).

 

En respuesta a las cuestiones suscitadas, el padre Cantalamessa ofrece a los lectores de Zenit un comentario sobre la doctrina del Limbo.

 

* * *

 

Algunos lectores han manifestado su perplejidad por mi afirmación acerca de que los niños sin bautizar no van al Limbo, sino al Cielo; lo expresé en mi reciente comentario al Evangelio en la fiesta del Bautismo del Señor, publicado en Zenit. Ello me da la oportunidad de aclarar las razones de mi afirmación.

 

Jesús instituyó los sacramentos como medios ordinarios de salvación. Son normalmente necesarios y las personas que pueden recibirlos y los rechazan son responsables ante Dios. Pero Dios no se ató a sí mismo a estos medios. También Jesús dijo de la Eucaristía: «Si no coméis la carne del Hijo del hombre no tenéis vida en vosotros» (Jn 6, 53), pero esto no significa que alguien que nunca haya recibido la Eucaristía no esté salvado.  

 

El Bautismo de deseo y la fiesta de los Santos Inocentes son confirmaciones de ello. Hay quien puede oponer que Jesús está involucrado en la muerte de los Inocentes, quienes perdieron la vida a causa de Él, lo cual no es siempre el caso de los bebés sin bautizar. Cierto, pero también de lo que se ha hecho al más pequeño de sus hermanos Jesús dice: «A mi me lo hicisteis» (Mt 25, 40).

 

La doctrina del Limbo nunca ha sido definida como dogma por la Iglesia; fue una hipótesis teológica en su mayor parte dependiente de la doctrina de San Agustín sobre el pecado original, y fue abandonada en la práctica hace mucho tiempo, y la teología también se aparta actualmente de ella.

 

Deberíamos tomarnos seriamente la verdad de la voluntad universal de Dios por la salvación («Dios quiere que todos se salven» [1 Tm 2, 4]), así como la verdad de que «Jesús murió por todos». El siguiente texto del Catecismo de la Iglesia Católica parece abrazar exactamente la misma postura:

 

«En cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina, como hace en el rito de las exequias por ellos. En efecto, la gran misericordia de Dios, que quiere que todos los hombres se salven (Cf. 1 Tm 2, 4) y la ternura de Jesús con los niños, que le hizo decir: "Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis" (Mc 10, 14), nos permiten confiar en que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin Bautismo. Por esto es más apremiante aún la llamada de la Iglesia a no impedir que los niños pequeños vengan a Cristo por el don del santo bautismo» (CIC, 1261).

 

No creo que afirmar que los bebés sin bautizar estén salvados aliente el aborto. A las personas que desatienden la doctrina de la Iglesia sobre el aborto apenas les preocupan otras doctrinas de la misma Iglesia. Incluso si hubiera razones para tal temor, el abuso de una doctrina nunca debería impedirnos abrazarla.

 

Debo confesar que la mera idea de un Dios que prive eternamente a una criatura inocente de Su visión sencillamente porque otra persona ha pecado, o debido a un aborto fortuito, me hace estremecer… y estoy seguro de que haría a cualquier no creyente feliz de mantenerse apartado de la fe cristiana. Si el infierno consiste esencialmente en la privación de Dios, ¡el Limbo es infierno!

 

Fr. Raniero Cantalamessa

 

[Traducción del original inglés realizada por Zenit]
Comentarios
12 Comentarios en “La cuestión del limbo y de los no bautizados”
  1. José Félix Magaña Dijo:

    Desde pequeño me preocupó la situación del limbo y de suyo yo rezo por los que estén allí, me alivia un poco que puede no ser cierto, pero San Agustín un gran teólogo piensa que si existe.

  2. José Félix Magaña Dijo:

    Desde pequeño me preocupó la situación del limbo y de suyo yo rezo por los que estén allí, me alivia un poco que puede no ser cierto, pero San Agustín un gran teólogo piensa que si existe.

  3. José Félix Magaña Dijo:

    Desde pequeño me preocupó la situación del limbo y de suyo yo rezo por los que estén allí, me alivia un poco que puede no ser cierto, pero San Agustín un gran teólogo piensa que si existe.

  4. José I. Serrano Arias Dijo:

    Gracias por esas explicaciones tan importantes para los que tenenmos responsabilidades con pequeñas comunidades que guiar. J. Serrano, Honduras.

  5. José I. Serrano Arias Dijo:

    Gracias por esas explicaciones tan importantes para los que tenenmos responsabilidades con pequeñas comunidades que guiar. J. Serrano, Honduras.

  6. José I. Serrano Arias Dijo:

    Gracias por esas explicaciones tan importantes para los que tenenmos responsabilidades con pequeñas comunidades que guiar. J. Serrano, Honduras.

  7. Juan José Elizalde Dijo:

    Breve e ilustrativo artículo sobre un tema polémico que convenía aclarar a todos los cristianos. La misericordia de Dios no tiene límites y como buen Padre, llevará a todos sus hijos inocentes al cielo. Aclaración válida también para los enemigos de la Iglesia que ven en estos temas un buen pretexto para atacarla. Dios los bendiga.

  8. Laura Dijo:

    Hace unos años el P. Crispín Ojeda, párroco del Inmaculado Corazón de María (Guadalajarita) en Colima, hoy Obispo auxiliar de la ciudad de México, publicó este artículo en un boletín que publicaba semanalmente, y me pareció un tema hermoso y muy completo y con las palabras exactas para los que tenemos un bebé que fue abortado y que hubieramos querido que naciera, pero que Dios asi lo decidió tuvieramos la plena satisfacción de que goza de la felicidad eterna, hoy me di a la tarea de buscar estas palabras del Padre Catalamessa y nuevamente me da la satisfacción y la alegría de reafirmar que Dios existe y que cuida de los más indefensos. Dios lo bendiga.

  9. adriana Dijo:

    gracias por esta amplia explicación, es una pena pensar que las almas de los pequeños que no son bautizados esten en el limbo

  10. EVA MARIA GODINEZ MERINO Dijo:

    es justo que los bebes que no fueron bautizados lleguen al cielo ya que por la razon que halla sido ellos no tienen la culpa

  11. Mercedes Ramírez Guevara Dijo:

    Creo, yo, que esta es la gran oportunidad de hablar de la misericordia de Dios, una misericordia real y verdadera, aún más con los inocentes. tan cierto lo que dice, Me ayuda mucho a guiar a los demás en el tema. Muchas gracias

  12. NORMA HURTADO Dijo:

    que bien imaginar que Dios misericordioso abraza con todo su Amor a todos los niños que aun no estén bautizados , me lleno de alegría , siempre tuve esa duda , que pasara con los bebes que mueren sin bautizar saludos y Dios lo bendiga. que buena pagina increíble..




css.php