Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document

Untitled Document

El bautismo, fundamento de la existencia cristiana


17 julio 2008
Sección: Bautismo

1-4-1998

 

1. Según el evangelio de san Marcos, las últimas enseñanzas de Jesús a sus discípulos presentan unidos fe y bautismo como el único camino de salvación: "El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará" (Mc 16, 16). También Mateo, al referir el mandato misionero que Jesús da a los Apóstoles, subraya el nexo entre predicación del Evangelio y bautismo: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mt 28, 19).

 

En conformidad con estas palabras de Cristo, Pedro, el día de Pentecostés, dirigiéndose al pueblo para exhortarlo a la conversión, invita a sus oyentes a recibir el bautismo: "Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hch 2, 38). La conversión, pues, no consiste sólo en una actitud interior, sino que implica también el ingreso en la comunidad cristiana a través del bautismo, que obra el perdón de los pecados e inserta en el Cuerpo místico de Cristo.

 

2. Para captar el sentido profundo del bautismo, es necesario volver a meditar en el misterio del bautismo de Jesús, al comienzo de su vida pública. Se trata de un episodio a primera vista sorprendente, porque el bautismo de Juan, que recibió Jesús, era un bautismo de "penitencia", que disponía al hombre a recibir la remisión de los pecados. Jesús sabía bien que no tenía necesidad de ese bautismo, siendo perfectamente inocente. En tono desafiante, dirá un día a sus adversarios: "¿Quién de vosotros puede probar que soy pecador?" (Jn 8, 46).

 

En realidad, sometiéndose al bautismo de Juan, Jesús lo recibe no para su propia purificación, sino como signo de solidaridad redentora con los pecadores. En su gesto bautismal está implícita una intención redentora, puesto que es "el Cordero (…) que quita el pecado del mundo" (Jn 1, 29). Más tarde llamará "bautismo" a su pasión, experimentándola como una especie de inmersión en el dolor, aceptada con finalidad redentora para la salvación de todos: "Con un bautismo tengo que ser bautizado y ¡qué angustiado estoy hasta que se cumpla!" (Lc 12, 50).

 

3. En el bautismo en el Jordán, Jesús no sólo anuncia el compromiso del sufrimiento redentor, sino que también obtiene una efusión especial del Espíritu, que desciende en forma de paloma, es decir, como Espíritu de la reconciliación y de la benevolencia divina. Este descenso es preludio del don del Espíritu Santo, que se comunicará en el bautismo de los cristianos.

 

Además, una voz celestial proclama: "Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco" (Mc 1, 11). Es el Padre quien reconoce a su propio Hijo y manifiesta el vínculo de amor que lo une a él. En realidad, Cristo está unido al Padre por una relación única, porque es el Verbo eterno "de la misma naturaleza del Padre". Sin embargo, en virtud de la filiación divina conferida por el bautismo, puede decirse que para cada persona bautizada e injertada en Cristo resuena aún la voz del Padre: "Tú eres mi hijo amado".

 

En el bautismo de Cristo se encuentra la fuente del bautismo de los cristianos y de su riqueza espiritual.

 

4. San Pablo ilustra el bautismo sobre todo como participación en los frutos de la obra redentora de Cristo, subrayando la necesidad de renunciar al pecado y comenzar una vida nueva. Escribe a los Romanos: "¿O es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva" (Rm 6, 3-4).

 

El bautismo cristiano, precisamente porque sumerge en el misterio pascual de Cristo, tiene un valor muy superior a los ritos bautismales judíos y paganos, que eran abluciones destinadas a significar la purificación, pero incapaces de borrar los pecados. En cambio, el bautismo cristiano es un signo eficaz, que obra realmente la purificación de las conciencias, comunicando el perdón de los pecados. Confiere, además, un don mucho mayor: la vida nueva de Cristo resucitado, que transforma radicalmente al pecador.

 

5. Pablo muestra el efecto esencial del bautismo, cuando escribe a los Gálatas: "Todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo" (Ga 3, 27). Existe una semejanza fundamental del cristiano con Cristo, que implica el don de la filiación divina adoptiva. Los cristianos, precisamente porque están "bautizados en Cristo", son por una razón especial "hijos de Dios". El bautismo produce un verdadero "renacimiento".

 

La reflexión de san Pablo se relaciona con la doctrina transmitida por el evangelio de san Juan, especialmente con el diálogo de Jesús con Nicodemo: "El que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu" (Jn 3, 5-6).

 

"Nacer del agua" es una clara referencia al bautismo, que de ese modo resulta un verdadero nacimiento del Espíritu. En efecto, en él se da al hombre el Espíritu de la vida que "consagró" la humanidad de Cristo desde el momento de la Encarnación y que Cristo mismo infundió en virtud de su obra redentora.

 

El Espíritu Santo hace nacer y crecer en el cristiano una vida "espiritual", divina, que anima y eleva todo su ser. A través del Espíritu, la vida misma de Cristo produce sus frutos en la existencia cristiana.

 

¡Don y misterio grande es el bautismo! Es de desear que todos los hijos de la Iglesia, especialmente en este período de preparación del acontecimiento jubilar, tomen conciencia cada vez más profunda de ello.
Comentarios
9 Comentarios en “El bautismo, fundamento de la existencia cristiana”
  1. mark Dijo:

    Esta muy bien resumido,pero tienen que explicar bien el tema

  2. mark Dijo:

    Esta muy bien resumido,pero tienen que explicar bien el tema

  3. mark Dijo:

    Esta muy bien resumido,pero tienen que explicar bien el tema

  4. Isabel Albala Dijo:

    Isa, te mando para empezar esto sobre el bautismo.Tia Tere

  5. Isabel Albala Dijo:

    Isa, te mando para empezar esto sobre el bautismo.Tia Tere

  6. Isabel Albala Dijo:

    Isa, te mando para empezar esto sobre el bautismo.Tia Tere

  7. Conchita Dijo:

    Tendrían que explicar por qué es conveniente bautizar a los niños cuanto antes. Gracias

  8. adriana Dijo:

    la fuente del bautismo de los cristianos es la fuente de su riqueza espiritual

  9. Nilbia Luna Dijo:

    LO QUE DICE LA BÍBLIA SOBRE EL BAUTISMO

    Mateo 3:11. -Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.- (ver: Mateo 3:5-6; Lucas 3:7)

    JESUCRISTO NOS DEJÓ EJEMPLO (Juan 13:15). Se bautizó siendo hombre (no niño)

    Mateo 3:13-17. -Entonces Jesús vino de galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él, mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por tí, ¿y tú vienes a mí?. Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aqui los cielos le fueron abiertos, y vió al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia.-

    EL BAUTISMO ES PARA CREYENTES, NO PARA NIÑOS, NI RECIÉN NACIDOS

    Hechos 8:12. -Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.-

    ORAR Y BENDECIR A LOS NIÑOS EN CRISTO JESÚS, PERO NO PARA BAUTIZARLOS

    Lucas 18:15-17. Mateo 19:13-15. Marcos 10:13-16. -Y les presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.-

    EL ARREPENTIMIENTO Y BAUTISMO ES PARA PERSONAS CREYENTES

    Juan 3:3-5. -Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿como puede un hombre nacer siendo viejo? ¿puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.-

    Romanos 6:3-4. -¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?. Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fín de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.-

    Hechos 2:38.-Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.-

    Hechos 8:36-39. -Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿que impide que yo sea bautizado?. Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios…Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vió más, y siguió gozoso su camino.- (Otra prueba, de que es para creyentes, está en Hechos 18:8)

    Marcos 16:15,16. -Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.-

    Mateo 3:7. -Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿quién os enseñó a huír de la ira venidera?.-

    Hechos 10:47-48. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?. Y mandó bautizarles en el nombre del Señor.-

    Hechos 16:32,33. -Y le hablaron la palabra del Señor a él, y a todos los que estaban en su casa. Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos

    Hechos 18:8. -Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados.

    Mateo 3:5,6. -Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.-

    Mateo 3:1,2. -En aquellos días vino Juan el Bautista, predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.-

    Hechos 26:15-21. -Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a tí, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquella en que me apareceré a tí, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de satanas a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados. Por lo cual, oh rey Agripa, no fuí revelde a la visión celestial, sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento. Por causa de esto los Judíos, prendiéndome en el templo, intentaron matarme.-

    Hechos 19:1-7. -Pablo, despues de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hayando a ciertos discipulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creisteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oido si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues , fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres.-

    Lucas 24:45-53. -Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que séais investidos de poder desde lo alto. Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue alzado arriba al cielo. Ellos, despues de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amen.

    Mateo 28:18-20. -Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced “discípulos” a todas las naciones, bautizándolos, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.-

    Hechos 22:16. -¿Porque te detienes? levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre,- El que creyere y fuere bautizado será salvo, mas, el que no creyere será condenado (Marcos 15:16)

    JESÚS DIJO: “SI NO SE ARREPIENTEN TODOS PERECERÁN” (Lucas 13:1-5)

    EL APÓSTOL PEDRO DIJO: – Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.- (Hechos 2:38)

    UN NIÑO RECIEN NACIDO no tiene ni conciencia, ni entendimiento de sus actos, de ¿QUÉ? se va arrepentír, y mucho menos en ¿QUÉ? va a creer.

    TODO EL QUE LEE este comentario (que es totalmente bíblico)
    ARREPIÉNTASE si no lo ha hecho, y BAUTÍCESE nuevamente (Juan 3:3-5) como manda la palabra de Dios (conciente de lo que está haciendo);

    Porque el bautismo para recién nacidos jamás ha sido bíblico…..

    ¡¡¡ A DIOS SEA SIEMPRE TODA LA GLORIA !!!




Untitled Document
 

css.php