Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

Culto en Ermitas, Capillas, Templos y Basílicas

Pbro. Dr. PabloArce Gargollo
1 mayo 2012
Sección: Apariciones Marianas

Cultos a la Virgen en Ermitas, Capillas, Templos y Basílicas

1531 Inician Juan Diego, Juan Bernardino y otros, la construcción de la primera ermita entre el 13 y el 7 de febrero siguiente.

1532 En solemnísima procesión, el día 7 de febrero, es conducida la imagen del Templo Mayor a la primera ermita construida por orden del Obispo Zumarraga. Se localizaba en lo que era la sacristía de la actual Capilla de Indios.

1554 Fray Alonso de Montufar, Arzobispo de México remozó la Primera Ermita del Tepeyac. Estableció que hubiste un capellán permanente y cinco “estancias de naturales”.

1561-1566 Por iniciativa del Arzobispo Montúfar, se realizaron las obras de la nueva Ermita -con el tiempo se llamaría la Ermita Montúfar- más amplia, mejor decorada, más rica, pues tenía un noble retablo y muchas lámparas de plata, aunque la fábrica, aún siendo de cal y canto, era simple y sin arcadas. Se hace ampliando la misma Ermita, quedando la anterior como sacristía.

1575 El tercer Arzobispo de México, D. Pedro Moya de Contreras termina las obras de ampliación de la nueva Ermita. Puso dos capellanes fijos.

1600 El Cabildo eclesiástico metropolitano consideró la necesidad apremian te de levantar una nueva iglesia guadalupana en el Tepeyac, porque la existente entonces resultaba insuficiente.

 

1601El Arzobispo Fray Diego Mendoza y Zúñiga bendijo la primera piedra y las obras de edificación continuaron con buen ritmo.

1609 El Arzobispo Don García Guerra pudo bendecir parte del nuevo templo.

1622 Al Arzobispo Don Juan Pérez de la Serna, le tocó realizar el solemne traslado de la Imagen de la antigua Ermita a la nueva Iglesia. “Era su techumbre de artesonado curiosamente labrado; la capilla mayor parecía una piña de oro, con un altar de buen arte en la escultura, de 3 cuerpos dorados y estofados con todo primor, a más de un tabernáculo de plata maciza en medio donde estaba colocada la santa Imagen.”

1629-1634 La Sagrada Imagen fue trasladada, por orden del Arzobispo D. Francisco Mauro y Zúñiga, a la Catedral el día 25 de septiembre, pues a causa de las lluvias abundantes de aquél año -especialmente el célebre “aguacero de San Mateo del 21 de ese mes- la ciudad quedó inundada. Estuvo la Imagen en la Catedral durante cinco años que duró la inundación. Luego fue restituida a su Santuario.

1648 A partir de este año crece notablemente su devoción por todo México; al correr los años es rara la ciudad o pueblo que no tenga un templo dedicado a Nuestra Señora de Guadalupe o Iglesia parroquial o conventual, capilla o ermita que no la venere en algún altar. Luego se extendió en todas las naciones de América Latina e incluso en Europa: en la Iglesia de S. Esteban de Aveto se conserva una reproducción de la Guadalupana pintada antes de 1571 y que llevó el Andrea Doria en la batalla de Lepanto.

1648-1649 El Bachiller Luis Lasso de la Vega, siendo encargado del Santuario de Guadalupe, levantó una capilla ochavada sobre el manantial de agua, para que hubiera orden con los que iban a bañarse con devoción y con propósito de obtener la salud. Por dentro tenía dos escaños o asientos de mampostería, correspondientes a dos pocitos gemelos.

1663 Se solicita a la Santa Sede la concesión de Misa propia, Oficio y Fiesta de precepto para el día 12 de diciembre. La Santa Sede responde que se haga la Información Jurídica de las Apariciones, conservación y veneración pública de la Sagrada Imagen.

1666 Un vecino del lugar, llamado Cristóbal de Aguirre y su esposa Teresa Peregrina levantaron una pequeña Ermita en el alto del cerro en el lugar donde, según la tradición, la Vírgen se apareció una de las veces a Juan Diego. Luego se sustituyó esta edificación por otra de mayor tamaño. Se le conoce como la Iglesia del Cerrito.

1695 El 26 de marzo se comienzan las obras de un nuevo Santuario. El Arzobispo-Virrey D. Juan Ortega y Montañés fue el encargado de sacar adelante el costoso proyecto.

1695-1709 Se traslada la Imagen a la “capilla de los indios”, construida por D. Luis Lasso de la Vega. Estuvo allí durante 14 años, tiempo que duró la construcción del Santuario.

1709 El 27 de abril se bendijo la nueva Basílica y se trasladó la santa Imagen a su nuevo templo. Tenía este 67 varas de largo por 45 de ancho, con 3 naves cubiertas por 15 bóvedas. La Imagen fue colocada en un marco de oro, encuadrado en un sobre-marco de plata, rodeado de 6 arbotantes de plata dorada; todo encajado en un bello retablo de 16 columnas salomónicas policromadas, con 15 imágenes, 41 ángeles y 88 altorrelieves de plata dorada. El altar estaba recubierto de plata labrada artísticamente.

1737 El Arzobispo-Virrey D. Juan Antonio Vizarrón, a petición de los Concejales, nombra a Nuestra Señora de Guadalupe Patrona principal de la Nación y el 12 de diciembre como fiesta principal.

1745 Se amplia la capilla del cerrito con el impulso del P. Juan José de Montufar, conforme a los planos del señor Juan de Peralta.

1791 Se concluye la Capilla de El Pocito sobre la vieja construcción de Lasso de la Vega, en el lugar donde la Virgen se le apareció a Juan Diego cuando se desvió del camino.

1802 Siguiendo la moda arquitectónica de la época, el neoclásico, se mandó sustituir el retablo y altar del Templo por uno de mármol según el diseño del arquitecto y escultor José A. Paz, y que retocó y ejecutó el famoso arquitecto Manuel Tolsá. Constaba de 4 grandes columnas de mármol que sustentaban un cimborrio bajo el cual estaba la Imagen y a los lados dos pedestales con las imágenes de San Joaquín y Santa Ana padres de María. Sobre la cornisa se veían a los Arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael. En la parte más alta había una representación del Padre Eterno y El Verbo.

1880 Estando encargado de la capilla del cerrito el P. Francisco Beye Cisneros se construyen nuevos altares mayor y laterales, de los cuales solo queda parte del retablo de la Aparición.

1887 Pensando en que se llevaría a cabo la coronación de la Vírgen de Guadalupe, una comisión decide la demolición del altar de Paz y Tolsá y la construcción de uno nuevo. Se traslada la Imagen al vecino convento de las Capuchinas. Se encargó el proyecto a los arquitectos Emilio Dondé y posteriormente a Juan Agea y Salomé Piña. Se construye un baldaquino de cuatro columnas de granito rojo, bajo el cual se puso un gran tabernáculo de forma semicircular, con la Imagen de la Vírgen. El altar de mármol blanco y de frente a él, dos estatuas grandes de Juan Diego y Fray Juan de Zumarraga. Se modificaron también muchas partes de la Basílica.

1895 El 12 de octubre se inauguran las reformas y se corona solemnemente a la Vírgen de Guadalupe.

1926-1929 A causa de la persecución contra la Iglesia Católica y los fieles, y ante el temor de nuevos atentados, la Sagrada Imagen pasó al doble fondo de un ropero en la casa particular de la familia Murgía, en la calle República de El Salvador, donde permanece del 31 de julio de 1926 al mes de junio de 1929.

1976 El 12 de octubre se inaugura la nueva y actual Basílica de Guadalupe.

Comentarios
No hay comentarios en “Culto en Ermitas, Capillas, Templos y Basílicas”


css.php