Encuentra.com
inicio
Contacto RSS

Untitled Document
Untitled Document

El misterio de los orígenes del mal

JesúsOrtiz
3 marzo 2008
Sección: Ángeles

Como advertía Pablo VI hace unos años el Diablo anda suelto y así lo hemos considerado. Ahora nos vamos a remontar a los orígenes del Mal, según consta en la revelación que fundamenta la fe católica. Más adelante habrá que considerar la actuación del Diablo y sus ángeles pervertidos contra la Iglesia y conta los hombres, con diversos e inquietantes métodos.

“Por mí se va la ciudad doliente, por mí se va a las penas eternas, por mí se va entre la gente perdida. La Justicia movió a mi supremo Autor. Me hicieron la divina potestad, la suma sabiduría y el amor primero. Antes que yo no hubo cosa creada, sino lo eterno, y yo permaneceré eternamente. Vosotros, los que entráis, dejad aquí toda esperanza” (DANTE, Divina Comedia, Infierno, III).

Dios creó y elevó a los ángeles

En continuidad con el Magisterio de la Iglesia, el Papa Juan Pablo II ha dedicado varias Audiencias desde 1986 a exponer una amplia Catequesis sobre los ángeles y los demonios en cuanto criaturas de Dios que participan activamente en la historia de la salvación, enseñando “cómo existen espíritus puros, criaturas de Dios, inicialmente todos buenos, y después por una opción de pecado se dividieron irremediablemente en ángeles de luz y en ángeles de tinieblas. Y mientras la existencia de los ángeles malos nos pide a nosotros el sentido de la vigilancia para no caer en sus halagos, estamos ciertos de que la victoriosa potencia de Cristo Redentor circunda nuestra vida para que también nosotros seamos vencedores. En esto estamos válidamente ayudados por los ángeles buenos, mensajeros del amor de Dios, a los cuales, amaestrados por la Tradición de la Iglesia, dirigimos nuestra oración: “Ángel de Dios, que eres mi custodio, ilumíname, rígeme y gobiérname, ya que he sido confiado a tu piedad celeste. Amén”[1].

Como se acaba de indicar, los ángeles fueron constituidos en el estado de gracia santificante y, por tanto, destinados a contemplar directamente a dios. Pero antes de alcanzar este fin sobrenatural fueron sometidos a una prueba; los que vencieron alcanzaron inmediatamente el Cielo, y los que no quisieron obedecer lanzaron el primer grito de soberbia contra Dios –non serviam, no serviré-, que está en la raíz de todo pecado. Como consecuencia de esta rebelión, perdieron los dones sobrenaturales con los que fueron enriquecidos y arrojados para siempre al infierno creado para su castigo.

“Notamos que la Sagrada Escritura y la Tradición llaman propiamente ángeles a aquellos espíritus puros que en la prueba fundamental de libertad han elegido a Dios, su gloria y su reino. Ellos están unidos a Dios mediante el amor consumado que brota de la visión beatificante, cara a cara, de la Santísima Trinidad. Lo dice Jesús mismo: “Sus ángeles ven de continuo en el cielo la faz de mi Padre, que está en los Cielos” (Mt 18, 10)”[2].

Diablo es palabra de origen griego que significa acusador o calumniador, y según algunos su etimología alude al que está encerrado en la cárcel (infierno). Satanás es palabra de origen hebreo y equivale a enemigo que insidia o persigue al hombre. Demonio, también de origen griego, significa un ser superior a los hombres pero inferior a Dios.

Hubo una batalla en el Cielo

“Hubo una batalla en el cielo. Miguel y sus ángeles se levantaron a luchar contra el dragón. El dragón presentó batalla y también sus ángeles. Pero no prevaleció ni hubo lugar para ellos en el cielo. Fue arrojado el gran dragón, la antigua serpiente, el que se llama Diablo y Satanás, el que seduce al universo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apc 12,7-9).

Cuanto más elevada se encuentre una criatura espiritual tanto peor es su caída. Por este motivo el castigo con que Dios afligió a Lucifer y a los ángeles apóstatas fue el mayor que podían recibir: expulsado del Cielo y alejado eternamente de Dios, Satanás fue arrojado por Dios al infierno, junto con sus secuaces.

Aunque algunos han perdido la fe en la existencia y actividad de los demonios, hemos de tener bien presente esta realidad: que existe un reino del mal, jerárquicamente estructurado, cuyo jefe es Satanás, príncipe de los demonios, dotado de un poder que excede con mucho a las fuerzas humanas naturales. Un ser personal desdichado y un reino de tinieblas que se mueven activamente en lucha contra el Reino de Dios en la tierra. Un ser que es fuente mal, enemigo irreconciliable del hombre en el que odia –con impotencia, pues nada puede contra el Creador- la imagen de Dios.

 

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que “La victoria sobre el ‘príncipe del mundo’ (Ioh 14, 30) se adquirió de una vez por todas en la Hora en que Jesús se entregó libremente a la muerte para darnos su Vida. Es el juicio de este mundo, y el príncipe de este mundo ha sido ‘echado abajo’ (Ioh 12, 31; Apc 12, 11” (n. 2853).

Los ángeles ayudan al hombre

“Yo mandaré un ángel ante ti para que te defienda en el camino y te haga llegar al lugar que te ha dispuesto. Acátale y escucha su voz, no le resistas, porque no perdonará vuestras rebeliones y porque lleva mi nombre. Pero si le escuchas y haces cuanto él te diga, yo seré enemigo de tus enemigos y afligiré a los que te aflijan” (Ex 23, 20-22). A nuestro Ángel Custodio o protector se le pueden aplicar los oficios que Dios enumera en esas palabras dirigidas a Moisés: su mayor excelencia por naturaleza y por gracia los hace capaces de influir en la vida personal de los hombres.

En los tiempos primeros de la Iglesia, los ángeles eran protagonistas frecuentes en la vida de los cristianos. Un ángel libró de la cárcel a Pedro, en una hora difícil para la Iglesia naciente. Los Hechos de los Apóstoles nos narran aquella escena, de naturalidad con que los primeros cristianos trataban a su Ángel Custodio: “habiendo, pues, llamado al postigo de la puerta, una doncella llamada Rode salió a observar quién era. Y conociendo la voz de Pedro, fue tanto su gozo, que, en lugar de abrir,, corrió adentro con la nueva de que Pedro estaba a la puerta. Dijéronle: estás locas. Mas ella afirmaba que era cierto lo que decía. Ellos dijeron entonces: sin duda será su ángel” (Act 12,13-15).

 

Esta asignación personal de un Ángel Custodio es una manifestación de la Providencia especial que Dios tiene con nosotros para guardarnos y protegernos en nuestro camino hacia el Cielo. De ahí el cariño y veneración que les tenemos: “¡Cuánta reverencia deben infundirte estas palabras, cuánta devoción deben inspirarte, cuánta confianza deben darte! Reverencia por la presencia, devoción por su benevolencia, confianza por su custodia (…). Están presentes para tu bien; no sólo están contigo, sino que están para tu defensa. Están presentes para protegerte, están presentes para provecho tuyo”[3].

El trato con el Ángel Custodio en el orden sensible es menos experimentable que el de un amigo de la tierra, pero su eficacia es mucho mayor. Sus consejos vienen de Dios y penetran más hondo que la voz humana. Su capacidad para oír y comprender es inmensamente superior a la del amigo o amiga más fiel; no sólo porque su permanencia a nuestro lado es continua, sino porque su permanencia a nuestro lado es continua, sino porque penetra de un modo mucho más agudo en lo que expresamos.

 

Es cierto que lo más recóndito de nuestra intimidad es inaccesible a los ángeles y a los demonios. Sólo Dios puede movernos desde dentro; pero el Ángel Custodio, por su condición de espíritu puro en estado de gracia, tiene gran capacidad para influir en ti, de un modo indirecto. Con su intervención aclara en la mente la doctrina y te hace ver los medios que debes poner para agradar a Dios. Basta que mentalmente le hables –y esto es necesario porque no puede penetrar en el entendimiento como lo hace Dios-, para que te entienda, e incluso para que él llegue a deducir de tu interior más que tú mismo. Y como la Providencia de Dios con sus hijos llega hasta detalles más pequeños, el Ángel de la Guarda vela por tu seguridad física y espiritual, alejando las tentaciones del demonio y las ocasiones de peligro, tanto para el alma como para el cuerpo.


[1] Juan Pablo II, Catequesis durante la Audiencia General, 20-VIII-1986, n. 5. Remitimos a la doctrina enseñada por el Papa en seis Audiencias comprendidas entre el 9-VII y el 20-VIII de 1986.

[2] Ibid.

[3] San Bernardo, Sermón 12, sobre el Salmo 90.

Comentarios
No hay comentarios en “El misterio de los orígenes del mal”
  1. Guadalupe Panizo H. Dijo:

    Se sabe poco de los ángeles, que es muy interesante saber cómo comunicarnos con ellos, para perseverar en el camino de Dios

  2. Guadalupe Panizo H. Dijo:

    Se sabe poco de los ángeles, que es muy interesante saber cómo comunicarnos con ellos, para perseverar en el camino de Dios

  3. Guadalupe Panizo H. Dijo:

    Se sabe poco de los ángeles, que es muy interesante saber cómo comunicarnos con ellos, para perseverar en el camino de Dios

  4. Rubiela Fierro P. Dijo:

    Muy ilustrativo ademas de gran ayuda para nuestro seguimiento

  5. Rubiela Fierro P. Dijo:

    Muy ilustrativo ademas de gran ayuda para nuestro seguimiento

  6. Rubiela Fierro P. Dijo:

    Muy ilustrativo ademas de gran ayuda para nuestro seguimiento

  7. Miguel Ángel Dijo:

    Muy interesante ya que aborda en forma general el tema reinante hasta hoy:el bien y el mal, quien es el verdadero Dios y quien es el que orgullamente quiere destruir la obra maravillosa de Dios.

  8. Miguel Ángel Dijo:

    Muy interesante ya que aborda en forma general el tema reinante hasta hoy:el bien y el mal, quien es el verdadero Dios y quien es el que orgullamente quiere destruir la obra maravillosa de Dios.

  9. Miguel Ángel Dijo:

    Muy interesante ya que aborda en forma general el tema reinante hasta hoy:el bien y el mal, quien es el verdadero Dios y quien es el que orgullamente quiere destruir la obra maravillosa de Dios.

  10. ManuelMalpica Dijo:

    Todo cuanto nos rodea nos habla,pero su lenguaje silencioso lo menospreciamos,sin embargo son,conceptos inalterables a los desprecios,que seguiran con su humilde expresion,ofreciendo grandeza al espiritu…..Venezuela.

  11. ManuelMalpica Dijo:

    Todo cuanto nos rodea nos habla,pero su lenguaje silencioso lo menospreciamos,sin embargo son,conceptos inalterables a los desprecios,que seguiran con su humilde expresion,ofreciendo grandeza al espiritu…..Venezuela.

  12. ManuelMalpica Dijo:

    Todo cuanto nos rodea nos habla,pero su lenguaje silencioso lo menospreciamos,sin embargo son,conceptos inalterables a los desprecios,que seguiran con su humilde expresion,ofreciendo grandeza al espiritu…..Venezuela.

  13. Fátima Dijo:

    No conocía la gran influencia de nuestros ángeles custodios. Me ha alegrado mucho descubrirla a través de este texto.

  14. Fátima Dijo:

    No conocía la gran influencia de nuestros ángeles custodios. Me ha alegrado mucho descubrirla a través de este texto.

  15. Fátima Dijo:

    No conocía la gran influencia de nuestros ángeles custodios. Me ha alegrado mucho descubrirla a través de este texto.




css.php